Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 8 de diciembre

07 Dic 2021
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 8 de diciembre

Tiempo de Adviento

Tu mano con la mía, Señor de la Vida

Quiero sostener tu mano en este Adviento turbulento.
Quiero tener la duda de María y también su osadía para decirte:
“Hágase en mí, según tu palabra”.
Quiero sentir que algo nuevo se está gestando
y que puedo ser no sólo testigo,
sino partícipe de este derramamiento de amor
entre los hombres y mujeres de los pueblos.
Creo que tú Señor sigues creyendo en nosotros,
que tu amada obsesión por un cielo nuevo y una tierra nueva,
no termina y que pronto tu justicia reinará en el mundo;
Que irá delante nuestro y allí en la plaza de mi pueblo
y en la plaza de todos los pueblos se encontrará con la paz
y se abrazarán como nunca antes, y el mundo se conmoverá
como aquel niño en el vientre de Elizabeth
y quedaremos llenos del Espíritu Santo.
Y habrá un nuevo nacimiento, con cántico de gloria de un Dios Todopoderoso
que primero es Padre amante y generoso con sus hijos e hijas.
Quiero estar de tu mano Señor, no perdida en espacios de consumo,
sino junto a mis hermanos, hermanas cantando tu venida y celebrando la vida.

Cristina Dinoto

Con la Biblia en la mano

Lucas 2: 10-12

El mensaje de este Adviento debe estar cargado de mucha esperanza.

Los pueblos del mundo venimos de tiempos muy particulares y sólo deseamos escuchar buenas noticias, noticias que construyan, estimulen e impulsen la vida plena.

Hoy queremos escuchar las buenas noticias que sean de “gozo para todo el pueblo”.

Y una buena noticia que trae la presencia de Jesús en Navidad, es que hay esperanza, se vislumbra un tiempo nuevo y podemos dejar de lado muchos temores, podemos encontrar en ese niño de Belén un estilo de vida real y verdadero, se terminan  las vacilaciones y hay un camino recto a seguir. 

El pueblo de aquel tiempo también vivía con miedos en medio de la adversidad ; gobernantes malvados, malas noticias que empobrecían al pueblo.

Y entonces no era cosa de todos los días encontrarse con un ángel, o recibir el anuncio de un embarazo a edad avanzada, o a una jovencita que no había estado con hombre alguno,  o en medio de la noche del campo que el cielo se abra y venga cántico angelical.

La buena noticia del Evangelio debe ser no permitir que los miedos revestidos de mil formas diferentes cuando escuchamos noticias y comentarios una y otra vez, en la tele, la radio, en la cola del banco o mientras esperamos en el Supermercado lleguen a cubrirnos de temores a nosotros también.

Adviento es tiempo de proclamar que el camino es Cristo, alzar la vista, vivir en obediencia a su ejemplo con alegría y confianza sabiendo que aquel que estamos celebrando tuvo la victoria final.


Tiempo de pensar… orar y ayunar…


  • Te invito a escribir tus miedos, tus tristezas, tur preocupaciones y en íntima oración con el Señor entregárselos, ponerlos en fe, delante de él.
  • Pedirle que los tome, decirle que  a pesar de tenerlos, seguís cobijada/o en su amor. Decile cuánto lo amas, (el Señor también necesita escuchar palabras de amor).
  • Y después de decir amén, quema el papel, en la seguridad que te escuchó y trajo bendición a tu vida.

Por eso la buena noticia de la Navidad sigue siendo la de Juan 3: 16 – 17: “Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de Él.”

Cantamos orando al Señor: “Arriba los corazones”


Y LOS INVITO A JUNTAR LAS MANOS y colocar dentro, TODOS LOS MOTIVOS DE ORACIÓN como hermanos en la fe y como COMUNIDADES DE FE.


Oramos todos juntos y juntas por


  • ESTE TIEMPO DE ADVIENTO PARA PODER CONTAGIAR A TODOS LA ESPERA EN ESPERANZA Y que el Encuentro con Jesús sea fiesta de canto y alabanza.
  • La Iglesia Nacional, el Obispo, la Junta General, los Administradores, que el Señor los guíe en sabiduría para la tarea a la que fueron llamados.
  • Las Pastoras y Pastores y hermanas y hermanos que conforman los Equipos Pastorales, que el Señor nos renueve las fuerzas, la alegría de servir a las comunidades, que no nos gane el desánimo, y sí tengamos el ímpetu que nos trae la GRACIA de DIOS, para mirar con ojos nuevos y corazón nuevo, este tiempo desde el evangelio.
  • Oramos por las familias pastorales.
  • Oramos por el Pastor Emilio Monti en tiempo de enfermedad y la familia que lo acompaña y por el Pastor Jorge Guigu, también pasando tiempo de enfermedad.
  • Oramos por la Pastora María Esther Andersen, por paciencia y fuerzas en la recuperación de su cirugía, y por la familia que la acompaña.
  • Ya estamos orando por la Asamblea Nacional para el 2022, Asamblea de Re-Encuentro, llena de abrazos contenidos, de encuentros que tenemos postergados; que el Señor nos vaya abriendo caminos para que sea una sentida Asamblea de su pueblo donde el gozo del Señor se haga presente.
  • Seguimos dando gracias al Señor porque hay un aire a tiempo nuevo y aunque con muchos cuidados, disfrutamos de más actividades.
  • Damos gracias por las actividades presenciales que se van abriendo; ¡¡qué bueno volver a vernos, abrazarnos y compartir oración y alabanza!!
  • Clamamos Señor por aquellos que luchan para salir de diversas enfermedades, tu amor y tu misericordia en cada uno de los que te necesitan.
  • Por las familias que están en tiempo de enfermedad o tiempo en que perdieron un ser querido.
  • Te damos gracias y ponemos en tus manos todos aquellos lugares donde sirven a otros, con meriendas, comedores, alimentos, ropa de abrigo, materiales para la construcción y varias cosas más.
  • ORAMOS por discernimiento, sabiduría, para enfrentar los nuevos tiempos de ser Iglesia, de predicar tu palabra a un pueblo que durante más de año y medio estuvo combatiendo una pandemia donde hubo miles de enfermos y fallecidos.

Las Comunidades de Fe:

  • Distrito Norteño, Oramos junto a los hermanos de este Distrito para que la presencia del Señor se sienta fuertemente en este tiempo, sosteniendo a líderes y hermanos de las comunidades.
  • ORAMOS por los Hogares LOWE, por su situación económica, para que florezca aún en este tiempo de pandemia. Amado Padre tú lo haces posible. Por el personal que trabaja allí, que sientan la bendición del Señor por la tarea que realizan y a la vez estén tranquilos sabiendo que pueden seguir trabajando. Por cada uno de los niños y niñas que están en los hogares, bendícelos Señor, con alegría, con ternura, con esas risas que sólo los más chicos pueden contagiarnos. Una bendición especial para todos los que allí habitan, tu abrazo a cada uno y tu caricia sobre sus cabezas sintiendo tu presencia.
  • EL JARDÍN DE INFANTES DE TEMPERLEY. Arco Iris, obra comenzada a pulmón hace 50 años, y que ahora no están recibiendo la mensualidad, bastante baja gracias al subsidio pero necesaria para el mantenimiento y personal adicional. Es un servicio muy reconocido en el barrio y zona, pero en este tiempo es muy difícil sostenerlo… Queremos servir con este servicio, y oramos para poder aguantar este mal tiempo.
  • Y oramos por todos los colegios Metodistas que seguramente están pasando por similares situaciones. “De dónde vendrá mi ayuda?, se pregunta el salmista, MI AYUDA VIENE DEL SEÑOR y en Él confiamos”
  • Oramos con las hermanas y hermanos de la Comunidad de Luís Guillón: Por el crecimiento espiritual de las personas que se acercaron durante este tiempo de pandemia, para que nuestros corazones sean renovados por el Espíritu del Señor y podamos estar listos para la iglesia pos-pandemia.

DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

¡¡¡Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinoto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA
Compartir

X