Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 9 de enero

08 Ene 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 9 de enero

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 147: 1-7. RVC

¡Del Señor son la tierra y su plenitud!
¡Del Señor es el mundo y sus habitantes!

¡El Señor afirmó la tierra sobre los mares!
¡El Señor la estableció sobre los ríos!

« ¿Quién merece subir al monte del Señor?
¿Quién merece llegar a su santuario?»

«Sólo quien tiene limpias las manos y puro el corazón;
Sólo quien no invoca a los ídolos
ni hace juramentos a dioses falsos.

Quien es así recibe bendiciones del Señor;
¡Dios, su salvador, le hace justicia!»

Así son todos los que te buscan,
los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob.

«¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!
¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!
¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

« ¿Y quién es este Rey de la gloria?»
« ¡Es el Señor, el fuerte y valiente!
¡Es el Señor, el poderoso en batalla!»

«¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!
¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!
¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

«¿Y quién es este Rey de la gloria?»
«¡Es el Señor de los ejércitos!
El Señor es el Rey de la gloria!»

 

Alabad al Señor

¡Alzaos, puertas! Entrará el Rey de Gloria que vendrá.
El Rey de Reyes cerca está, el prometido de Jehová.
Con él traerá luz y verdad; con júbilo canción alzad;
Cantémosle loor, al Padre, el Creador.

Es justo nuestro Auxiliador, es su carroza puro amor:
Su real corona es santidad; su cetro, celestial piedad.
A toda angustia fin pondrá; en cielo y tierra gozo habrá.
Cantémosle loor, al Hijo, el Salvador.

¡Feliz el pueblo y la ciudad do reine el Príncipe de Paz!
¡Bendito el corazón y hogar, en que este Rey consiga entrar!
Cantémosle loor, al fiel Consolador.

Georg Weissel – CN. 54

Lectura del Día

Lucas 1: 67-79 RVC

Lleno del Espíritu Santo, Zacarías, su padre, profetizó:

«Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha venido a redimir a su pueblo. Nos ha levantado un poderoso Salvador en la casa de David, su siervo, tal y como lo anunció en el pasado por medio de sus santos profetas: “Salvación de nuestros enemigos, y del poder de los que nos odian.” Mostró su misericordia a nuestros padres, y se acordó de su santo pacto, de su juramento a nuestro padre Abrahán: Prometió que nos concedería ser liberados de nuestros enemigos, para poder servirle sin temor, en santidad y en justicia todos nuestros días delante de él. Y a ti, niño, te llamarán “Profeta del Altísimo”, porque irás precediendo al Señor para preparar sus caminos.

Darás a conocer a su pueblo la salvación y el perdón de sus pecados, por la entrañable misericordia de nuestro Dios. La aurora nos visitó desde lo alto, para alumbrar a los que viven en tinieblas y en medio de sombras de muerte; para encaminarnos por la senda de la paz.»

 

Todos los judíos devotos esperaban y anhelaban el día en que había de venir el Mesías, el Rey ungido por Dios; que los liberaría del yugo romano invasor. La mayor parte de ellos creían que, antes de que viniera, un precursor anunciaría su llegada y le prepararía el camino. La creencia más general era que Elías volvería a la Tierra con esta misión: « Tomen en cuenta que, antes de que llegue el día grande y terrible del Señor, yo les enviaré al profeta Elías » Mal 4:5. De manera que; Zacarías vio en su hijo al que prepararía el camino para el Rey ungido por Dios.

Todo en la vida es una preparación, incluso la vida misma, que nos conduce a Cristo.Si no se entiende, es porque, es un maravilloso milagro, de como Dios está haciendo que todo contribuya a encontrarnos con Cristo. Y de esa manera “religarnos” con su Divinidad, con las personas y… hasta con toda la creación.

Para decir verdad… Nadie sabía cómo es Dios hasta que vino Jesús a decírnoslo. Los griegos hablaban de un dios o varios dioses impasibles, por encima de la alegría y del dolor, observando a los humanos con tranquila indiferencia y cometiendo los mismos errores que ellas y ellos y, obviamente, no se esperaba de su ayuda.

Los judíos tenían un Dios exigente, que imponía una ley y cuya función era la del juez. Aquello no producía más que terror. De manera que; Jesús vino para decirnos que Dios es amor, y la gente sólo podía decir con sorpresa y encanto: “¡Nunca nos habríamos imaginado que Dios era así!» Uno de los grandes propósitos de la Encarnación fue traer a la humanidad el conocimiento de Dios.

Jesús también trajo el perdón; ahora… Una cosa debemos tener clara al respecto: no se trata tanto de remitir el castigo como de restablecer la relación. Nada nos puede librar de ciertas consecuencias de nuestros pecados. No se puede retrasar el reloj, pero en y con Jesús, el alejamiento de Dios se convierte en amistad, el Dios distante se hace cercano, el Dios temido es ahora el Dios que nos ama. No me digan que esto no es un verdadero milagro… ¡Aleluya…!!!

Este milagro hace posible que andemos por los caminos con gozo y paz. Paz en hebreo no quiere decir solamente ausencia de guerra, sino todo lo que comprende el sumo bien para toda persona. Y por medio de Cristo se le capacita al ser humano- para andar por los caminos que conducen a todo lo que significa vida, y ya no a todo lo que significa muerte.

 

Oración

Te agradezco Dios Padre y Madre porque en Jesús nos levantaste un poderoso Salvador; pues, en Él efectuaste el milagro de la reconciliación contigo y con todo lo creado. Porque Jesús nos muestra quien eres, realmente. Un Dios de amor que perdonas y restauras a las personas haciéndolas nuevas y que a pesar de las innumerables dificultades, nos conduces por un camino de gozo y paz. Por eso te alabo y te honro en el nombre de Jesús, el Cristo. Amén.

 

Recomendación y Bendición Apostólica

« Oren en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y manténganse atentos, siempre orando por todos los santos. Oren también por mí, para que cuando hable me sea dado el don de la palabra y dé a conocer sin temor el misterio del evangelio, del cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo proclame sin ningún temor, que es cómo debo hacerlo » « Que Dios el Padre y el Señor Jesucristo concedan a los hermanos paz, amor y fe. 24 Que la gracia sea con todos los que, con amor inalterable, aman a nuestro Señor Jesucristo » Amén.

EFESIOS 6: 18-19, 23-24

Oramos por…

  • Nuestros familiares, amigo/as y hermanos/as de nuestras congregaciones, enfermos:…
  • Por nuestras vidas, futuro, proyectos, como parte de este pueblo que lucha cotidianamente, para lograr la paz, la justicia, el respeto y la dignidad.
  • Por las/los líderes de cada comunidad que, día a día ofrecen con mucho amor, sus tiempos de servicio.
  • Por los campamentos que se están realizando en muchos lugares de nuestro país.
  • Por el trabajo y acompañamiento de los pastores y pastoras.
  • Oramos también por todo el Cuerpo que conforma esta, nuestra Iglesia Metodista y acompañamos con mucho amor a los familiares y seres queridos de nuestra querida Obispo emérita, Nelly Ritchie, quien ya descansa en los brazos de Papá-Mamá Dios.
  • Agreguemos otros motivos personales y comunitarios…

¡Oremos sin cesar!



propuestas anteriores

Compartir

X