Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 18 de octubre

17 Oct 2017
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 18 de octubre

Encuentro con Dios

 

Alabad al Señor

Dame, mi buen Señor, de vida el pan
Como lo hiciste un día junto al mar;
Mi alma te busca a ti, Verbo de Dios,
Y en la Escritura quiere oír tu voz.

Bendice, oh Salvador, hoy tu verdad,
Cual bendijiste ayer el fresco pan;
En ella nos darás la libertad,
Y nadie nos podrá quitar tu paz.

Mary A. Lathbury

Lectura del día

Juan 6: 25-35 . Reina Valera Contemporánea (RVC)

Cuando lo hallaron al otro lado del lago, le dijeron: «Rabí, ¿cuándo llegaste acá?» Jesús les respondió: «De cierto, de cierto les digo que ustedes no me buscan por haber visto señales, sino porque comieron el pan y quedaron satisfechos. Trabajen, pero no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, la cual el Hijo del Hombre les dará; porque a éste señaló Dios el Padre.» Entonces le dijeron: « ¿Y qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?» Jesús les respondió: «Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel que él ha enviado.» Le dijeron entonces: «Pero ¿qué señal haces tú, para que veamos y te creamos? ¿Qué es lo que haces? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, tal y como está escrito: “Pan del cielo les dio a comer.”» Y Jesús les dijo: «De cierto, de cierto les digo, que no fue Moisés quien les dio el pan del cielo, sino que es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Y el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.» Le dijeron: «Señor, danos siempre este pan.» Jesús les dijo: «Yo soy el pan de vida. El que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás..

Recordemos que, en el pasado, Dios alimentó a su pueblo con el maná e Israel no entendió que tipo de alimento era este. Un detalle que hay que tener en cuenta es que dicho alimento, debía recogerse todos los días y no se podía guardar de un día para otro porque se echaba a perder. (Éxodo 16.)

La lectura cristiana que podemos sacar de este texto, sin forzarlo, es… Nuestra vida de fe es dinámica y no se puede guardar para sí porque se echa a perder; es decir que debe ser renovada, constantemente, por la acción del Espíritu Santo. A modo de ejemplo podemos decir que uno de los lemas de la Reforma del s. XVI fue y es “Iglesia Reformada siempre reformándose” y esto es válido para nosotras y nosotros hoy; pues, cada día somos reformados por gracia, con el maná que bajó del cielo: Jesucristo.

Por su parte, Dios nos propone algo nuevo; pues, el pan que bajó del cielo es Cristo mismo que comunica vida. Es el pan que alimenta a las personas más necesitadas y oprimidas; pan que no es solo palabra liberadora sino también es una acción concreta frente al egoísmo y la mezquindad humana. Ahora bien; si entendemos que el Espíritu Santo nos habla por medio de la Palabra y que al acercarnos a participar del Pan y la Copa con Vino los sentimos «como el gran conducto por donde se imparte la gracia de su Espíritu a las almas de todos los hijos de Dios» (*).

¿Nos preguntamos, cómo Israel en el desierto…? ¿Qué es esto…? Y si descubrimos que significan… ¿Estamos dispuestas y dispuestos en buscar y compartir a Jesús, el pan que nutre toda nuestra vida y la del mundo…?

(*) J. WESLEY –Sermón 26, Sobre el Sermón de nuestro Señor en la Montaña.

 

Oración de la mañana

Padre de todos, te damos gracias porque todos los hombres, mujeres y niños nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. Ayúdanos a vivir en tu presencia como hermanos y hermanas. Señor Jesús, llegaste entre nosotros como uno más y no te aceptamos. Todavía hoy, en muchos países, a multitud de nuestros hermanos y hermanas se le niegan sus derechos humanos. Tú sigues siendo crucificado en ellos. Perdónanos y sálvanos. Espíritu Santo, luz de nuestros corazones, ven y enséñanos la sabiduría que nace de nuestra dignidad de hijos e hijas de Dios. Danos poder para crear un mundo donde quepamos todos. Señor, ya que nacemos seres libres, deja que permanezcamos libres hasta que retornemos a Ti.

Oración de cristianos de Bamaneda. Camerún

Oremos por

  • Por todos aquellas que sufren el desamparo y el olvido.
  • Por las que son víctimas de toda clase de violencia.
  • Para que la justicia sea real y esté presente en todo momento de nuestras vidas.
  • Por la construcción de una paz verdadera.
  • Por nuestras familias.
  • Por la sanidad de nuestros enfermos.
  • Para estar más atentos a las necesidades de quienes nos rodean.
  • Por nuestras Iglesias en la que sus edificios están sufriendo problemas edilicios.
  • Por las congregaciones que están presentando proyectos de misión, para seguir siendo testimonio en sus barrios y que sus edificios puedan ser sostenidos y preservados por sus comunidades.
  • Agreguemos más motivos para orar en la semana…

 

Oración Nocturna

En esta noche, Jesús, elevo mis oraciones y te pido que te quedes, compartiéndolas conmigo. Gracias por poder haber transitado por este día, con sus aciertos y desaciertos. Ayúdame a cambiar todas las acciones que dañan a quienes amo. Acompáñame en los caminos que a veces me niego a seguir pero que son necesarios para ser fiel testigo de tus enseñanzas y que, en este descanso, tu Espíritu vele mi sueño y también el de todo tu pueblo. Amén.

San Agustín (354-430)

Salmo 34: 1 RVC (selección)

Bendeciré al Señor en todo tiempo;
su alabanza estará siempre en mi boca.

Alabaré al Señor con toda el alma.
¡Escuchen, gente humilde, y alégrense también!

¡Únanse a mí, y reconozcan su grandeza!
¡Exaltemos a una voz su nombre!

Busqué al Señor, y él me escuchó,
y me libró de todos mis temores.

Los que a él acuden irradian alegría;
no tienen por qué esconder su rostro.

Este pobre clamó, y el Señor lo oyó
y lo libró de todas sus angustias.

Para defender a los que temen al Señor,
su ángel acampa alrededor de ellos.

¡Prueben ustedes mismos la bondad del Señor!
¡Dichoso aquél que en él confía!

Ustedes, sus fieles, teman al Señor,
pues a quienes le temen nunca les falta nada.

Los cachorros del león chillan de hambre,
pero los que buscan al Señor lo tienen todo.

Hijos míos, acérquense y escúchenme;
voy a enseñarles a honrar al Señor.

El Señor rescata el alma de sus siervos;
no serán condenados los que en él confían.

 


propuestas anteriores

Compartir

X