Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 5 de diciembre

04 Dic 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 5 de diciembre

Encuentro con Dios

 

Oración de la mañana

Señor Dios Omnipotente, que al comenzar el día, podamos sentir tu presencia en cada momento de nuestra jornada. Que esta palabra tuya la podamos poner en práctica.

Que frente a todas las opciones que tengamos hoy, podamos escucharte y seguirte, dando testimonio de lo que has hecho en nuestras vidas, para ser luces en medio de la oscuridad, solo reflejando la luz que viene de ti, por Cristo Jesús Amén.

 

Texto sugerido

El Ayuno – Isaías 58: 1-12


Sugerencia antes de adentrarse en la lectura bíblica…

  • Leer el texto muy despacio, como si por primera vez lo hiciera. No deseamos ampliar conocimientos teológicos, sino dejarme alcanzar por la palabra de Dios. Lectio Divina-
  • Dejar que la palabra de la escritura penetre en mi corazón. No busco reflexionar sobre ella sino más bien paladearla/saborearla. Los padres del desierto le llaman el ejercicio de la “rumia”. -La Meditatio-

Tercer momento es orar expresando mi anhelo de Dios con todos mis sentimientos y afectos. -La Oratio

  • Allí donde nos olvidamos de nosotros mismos y somos uno con Dios. La escritura nos abre al misterio silencioso de Dios. -La Contemplatio-

Canto:
Óyenos Señor, oye la oración, inclínate  ¡Oh! Dios y danos tu paz.


Para Meditar


El Ayuno en el libro del Profeta Isaías – Leemos Isaías 58:1-12.

¿No es el ayuno que yo elegí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión y dejar libres a los quebrantados y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas el pan con el hambriento y a los pobres errantes albergues en tu casa, que cuando veas al desnudo lo cubras y no te escondas de tu hermano?

 

El ayuno en la Iglesia Primitiva – Leemos hechos 13: 1-3

Del mismo modo unían los apóstoles el ayuno a la oración, siempre que deseaban la bendición de Dios sobre al­guna empresa importante. Así es que leemos: “Había enton­ces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y docto­res…ministrando…y ayunando,” indudablemente pi­diendo la dirección divina en este mismo asunto, “dijo el Es­píritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra para la cual los he llamado. Entonces habiendo” por segunda vez, “ayunado y orado, y puesto las manos encima…despidiéronlos”

 

Las Clases de Ayuno

Wesley reconoció  varias clases de ayuno. La más común fue la de no ingerir alimento alguno durante el ayuno prescrito. Tome nota, sin embargo, dejó abierta la posibilidad de ingerir algún líquido durante el ayuno, especialmente si la persona estaba enferma durante un día de ayuno prescrito. Pero, también reconoció el lugar  y el uso apropiado de un ayuno absoluto durante el cual ni  comida ni líquido serian tomados.

La segunda clase de ayuno fue la abstinencia. Wesley sintió que era oportuno cuando, por razones de salud, uno no podía ayunar totalmente. Aquí estaba otra forma útil de ayunar para los que estaban enfermos. Wesley quería asegurarse de que las personas no hicieran nada para perjudicar su salud física. Por lo tanto, las personas guardando un ayuno de abstinencia, se abstendrían de toda comida menos la necesaria para la preservación de su salud. Aunque Wesley no pudo encontrar ningún ejemplo específico de este tipo de ayuno en la Biblia, escribió: “Ni puedo condenarlo; porque las Escrituras no lo hacen. Puede tener un uso y recibir una bendición de Dios” El tercer tipo de ayuno fue la abstinencia de alimentos agradables. Esta clase de ayuno fue practicada en las Escrituras por quines no querían mancharse a sí mismos con comidas suntuosas.

Un principio importante surge a estas alturas. Wesley hizo un rompimiento consciente con esa parte de la tradición cristiana que hacía hincapié en el castigo corporal en el ayuno. Aunque en años  anteriores él también había usado el ayuno para “disciplinar la carne”, llegó a ver que éste no era el propósito central del ayuno. Se oponía a cualquier uso del ayuno que buscara comprobar la espiritualidad por medio de extremismo en el ascetismo físico. Escribió: “Sí, el cuerpo a veces puede padecer tanto que ya no  sirve para la obras de nuestro llamamiento. Contra esto también tenemos que precavernos diligentemente, pues debemos mantener nuestra salud como un buen don de Dios”

Wesley creía que cuando uno se acerca al ayuno sanamente y con la perspectiva bíblica, puede ser una disciplina útil. Podría bien ser practicada por aquellos y aquellas que estaban persuadidos, por quienes estaban conscientes de las comidas y las bebidas inmoderadas y por quienes querían tener más tiempo para la oración. De hecho, era la relación entre la oración y el ayuno a la que Wesley más quería darle énfasis en la vida de devoción. Debido a esto, los creyentes podían dedicarse a observar  los días regulares de ayuno sin tener que esperar los días de ayuno de la temporada de la iglesia, ni esperar alguna crisis  que les llevar al ayuno.

En nuestros días Richard Foster ha sugerido que si el propósito del ayuno es concentrarnos en Dios, quizás tengamos que abstenernos de otras cosas que no sea el alimento. ¿Cómo te insta esta versión extensiva del ayuno a un desarrollo personal y creativo? ¿Hay algo además de la comida más por lo cual necesita ayunar?

Pastor Fernando H. Suárez

Motivos que levantamos en Oración y Ayuno

  • Por nuestro hermano Obispo Américo Jara y todos los pastores, pastoras, obreros/as para que sus ministerios tengan discernimiento en la enorme tarea que tienen. Que la Gracia de nuestro Señor Jesucristo fructifique su misión.
  • Por la vida y misión de nuestra Iglesia Metodista. Que acontezca un despertar o avivamiento
  • Por todos los miembros como dinamizador de la misión
  • Por la tarea del Equipo Nacional de Jóvenes y la juventud en todos los distrito
  • Por la tarea con niños, jóvenes, adultos y ancianos.
  • Por la Educación Cristiana y la Evangelización
  • Por la Junta General, que el Señor los sostenga y guíe en cada situación y decisión a tomar.
  • Por las Secretarias Nacionales de Vida y Misión y Mayordomía
  • Por nuestra Iglesia toda para que el Señor nos guíe en el camino de ser comunidad del amor en este tiempo y todo lo que ello implica.
  • Por la grave situación social en nuestro país debido a las políticas contrarias a la creación de trabajo.
  • Por Pan, Trabajo y Paz. Por la unidad del pueblo argentino.
  • Por la defensa de los Derechos Humanos y de los Derechos de nuestra Casa Tierra.
  • Añadimos nuestros motivos personales y comunitarios…

 


propuestas anteriores

Compartir

X