Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 3 de abril

03 Abr 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 3 de abril

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 53 RVC

Dentro de sí dicen los necios:
«Dios no existe.»
Corrompidos están. Sus hechos son repugnantes.
No hay nadie que haga el bien.
Desde el cielo, Dios observa a la humanidad
para ver si hay alguien con sabiduría
que busque a Dios.
Pero todos se han desviado;
todos a una se han corrompido.
No hay nadie que haga el bien;
¡ni siquiera hay uno solo!
¿Acaso no piensan esos malhechores,
que devoran a mi pueblo como si fuera pan,
y jamás invocan a Dios?
Ellos se estremecerán de miedo
allí, donde no hay nada que temer.
Dios esparcirá los huesos de los que te asedian;
Dios los desechará y los dejará en vergüenza.
¡Que venga de Sión la salvación de Israel!
Cuando Dios haga volver a su pueblo cautivo,
¡se alegrará Jacob, se regocijará Israel!

 


Alabad al Señor

A ti, Señor, te pedimos
perdón en este momento
por los pecados de acciones,
palabras y pensamientos.

De tiempos inmemoriales
que nos hemos separado
de tu comunión bendita:
perdona nuestro pecado.

De tiempos inmemoriales
que nos hemos separado
de todos los demás hombres:
perdona nuestro pecado.

De tiempos inmemoriales,
en el alma del humano
hay luchas que lo destruyen:
perdona nuestro pecado.

Ulises Torres

Lectura del Día

Lucas 9: 12-17. RVC

Cuando el día comenzó a declinar, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: «Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos vecinos, y busquen comida y alojamiento, porque aquí no hay nada.» Jesús les dijo: «Denles ustedes de comer.» Pero ellos respondieron: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos a comprar alimentos para toda esta multitud.» Allí había como cinco mil personas. Y Jesús dijo a sus discípulos: «Hagan que la gente se siente en grupos de cincuenta personas.» Los discípulos lo hicieron así, y todos se sentaron. Jesús tomó entonces los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, los bendijo, los partió, y se los dio a sus discípulos para que ellos los repartieran entre la gente. Y todos comieron y quedaron satisfechos; y de lo que sobró recogieron doce cestas.

 

Jesús estaba preocupado porque la gente tenía hambre. Sería interesantísimo calcular el tiempo que pasó Jesús, « sin hablar », sino aliviando el dolor de la gente y satisfaciendo sus necesidades. Además; queda claro que Jesús sentía mucha compasión hacia la gente, ⸺se ha pensado muchas veces que Él, por poseer la gracia divina “hacía unos pases mágicos con su manos” y el milagro se producía; no nos hemos dado cuenta que el verdadero milagro se produce cuando, el Maestro comparte lo que tiene con sus discípulos y la gente que lo siegue lo imita;es decir qué,Jesús sigue necesitando la ayuda de nuestra generosidad y denuestras manos.

Por otro lado… La madre que pasa una parte considerable de su vida buscando los medios para  preparar comidas para su hambrienta familia, solo ella puede saber cómo se produce “el milagro cotidiano”. No existe un sermón más elocuente de quien predica tratando de mejorar las condiciones de vida de la gente con hechos concretos y, no solo con palabras.

Todas y todos participaron de la ayuda o milagro generosode Jesús, compartiendo lo que traían consigo por eso, hubo de sobra para todas(os). El amor no escatima las cosas para que haya lo justo y nada más. Así es Dios. Cuando se siembra un paquete de semillas, es corriente que luego haya que quitar y tirar más plantitas que las que se dejan en el surco. Dios ha creado un mundo en el que hay más que suficiente para todos si estamos dispuestos a compartir. Quien no comparte está robando a Dios y a su prójimo,

Como siempre, hay una verdad permanente en lo que sucedió aquel día. En Jesús se suplen todas las necesidades humanas. No estamos llamadas y llamados a “salvar almas sino a salvar vidas” Gran parte de nuestros compatriotas hoy, sufren hambre; si pensamos que hay algo que vale la pena hacer y dedicar nuestra vida es compartir lo que tenemos.

De ser así será el mejor sermón que hemos predicado,« Así que mi Dios suplirá todo lo que les falte, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.» (Fil. 4:19 rvc). Y esto sucederá y sucede hasta en los desiertos más tórridos de nuestra vida. AMÉN.

AMÉN

ROG

Oramos por…

  • El trabajo de misión y evangelización en cada una de las congregaciones de nuestra iglesia.
  • Por aquellos que están pasando situaciones de desempleo y vivienda.
  • Por quienes están padeciendo una enfermedad o dolencia. También con los que están realizando tratamientos de salud.
  • Por nuestros niños, niñas y adolescentes.
  • Por los docentes de nuestro país.
  • Por la situación de pobreza, cada vez mayor.
  • Por nuestros ancianas y ancianos, sus vidas, acompañamientos y testimonio.
  • Por la educación cristiana.
  • Para que Jesús siempre sea guía de nuestros pastores, pastoras y líderes.
  • Agreguemos motivos de personales y de nuestra comunidad.

Oremos sin cesar!


Recomendación y Bendición Apostólica

Ahora escuchen con cuidado, ustedes los que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, y estaremos allá un año, y haremos negocios, y ganaremos dinero.» ¡Si ni siquiera saben cómo será el día de mañana! ¿Y qué es la vida de ustedes? Es como la neblina, que en un momento aparece, y luego se evapora. Lo que deben decir es: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.» Pero ustedes se jactan con arrogancia, y toda jactancia de este tipo es mala. El que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, comete pecado. Hermanos, si alguno de ustedes se ha apartado de la verdad, y otro lo hace volver a ella, sepan que el que haga volver al pecador de su mal camino, lo salvará de la muerte y cubrirá una gran cantidad de pecados. Amén.

Santiago 4: 13-17, 19-20


propuestas anteriores

Compartir

X