Abril 1739 – Comienzo del movimiento de masas metodista – Primera parte

21 Abr 2021
en CMEW
Abril 1739 – Comienzo del movimiento de masas metodista – Primera parte

A 160 kilómetros al oeste de Londres se encuentra Bristol, en la época de Wesley, era una bulliciosa ciudad portuaria de treinta mil habitantes y la segunda ciudad del Reino Unido. Ubicada cerca de la frontera con Gales, fue el centro minero de carbón que alimentó la pujante revolución industrial de Inglaterra. El floreciente comercio con el Nuevo Mundo, incluidos los esclavos, estaba trayendo prosperidad y libertinaje a la ciudad en crecimiento. Las casas de cerveza florecieron; en 1736 se autorizaron más de 300, y este número aumentó a 384 en 1742.

George Whitefield (1714–1770), evangelista y ex compañero de Oxford de los Wesley, acababa de regresar de predicar en Estados Unidos. Al ser excluido de los púlpitos de Londres, partió hacia Bristol. Allí, el 17 de febrero de 1739, predicó por primera vez al aire libre a unos doscientos mineros (mineros del carbón) en Kingswood. En tres semanas, la multitud se había multiplicado a diez mil, y Whitefield pidió ayuda a Wesley.

Whitefield se había interesado por Bristol por tres razones. Su casa estaba cerca de Gloucester, en la frontera con Gales al norte de Bristol. Había estado en contacto con Howell Harris, líder del avivamiento galés que había comenzado algunos años antes. Además, recientemente habían estallado disturbios entre los mineros del carbón de la región, particularmente en Kingswood. Cuando dos de sus líderes fueron arrestados el 19 de enero, se llamó a los soldados para castigar a los prisioneros “frente a todas las mujeres que gritaban y arrojaban piedras al ejército”. (Halvey, Nacimiento del metodismo, 69).

Los disturbios alrededor de Bristol fueron parte de un patrón más amplio de disturbios durante el período 1738-1740 provocado por los altos precios del maíz, los bajos salarios y la opresiva pobreza de la nueva clase de trabajadores urbanos. Aunque los disturbios por la comida estallaron a lo largo del siglo, el historiador Bernard Semmel señala que «los años 1739 y 1740, cuando estalló el metodismo, fueron años especialmente malos» y los mineros de Kingswood eran «regularmente una fuente de dificultades». (Semmel, Revolución Metodista, 13).

En estas condiciones inestables, Whitefield tuvo un éxito inmediato en la predicación entre los abandonados mineros de Kingswood.

Los esfuerzos de Whitefield no pasaron desapercibidos ni sin críticas. Un caballero londinense alarmado advirtió:

“El trabajo de las personas inferiores en una sociedad es la gran fuente de su prosperidad. Pero si un hombre, como el reverendo Whitefield, tuviera en su poder, mediante su predicación, sacar a 5 o 6 mil vulgares trabajadores de su labor diaria, ¡qué pérdida, en poco tiempo, puede traer esto a la gente! Seguro debemos esperar oír hablar de un aumento importante en el precio del carbón, en la ciudad de Bristol, si este Caballero sigue, como ha comenzado, con sus charlas de caridad para los mineros de Kingswood.”

Whitefield envió a buscar a John Wesley, consciente de su poder de predicación y habilidad organizativa. Hasta ese momento, sin embargo, Wesley había predicado solo en los servicios regulares de la iglesia anglicana mientras estaba en Inglaterra. ¿Debería aceptar el llamamiento de Whitefield y ayudar con las reuniones al aire libre en Bristol? Charles, su hermano, pensó que no. Pero John presentó la decisión a la Sociedad Fetter Lane, que echó suertes y decidió que debía ir.

El Diario de Wesley del sábado 31 de marzo dice:

Por la noche llegué a Bristol y allí me encontré con el Sr. Whitefield. Apenas pude reconciliarme al principio con esta extraña idea de predicar en los campos habiendo sido toda mi vida (hasta hace muy poco) tan tenaz en todos los puntos relacionados con la decencia y el orden que debería mantener como clérigo ordenado. He llegado a pensar que la salvación de las almas es casi un pecado si no se hubiera realizado dentro de una iglesia.

El domingo por la noche, Wesley habló a una pequeña sociedad sobre el Sermón del Monte: “un precedente bastante notable de la predicación en el campo”, observó, “aunque supongo que también había iglesias en ese momento”. Al día siguiente, lunes, Wesley informa:

A las cuatro de la tarde (del 2 de Abril) decidí “ser más vil” [2 Sam. 6:22], y proclamé en los caminos las buenas nuevas de la salvación, hablando desde una pequeña eminencia en un terreno contiguo a la ciudad, a unas tres mil personas. La escritura sobre la que hablé fue esta. . . : «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para predicar el evangelio a los pobres».

El avivamiento wesleyano había comenzado. Desde el principio fue un movimiento en gran parte para y entre los pobres, aquellos a quienes “caballeros” y “damas” veían simplemente como parte de la maquinaria del nuevo sistema industrial. Los Wesley predicaron, las multitudes respondieron y nació el metodismo como movimiento de masas.


Daniel Bruno para CMEW


Compartir

X