Recursos para la predicación

13 Jun 2022
en
Recursos para la predicación
Recursos para la predicación 03 JulioJul 2022

Verde


Lucas 10.1-11, 17-20 – Estrategia misionera de Jesús

Este pasaje presenta la estrategia misionera de Jesús. Parece que luego la abandona pues no vuelve a mencionarse en el Evangelio una organización como la aquí descripta. Pero no por eso debemos minimizar el plan expuesto. Por otra parte, este texto revela que más allá de los doce discípulos siempre nombrados, había un número considerablemente mayor que lo seguían con un grado alto de compromiso. Si consideramos que el texto inmediato anterior había criticado a quienes no priorizaban la misión, podemos inferir que estos ahora enviados parecían ser más adecuados a lo que se esperaba de ellos.

Es de observar que en Números 11 se narra la efusión del espíritu de Dios sobre setenta ancianos (a los que luego se suman dos más). Aquellos protagonizaron una especie de ampliación de la comunicación de Dios antes reservada solo al líder Moisés. En este caso Jesús emula aquella situación y nombra setenta discípulos quienes irán por las ciudades con la fuerza del mandato de Jesús. En ese sentido lo que antes se presentó como el espíritu divino ahora es atribuido a la misma palabra del Señor: “yo los envío...” (v. 3).

Las instrucciones sobre la austeridad (“no llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado...”) están relacionadas con la abundancia de profetas y mesías que pululaban por las aldeas solicitando dinero a cambio de oráculos y bendiciones. Los seguidores de Jesús se han de distinguir de aquellos y deberán anunciarse en las casas pidiendo paz para los moradores. Esto era un modo de saludo que expresaba la intención de la visita de compartir algo importante con toda la casa. La tarea es sanar y anunciar que el reino está cerca.

Es curioso que los vs. 10-12 que presagian un futuro como el de Sodoma para los que no reciban a los mensajeros parece contradecir 9.54-56 donde rechaza la sugerencia de dos discípulos de destruir una aldea por su negativa a recibir a Jesús. Sin embargo, lo que se dice ahora no es una amenaza en el presente sino un anuncio de la bendición que se pierden al no oír la palabra. En otras palabras, que en los días finales comprenderán lo equivocado que estaban al rechazar el evangelio que se les estaba ofreciendo. Para aquella famosa ciudad la tragedia será menor porque en cierto sentido ellos no tuvieron la oportunidad de oír el evangelio que ahora rechazan estas aldeas del tiempo de Jesús. (El fuerte juicio sobre Capernaum en 10.15 es precisamente porque allí había vivido Jesús y lo habrían escuchado). De todos modos no debemos exagerar la intención del pasaje. Tampoco es la única vez que alguien no escucha o no entiende el mensaje –notablemente recordemos a su madre y hermanos, vecinos de Nazaret, Pedro y otros– y en esos casos no se expresó con tanta dureza. Puesto en el contexto general el evangelio nos recuerda que el anuncio es a todos y que aquellos que no lo reciben tendrán oportunidad de comprender la verdad más adelante.

A partir del v. 17 se cuenta que volvieron las parejas enviadas. No se narra que hayan sido rechazados en algún lugar sino al contrario, traen un optimismo producto de haber desarrollado su tarea. No sabemos si la expresión “aún los demonios se nos sujetan en tu nombre” cae bien a Jesús o lo inquieta al oírla de boca de los mensajeros. La respuesta de Jesús anunciando que Satanás estaba siendo vencido y de que nada los dañará parece expresar beneplácito. Pero el v. 20 coloca las cosas en su lugar. Lo importante no es mostrar poder –que por otra parte no les pertenece pues viene de Dios– sino el hecho de ser parte de aquellos que habiendo abrazado el evangelio saben que sus nombres son verdaderamente parte del pueblo de Dios.

Predicar en todo lugar

Este texto es una invitación a anunciar el evangelio de salvación con claridad y en todo lugar. El centro del mensaje está en el hecho de que el creyente es enviado por Jesús mismo y acompañado por él en esa tarea. Al igual que en el texto del domingo anterior lo que interesa aquí no son tanto los detalles como el hecho general de que el compartir el mensaje es lo prioritario sobre otras cosas.

Durante la Edad Media se desarrollaron órdenes mendicantes que basadas en este pasaje reclutaban personas que recorrían las ciudades en extrema pobreza, anunciando el evangelio en clave apocalíptica, y viviendo de la caridad. Si bien una lectura literal puede sugerir esa opción, nos parece más profunda la lectura si indagamos sobre las implicancias para el o la creyente que desea asumir con total responsabilidad su fe cristiana compatibilizada con el mundo en el cual el Señor mismo nos ha puesto. Señalamos entonces tres características que surgen de este pasaje.

La primera es el sentido positivo de la predicación. No se anuncia el fin de algo (de los tiempos, del pecado, de la enfermedad, etc.) sino el comienzo de una nueva manera de acercarse de parte de Dios. Eso significa que Dios en Cristo está cerca, se ha hecho ser humano y se dispone a acompañarnos. El reino de Dios es él mismo, no un nuevo estado que reemplace temporariamente al vigente. Y Jesús estará siempre dispuesto a recibirnos dentro del equipo de aquellos discípulos (“rogad al Señor que envíe obreros a su mies”, dice en el v. 2).

La segunda es que tanto si nos reciben como si nos rechazan se anuncia la cercanía del reino. Lejos de transformarnos en cargosos anunciadores de nuestro mensaje a quienes no desean escucharlo, esto significa que allí donde es bien recibido no es necesario insistir. Si bien la expresión “sacudirse el polvo contra vosotros” indica un alto grado de rechazo, también es cierto que salir de un lugar deja la puerta abierta para volver a entrar en el futuro. Ya el Señor creará otra oportunidad para ellos. ¿Acaso no ha tenido paciencia con nosotros mismos tantas veces?

La tercera es que es parte integral del mensaje la acción sobre el cuerpo, no sólo sobre el espíritu. Las curaciones (v. 9) no deben entenderse como meros milagros sino como testimonio de que a Dios le interesa el bienestar total de la persona. En aquellos tiempos se expresaba en la curación del cuerpo. Hoy puede expresarse también a través de otras formas. Buscar la justicia, defender al desprotegido o promocionar la paz verdadera en situaciones de conflicto son también modos de expresar la voluntad de Dios de atender a todas las necesidades del ser humano.

Pablo Andiñach, biblista metodista argentino, en Estudios Exegético-Homiléticos 51, ISEDET, junio 2004, Bs As.


Segundo Libro de Reyes 5.1-27 – Eliseo, Naamán el sirio y Guejazí

Ver la Introducción a los libros de los Reyes, en los Recursos del domingo anterior.

En este célebre y admirable relato, el autor entrelaza en torno a la figura del profeta el mundo del poder político y militar y el de los simples servidores. En un texto lleno de humanidad y de fe, quedan expuestos problemas y actitudes, para que el lector comprenda y se convierta.

El v 1 introduce el personaje en su paradójica situación. Naamán es un gran hombre en varios sentidos: victorioso y estimado militar, servidor del rey de Aram. Instrumento de Yavé sin saberlo, este hombre valioso tiene una enfermedad de la piel (sara`at no se refiere a la lepra o enfermedad de Hansen, sino a un tipo de psoriasis, cf Lv 13).

El v 2 introduce un personaje menor, una muchacha pequeña, cautiva israelita servidora de la mujer de Naamán. En este mundo femenino, ella propone la clave de salvación: si mi señor se presentara ante el profeta en Samaria, él lo curaría. Esto es todo; pero su señor Naamán solo concibe la acción en términos de poder político: por eso, él la comunica a su señor el rey, para que la cuestión se negocie entre reyes. Regalos valiosos y cuantiosos a cambio de curación: esta es la propuesta (carta oficial) del rey de Aram al rey de Israel –no se dan sus nombres; están como “tipos” –. Este, en la misma lógica del poder, gesticula como ante una blasfemia (solo Dios da la muerte y la vida, la salud y la enfermedad; cf 1 Sm 2.6), pero imaginado un ardid en su contra. La acción queda detenida: el poder es impotente.

Entonces Eliseo entra en acción, volviendo las cosas a su cauce. Enterado (sin que se sepa cómo), envía su crítica al rey y su recado para Naamán: que venga a mí y sabrá que hay un profeta en Israel (v 8). El gran militar arriba con toda pompa, pero Eliseo ni siquiera le concede audiencia. A través de un mensajero le da una orden simple y la garantía de sanación: ve y lávate siete veces en el Jordán. Tu carne te renacerá y quedarás limpio. Esto es todo; pero Naamán, fiel a sí mismo, se marcha furioso, exteriorizando sus sentimientos. Nada sucedió como se lo imaginaba; ninguna “grandeza” ni magia extraordinaria para él, un grande. A la desilusión sigue el desprecio por el Jordán, casi nada en comparación con los ríos de Damasco. El fracaso es evitado por los servidores, quienes de nuevo hacen avanzar la salvación. La sensatez de su mundo sencillo es escuchada por el gran hombre, el profeta es obedecido y su palabra se cumple. El gran hombre en su propia piel se ha vuelto un muchacho pequeño (cf v 2).

Por fin Naamán se presenta al profeta (cf v 3) y se despliega la dimensión religiosa del acontecimiento. El general va más allá del reconocimiento de un profeta; reconoce a Yavé, único Dios: no hay en toda la tierra otro Dios que el de Israel (v 15). Se dice ahora tu siervo cuando ofrece a Eliseo un presente, que este rechaza con juramento por Yavé, ante quien sirvo. Naamán no solo confiesa; quiere dar culto solo a Yavé, y por eso pide tierra de Israel, quizá para construir un altar en Aram. La materialidad del caso no desdice la universalidad confesada; reconoce, más bien, el compromiso de Yavé con este pueblo y este lugar, al que antes despreció. Y pide perdón por anticipado por tener que acompañar a su rey en el culto a Rimón (única vez en la Biblia; los testimonios externos hablan de Ramman, apelativo de Hadad, dios de la tormenta y el trueno). La respuesta del profeta es de confianza y consuelo: ve en paz. No hay idolatría en el corazón de este humilde servidor de Yavé y de su profeta.

Pero el relato culmina con la acción de otro servidor, Guijazí, el israelita criado de Eliseo, que marcará un nuevo contraste (vs 20-27). Desprecio por el extranjero (ese arameo), crítica de su maestro (mi amo lo ha dejado marchar) y codicia confluyen en un juramento por Yavé de correr para tomar algo de él (antítesis del juramento de Eliseo, v 16). Naamán es cortés, interesado pero generoso; Guejazí, ávido y mentiroso. Logra botín abundante y valioso (cf v 5): ha entrado en la dinámica del poder humano. También aquí se necesitan colaboradores (cf vs 23-24) para asegurar la posesión. Parece que el plan ha funcionado, pero falta el encuentro final y decisivo.

Eliseo comienza con una pregunta casual y, ante la negativa del servidor, anuncia –sin nombrar a Yavé– la justicia que se cumplirá. Dos preguntas retóricas muestran a Guejazí que Eliseo conoce lo ocurrido (la ampliación del botín logrado con olivares y viñas, rebaños de ovejas y bueyes, siervos y siervas podría mostrar los proyectos del ambicioso criado; parece inspirarse en los “derechos del rey” de 1 Sm 8.11-17). La consecuencia es la inversión total de la situación inicial: la enfermedad de Naamán se pegará a Guejazí y (según la mentalidad del autor) también a sus descendientes para siempre. Una vez más, la palabra del profeta se cumple, con creces: Guejazí se vuelve blanco de nieve.

Gerardo José Söding, biblista y teólogo católico argentino, en Los libros de los Reyes, Comentario Bíblico Latinoamericano, Verbo Divino, Navarra, España, 2005.


Gálatas 6.1-10 - Una fe activa por el amor o la nueva creación

Pablo cierra la exhortación con consejos concretos para las comunidades, subrayando la importancia de hacer el bien (6.1-10), empleando frases y proverbios comunes en la cultura judaica y helenista.

Recordemos que el Imperio romano fue conocido por el derecho y las leyes, pero también por su sistema esclavista, por la recaudación de impuestos y por la fuerza de sus legiones. Un hecho normal en la antigua sociedad romana era la estratificación social, bastante marcada. Gente digna era la que poseía grandes riquezas y formaba parte de la nobleza. Solo estos podían pertenecer a los ordines, ya sea como senadores, caballeros o decuriones. Es importante tener en cuenta esta estratificación social del primer siglo, ya que en los orígenes del cristianismo se exhortaba a la hermandad entre distintos status, cosa inaudita para ese tiempo.

Conclusión de la carta: Lo importante es la nueva creación – Gálatas 6.11-18

Pablo sintetiza el contenido de su carta, y lo hace continuando la polémica contra sus oponentes (vs 12-13). Escriba las últimas líneas con sus propias manos. No era una costumbre extraña; se la utilizaba para legitimar un documento. Lo nuevo es que él usa letras grandes como queriendo llamar la atención.

Tres aspectos sobresalen en el resumen: la imposición de la circuncisión (v 12) como el problema concreto en que estaba envuelta la comunidad; la nueva creación (v 15) como lo fundamental para ser considerado en cualquier discusión sobre la ley y la fe; y las marcas de Jesús en el cuerpo de Pablo (v 17), como de alguien que tiene la autoridad para hablar del evangelio de la Cruz. Son producto de su vocación de apóstol (cf 2 Cor 11.23-19). Marcas bastante distintas de las que dejaba el rito de la circuncisión.

También encontramos dos brevísimas bendiciones. La de 6.16 es la tradicional judía, dirigida en este caso al “Israel de Dios”, pueblo universal de la nueva creación que no discrimina ni a gentiles ni a judíos. Al final (6.18) Pablo repite probablemente una bendición ya conocida, pues es un tanto ajena a su vocabulario. 6.11 hace eco de 5.6. La repetición indica que lo más importante de toda la polémica sobre la circuncisión y la fe, la ley y la gracia, es la manifestación visible de las personas en sus acciones y actitudes, sea a través de una fe activa por el amor o de la nueva creación: dos caras de la misma moneda. Esa es la característica de quienes viven la libertad cristiana.

Elsa Tamez, Carta a los Gálatas, en Comentario Bíblico Latinoamericano, Edit. Verbo Divino, Estella, 2003.


Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X