Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 11 de julio

10 Jul 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 11 de julio

Encuentro con Dios

 

Alabad al Señor

No tengas miedo, hay señal secreta;
Un hombre que te ampara cuando vas;
En el camino que lleva a la meta
Hay huellas por la senda donde vas.

No tengas miedo si es la noche oscura,
Tú no estás sólo, ya no hay soledad;
Aunque la vida te parezca dura,
Hay quien dirige de la eternidad.

No tengas miedo, Él guía tus pasos;
Tu nombre sabe y a tu lado está.
Es el amigo que extiende sus brazos,
No temas nada; Él contigo va.

No tengas miedo si el camino es duro,
Hay quien te guarda siempre con amor;
Él te defiende cual seguro escudo
Y te acompaña siempre en el dolor.

Lars Moberg / Traducción Samuel Acedo

Lecturas del día

Juan 7: 1- 9 RVC

Después de estas cosas, Jesús andaba en Galilea; no quería andar en Judea porque los judíos procuraban matarlo. Como ya estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos,  sus hermanos le dijeron: «Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Ya que haces estas cosas, manifiéstate al mundo.» Y es que ni siquiera sus hermanos creían en él. Entonces Jesús les dijo: «Para mí, el momento aún no ha llegado; para ustedes, cualquier momento es siempre bueno. El mundo no puede odiarlos a ustedes; pero a mí me odia, porque yo hago constar que sus obras son malas. Vayan ustedes a la fiesta; yo no iré todavía a esa fiesta, porque el momento para mí aún no ha llegado.» Después de decirles esto, se quedó en Galilea.

 

Según las y los estudiosos del Nuevo Testamento; la fiesta de los tabernáculos, que constituye el trasfondo de Jn.7 (y tal vez también, de muchas de las afirmaciones del c.8), es la tercera de las festividades en el antiguo calendario israelita tradicional (cf. Ex 23,16; 34,22, donde se denomina «Fiesta de la Recolección» y se celebra a finales del año con la recolección de los frutos de los árboles, sobre todo de las uvas y de las aceitunas). Se celebra en el otoño, es decir, al final del año, según el antiguo calendario;aproximadamente, en el mes de septiembre.

Era una  fiesta post-exílica (todavía hoy en vigor); la Festividad de los Tabernáculos o Tiendas representa la culminación final de las tres grandes fiestas del primer mes de tishri o sea nuestro septiembre: la Fiesta de Año Nuevo (Rosh-Ha-Shana, día 1/2 de dicho mes), la gran fiesta de la Reconciliación o Expiación o Día del Perdón (Yom-Kippur, día 10) y la Fiesta de las Tiendas (Sukkot, días 15-23, siempre del mes de tishri – septiembre). Es bueno saber que en sus orígenes la fiesta de los tabernáculos era una fiesta agraria (LEVÍTICO 23: 40-42).

Pues bien… En el relato aparecen familiares y amigos de Jesús tratándolo de convencer que vaya a participar de la fiesta, para que todas y todos vieran lo prodigioso que era; consejo que Él hace caso omiso «porque el momento para mí aún no ha llegado.» vers. 8

A ver… Nos parece legítimo que los hermanos de Jesús, le aconsejaran ir a la fiesta. Lo habían visto, por ejemplo en Galilea, hacer muchos milagros, lo habían escuchado hablar y conocían que era una persona con autoridad propia en todos su dichos… También al recorrer el evangelio podemos descubrir que la gente de Galilea era exaltada, ansiosa, temeraria y no medían riesgos; por eso, Jesús frena su entusiasmo, es como decir: “esperen no tengo apuro para ir a Jerusalén”.

Para decir la verdad… Nosotras y nosotros no superamos a los hermanos de Jesús… A veces parecería que forzamos a Jesús para que cumpla alguna petición nuestra o bendiga tal o cual actividad que hemos planeado con «las mejores intenciones» y nos impacientamos por ver los resultados.

Cuesta… Descubrir que no se puede forzar a Dios hacer algo. Jesús hace las cosas en el tiempo y en la forma de Dios y no en la nuestra. ¡Qué maravilloso el evangelio de hoy! Pues nos recomienda tener PACIENCIA y aprender a esperar en la sabiduría Divina y que los tiempos de Dios no son igual a los nuestros.

R.G.

Oración de la mañana

Dios Padre y Madre amado te doy gracias por tu misericordia, reconozco que eres grande y tú poder es infinito, elevo esta oración para comenzar el día bajo tu poderosa manifestación, Señor amado toma el control de mi vida en este día, la bendición del cielo este sobre mi camino, guiándome, dirigiéndome en todo momento, en todo lugar. No permitas que obre mal contra mí mismo o contra mi prójimo, sea con palabras o acciones. Que mi andar en este día solo traiga honra y gloria a tu Nombre. Por Jesucristo, tu hijo. Amén

 

Motivos de oración

  • Por el trabajo de misión y evangelización de nuestras comunidades de fe.
  • Para que nuestra iglesia sea reflejo de amor, compasión y justicia en medio del pueblo.
  • Por nuestros líderes y pastoras/es de nuestras congregaciones.
  • Por los ancianos/as, quienes con su experiencia y sabiduría, son faros en nuestras iglesias.
  • Por nuestras familias.
  • Por la sanidad de nuestros enfermos.
  • Para seguir luchando por la verdad, por la paz y la justicia..
  • Agreguemos más motivos para orar en la semana…

 

Oración Nocturna

Dios Padre y Madre, te doy infinitas gracias por la dicha de finalizar este día.Un día en el que tuve la oportunidad de ver la luz del sol, respirar y disfrutar de todos los beneficios que tú me das.Con confianza recurro a ti para pedirte tu protección y bendición. Te confío mi familia y a todas las personas que forman parte de mi vida. Cuida a tu pueblo en todo los lugares, con paz y bien. Y ahora, Cuídanos y permítenos dormir bien y amanecer con vida en el día de mañana para seguir sirviéndote en la persona de nuestro prójimo. Amén.

San Patricio (Siglo V)

 

Salmo 22: 23-26 RVC

Ustedes, los que temen al Señor, ¡alábenlo!
Descendientes de Jacob, ¡denle gloria!
Hijos todos de Israel, ¡adórenlo!

El Señor no rechaza al afligido,
no desprecia a los que sufren,
ni esconde de ellos su rostro;
cuando a él claman, les responde.

Yo lo alabaré en medio de la comunidad,
y ante los que le temen cumpliré mis promesas.

Los pobres comerán, y quedarán satisfechos;
los que buscan al Señor lo alabarán,
y tendrán una larga vida.

 


propuestas anteriores

Compartir

X