Recursos para la predicación

01 Feb 2021
en
Recursos para la predicación
Recursos para la predicación 14 FebreroFeb 2021

Verde


Marcos 9.2 9

En el mes de enero y hasta ahora en febrero se leyó y se reflexionó sobre casi todo el primer capítulo del evangelio de Marcos, con el escenario del primer tiempo de la actividad predicadora y sanadora de Jesús. Este domingo nos adelantamos al capítulo 9, para leer la escena de su transfiguración. Esta lectura está preparada por tres pasajes de las Escrituras: Sal 50.1-6, la “asunción” de Elías en 2 Re 1-12 y la reflexión de Pablo en 2 Cor 4.3-6.

Como todo se dice o se hace en un contexto determinado, también el episodio de la Transfiguración está en un contexto litúrgico preciso. Uno debe preguntarse por qué la transfiguración de Jesús es puesta invariablemente entre dos anuncios de la pasión y resurrección (en Mc 8.31-33 + 9.30-32), y entre dos propuestas de seguimiento extremadamente exigentes (en Mc 8.34-38 + 9.33-37), y no demasiado lejos de los acontecimientos decisivos en Jerusalén. Estamos, en efecto, en los últimos momentos de la actividad de Jesús en Galilea y alrededores (cf. Mc 8.27).

La respuesta puede ser la siguiente: por un lado, los anuncios sobre el desenlace de la carrera de Jesús y las exigencias para seguirlo pueden generar en el lector una sensación de fracaso o de desánimo, aunque contengan promesas positivas. Frente a esto, la escena de la transfiguración es un “adelanto” de lo que será la resurrección. Teológicamente, significa dar sentido al sufrimiento. Por otro lado, la enseñanza específica del acontecimiento (ver más adelante) hacía importante distinguirlo del de la resurrección.

En el plano de la secuencia litúrgica, este domingo precede inmediatamente al primero de Cuaresma. Por tanto, la transfiguración es también litúrgicamente un anticipo de la resurrección que vendrá después del tiempo de la cuaresma y de la pasión. Es una anticipación de la glorificación de Jesús. En cierta manera, esta fiesta resulta post-pascual; en la tradición de los evangelios, en cambio, es pre-pascual.

Conectemos, por lo tanto, esta lectura de Mc 9.2-9 con los textos y acontecimientos del tiempo de Cuaresma y Pasión-Resurrección. La esperanza de la glorificación pascual es anticipada en una realización anticipada pero fugaz que le da fuerza.


El relato del evangelio

Para entender la densidad de significaciones de la transfiguración de Jesús conviene tener en cuenta tres datos esenciales: 1) Es una escena de glorificación; 2) Se está usando la tipología del Sinaí; 3) Se actualiza en ella la gran promesa de Deuteronomio 18.15,18 sobre el profeta escatológico, que ahora es también maestro. Veamos cómo.

  • En el espectáculo que ven tres de los discípulos “íntimos” de Jesús (ver también 1:29; 5:37 y 13:3) Jesús es metamorfoseado, apareciendo con vestiduras tan blancas como no se ven sobre la tierra.
  • La subida a un monte alto y la nube que cubre a los discípulos, suscitan la memoria de la subida de Moisés al monte Sinaí (Ex 24.12-15a) y de la nube que lo cubre en presencia de Yavé (v. 15b-18). Esta tipología es reforzada por Mc 9.1 con la fórmula “después de seis días”, inspirada tal vez en Ex 24.16a. La aparición de Moisés y Elías, ambos ligados al Sinaí (para Elías, cf. 1 Reyes 19), tiene que ver con su sustitución por Jesús mismo, nuevo Moisés (maestro) y nuevo Elías (proclamador y sanador). Por esta razón, ambos desaparecen del escenario, quedando sólo Jesús (Mc 9.8).
  • La proclamación teofánica desde la nube, “Este es mi Hijo amado; a él escuchadle”, contiene dos alusiones bíblicas sumamente significativas. Por un lado, la primera parte es una referencia a Is 42.1 (y 44.2), sobre la elección de Israel. Por el otro, la frase “a él escuchadle” remite a una proclamación semejante y paradigmática, cuando Yavé promete al pueblo enelSinaí que suscitará “un profeta como él (Moisés)” a quien deben escuchar (Deuteronomio 18.15.18-19). No se trata ya del profeta anunciador, sino del profeta-maestro, en la perspectiva de los deuteronomistas.

En la escena de la transfiguración, Jesús es receptor de la misma proclamación, o sea, él es el nuevo Moisés a quien los cristianos deben “escuchar”. Lucas es el evangelista que desarrolla esta idea, incluso en el libro de los Hechos.


Los otros textos

Los tres textos bíblicos que preceden la lectura del evangelio desarrollan imágenes y símbolos luminosos, y por eso son conectados con el episodio de la transfiguración.

  1. a) El Salmo 50 celebra a Yavé como sol. No se trata de una metáfora (= comparación) sino de un símbolo (= lo que se dice del sol, se dice analógicamente, y en otro plano, de Dios). El Sol-Yavé recorre la tierra y la convoca (v. 1), resplandece (v. 2), llama a juicio a la tierra (v. 4b). En el marco cultural del antiguo Próximo Oriente, el sol es el símbolo más apropiado para el Dios de la ley y de la justicia, por el hecho de que recorre y “vigila” la tierra. De ahí la frase del v. 6: “¡Los cielos (ámbito del sol) declaran su justicia, porque Dios es el juez!”.

Luminosidad, sol, gloria, justicia, ley, resurrección, salvación, todas son realidades que en el lenguaje religioso suelen estar asociados de una manera u otra.

  1. b) El pasaje de 2 Reyes 2.1-12 está asociado a las lecturas de este domingo porque narra la “asunción” de Elías al cielo. ¿Pero qué tiene que ver esto con la transfiguración de Jesús? Primero, que se trata de Elías, prototipo de Jesús profeta y sanador; segundo, que Elías fue arrebatado al cielo en un carro de fuego, otra imagen luminosa (comp. Salmo 50.3). Hay que recordar que en la primera tradición cristiana la “asunción” de Jesús resucitado al cielo es comparada con la de Elías.
  2. c) Por último, el breve pasaje paulino de 2 Co 4.3-6 es traído a esta liturgia más que nada por la imagen del “resplandor del evangelio” (v. 4), y también por la representación admirable del v. 6. Aquí, Jesús glorificado es asemejado a Moisés (personaje, como Elías, del relato del evangelio de hoy).

Moisés, al bajar del Sinaí, tenía el rostro resplandeciente (en hebreo, “radiante”, de rayos de luz) por la gloria de Dios que había visto en la montaña. Pablo está diciendo en nuestro pasaje que la gloria de Dios resplandece en el rostro de Cristo (v. 6b). Es una manera de expresar la equivalencia tipológica de Jesús con Moisés, tema que los evangelios desarrollan de otra forma, como se ha señalado para el caso de la transfiguración.


Líneas para la predicación

* La escena de la transfiguración pre-pascual de Jesús, puesta en el marco de anuncios y perspectivas de sufrimiento, ayuda a sostener la esperanza. En muchas de nuestras situaciones actuales, en todo el mundo, experimentamos el sufrimiento, el dolor, el rechazo y persecución, hasta la muerte misma, y podemos sentir que todo esto “es demasiado”. La experiencia de la transfiguración la tiene Jesús cuando se acercan los peores momentos de su actividad profética.

* También el cristiano que quiere seguir a Jesús, debe acompañarlo con la cruz (Mc 8.34), pero sabe que llegará el momento de luz y de la resurrección.

Severino Croatto, ex sacerdote católico argentino, 1930-2004, Estudios Exegético-Homiléticos 36, ISEDET, marzo 2003. Resumen y adaptación de GB


Sobre los libros de los Reyes – El final de una larga historia

El relato de los libros de los Reyes cubre los acontecimientos desde el final del reinado de David (hacia el 970 aC) hasta el destierro a Babilonia con el rey Jeconías (562 aC, cf 2 Re 25.27); son más de cuatrocientos años de historia del pueblo de Israel, atravesados por toda suerte de avatares, desde el esplendor glorioso hasta la ruina miserable. Ha de comprenderse como larga concusión de toda la Historia deuteronomista, el conjunto que abarca los libros de Josué, Jueces, Samuel y Reyes, inspirada en la concepción teológica del libro del Deuteronomio.

La certeza más firme de la fe del autor, la que enciende toda su pasión y condiciona todos sus juicios –elogiosos o condenatorios, con poca sutileza de matices– es el monoteísmo, tal como se expresa en el credo del Deuteronomio: Escucha, Israel: Yavé nuestro Dios es el único Yavé. Amarás a Yavé tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Dt 6.4-5).

Este núcleo fundamental y absoluto se origina y se mantiene vivo en el vínculo de la alianza del monte Sinaí (Horeb en esta tradición). Esta es un pacto que, partiendo del amor gratuito e incondicional de Yavé que liberó a su pueblo Israel de la opresión del Faraón en Egipto, ha sellado un compromiso mutuo de pertenencia y fidelidad. Para el pueblo, esto se traducirá en el cumplimiento de las palabras de YHWH, sus preceptos, órdenes, sentencias e instrucciones (como lo recuerda el testamento de David a Salomón, cf 1 Re 2.3). Yavé, por su parte, bendecirá al pueblo fiel con la prosperidad, fecundidad y seguridad en la tierra de promisión (cf Dt 28).

En consecuencia, el pecado más grave es la idolatría. No hay Dios fuera de Yavé; todos los demás, adorados y servidos como dioses por los otros pueblos, no son sino ídolos abominables. Y, sin embargo, seducen a Israel a lo largo de toda su historia, poniendo a prueba su amor y su fidelidad. Israel es el pueblo de Yavé, el Dios que no admite rival ni componendas en su amor ardiente (cf Dt 4.24).

En Re, la figura emblemática es Elías, el profeta de fuego, y la escena imborrable es el sacrificio en el monte Carmelo, con el desafío lanzado al pueblo entero: Si Yavé es Dios, síganlo; si Baal lo es, sigan a Baal (1 Re 18.21). El pueblo entero, por tanto, tiene la libertad y la responsabilidad que brotan de esta alianza fundacional.


Segunda Carta a los Corintios

Adversarios de Pablo

A lo largo de su ministerio, Pablo debió enfrentarse con mucha frecuencia a diferentes adversarios. La apología de 11.23-26 revela que esto fue una constante en su “carrera”. Como allí mismo dice, muchos de estos adversarios no eran cristianos, pero en varias cartas (Gál, Flp, 1 y 2 Cor) vemos que Pablo debe corregir, enfrentar, cuestionar y hasta combatir opiniones por quienes se llaman cristianos. En nuestro caso, ¿qué es lo que sostienen los adversarios de Pablo?

En 10-13 el Apóstol cuestiona duramente a los corintios por la recepción que han tenido entre ellos unos misioneros itinerantes que parecen venir del ámbito judeocristiano, y que cuestionan duramente a Pablo todo en nombre de un autoproclamado “superapostolado” (11.5). Ellos se jactan y desprecian a Pablo por su falta de elocuencia.

Debemos señalar, asimismo, que una fuerte motivación económica parece subyacer al conflicto. Pablo los acusa duramente de saquear, robar, arruinar a los corintios mientras que insiste reiteradamente que él no aceptó ni aceptará dinero de la comunidad. Los adversarios, en cambio, parecen jactarse de percibir bienes y sustento. Quizá argumentando que es un signo de aceptación por parte de los Corintios; quizá utilizando el dicho “el obrero merece su salario” (Mt 1010); quizá porque el apoyo de sectores económicamente importantes –que en Corinto los había– daba mayor prestigio y honor a los predicadores. La gratuidad parece ser, para Pablo, un criterio decisivo que revela al verdadero apóstol.


2 Corintios 3.18–4-7

¿Quién es el sujeto de este nuevo “nosotros” que reflejamos con el rostro descubierto? (3.18 parece ser parte de la subunidad que termina en 4.6, cf gloria e imagen de Cristo el Señor). La referencia es al ministerio (4.1). Además habla de que todos nosotros, nos vanos transformando (3.18), por lo que aquí parece remitir al grupo apostólico o al “equipo” paulino.

La renuncia a la que hace referencia no se refiere a un momento concreto, por lo que el uso sería absoluto: renunciamos definitivamente. No caminamos en el engaño diabólico de la astucia (cf 11.3) que pretende su propio provecho. La acusación y defensa es económica: no los recargué. En la medida en que crece la presencia de los adversarios de Pablo, los temas económicos ocupan un lugar cada vez mayor en la carta.

Así como rechaza haber distorsionado la palabra de Dios, afirma haber manifestado la verdad, el Evangelio. Y al referirse al velo de Moisés –el dios de este siglo los ha hecho ciegos de entendimiento, 4.4)- Pablo puede aludir a la acusación de falta de elocuencia del apóstol. Ya en 1 Cor 2.1-4 señalaba que se presentó sin prestigio ni sabiduría, pero su predicación fue presencia del espíritu. En cambio, la presentación distorsionada de la Palabra conduce a una auténtica incredulidad que lleva a la perdición.

El Evangelio es la predicación de Jesús que es Mesías (Cristo) y Señor, que supone la predicación y la fe de toda la Iglesia, pueblo mesiánico. Cristo no está solo, sino con-los-suyos que están en Cristo, son su cuerpo y actúan con Cristo. El Señor es el resucitado y exaltado, vivo y confesado por la comunidad como junto a Dios. De él y por él, y de los corintios, Pablo es siervo. La repetición de Jesús posiblemente aluda también al Jesús terreno, torturado y crucificado con el que se identifica Pablo en su ministerio sufriente y perseguido.

Hay, en nuestros días, dos grupos que se asemejan bastante a los que Pablo enfrenta en esta carta: los que lucran con la palabra de Dios y los que la falsifican. Entre los primeros es frecuente ver pastores de diversas confesiones, reclamando el diezmo o pidiendo “alcancías más grandes”, aunque digan que no cobran. En la Argentina, aunque sabemos bastante de estos, seguimos con la herida abierta de los otros.

Una Iglesia excesivamente cercana al poder, calló –o disimuló con palabras diplomáticas– el terrorismo de Estado que causó decenas de miles de desaparecidos. Por el contrario, se podía ver en los noticieros a los miembros de la Junta de Gobierno comulgando, o siendo recibidos por los obispos que, a su vez, negaban audiencia a las madres de las víctimas. Y esto también tuvo su beneficio económico: sueldo a los obispos, subsidios a los seminarios, viajes gratis. Mientras tanto, el evangelio era “aguado” u ocultado.

Eduardo de la Serna, sacerdote y teólogo católico, Segunda carta a los Corintios en Comentario Bíblico Latinoamericano, Verbo Divino, España 2003
Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X