Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 29 de junio

28 Jun 2022
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 29 de junio

Tiempo del Espíritu


QUE ME HABLE TU SILENCIO

Que me hable tu silencio, y que me encuentre por dentro
Que mi alma alce el vuelo dejando atrás los pesos
Que tu mano me cubra, que tu aliento me envuelva
Que tu amor me sostenga y me lleve donde quieras.

Salomé Arricibita


Con la Biblia en la mano


Salmo 37: 3–7 Job 13.5

Fortalecemos nuestros vínculos cuando aprendemos a escucharnos en silencio


¡Cuánta dificultad tenemos en nuestras vidas para apropiarnos del “silencio”, para ser hombres y mujeres sabios! ¡Cuánto esfuerzo en nuestras vidas ajetreadas para distinguir entre los “sonidos del alma” y los “sonidos corrosivos”!

De una o de otra manera la sociedad ha procurado ensordecernos con el propósito de distanciarnos de nosotros mismos, del prójimo, del “otro”. El ruido sostenido a través de oídos taponados por audífonos, bocinazos, celulares, televisores prendidos cuando nadie los ve, radios, etc., intentan darnos la sensación de que estamos permanentemente “relacionados”.

Y entonces tenemos miedo al silencio, y el ruido nos priva de un espacio de re vinculación con nuestras necesidades más profundas.

Nos priva de encontrarnos a nosotros mismos como recurso sanador de Dios, quien nos sigue invitando a “detenernos y a estar quietos” para tomar contacto con nuestra singularidad, para volver a integrarnos a la vida y al otro.

Necesitamos ejercitar la quietud, la reflexión, la contemplación -escuchar los sonidos del alma- escuchar el sonido de DIOS, para ingresar a los sonidos de la actividad, las agendas, las ocupaciones cotidianas, sin perder la condición de humanos e hijos de Dios.

Nuestro llamado como hombres y mujeres sigue siendo una invitación a experimentar una vida plena y abundante. Convirtiéndonos en promotores de vínculos sanadores, resistiéndonos a la idea de conformarnos a un estilo de relaciones pseudo vinculares.

El silencio nos interpela y nos damos cuenta de nuestra fragilidad. Sin embargo, es solamente a través de reconocer nuestras limitaciones y nuestra finitud que la vida se aprecia y que el otro deja de ser un enemigo o un competidor sino alguien con quien compartimos una misma travesía.




Tiempo de pensar… orar y ayunar…


“En la tecnología de conexión, el silencio, ya sea de texto o de sonido, equivale a la inexistencia, al fin del contacto, a la muerte virtual, (se cortó, se cayó el sistema) mientras que en la comunicación humana el silencio es muchas veces el comienzo de todo” Y en ese todo comenzamos escuchando el silencio de DIOS.

LA VIDA NO ES UNA AUTOPISTA ENTRE LA CUNA Y LA TUMBA, SINO UN LUGAR PARA CRECER BAJO EL SOL.




Podemos escuchar “Que me hable tu silencio”



JUNTAMOS LAS MANOS y colocamos dentro, TODOS LOS MOTIVOS DE ORACIÓN.


Oramos todos juntos y juntas por


  • ORAMOS por La misión de la Iglesia en este tiempo del ESPÍRITU, Pastoras y Pastores y hermanas y hermanos que conforman los Equipos Pastorales, que el Señor sople su Espíritu para renovar las fuerzas, la alegría de servir a las comunidades, que no nos gane el desánimo, que el Espíritu Santo nos enseñe a mirar con ojos nuevos y corazón nuevo, este tiempo desde el evangelio.
  • ORAMOS para que en este tiempo de “Comunidades en acción por el Buen Vivir, para una vida en abundancia.” Juan 10:10 El Señor nos de sabiduría para encontrar los caminos y llegar a ser Iglesias proveedoras de la Vida en Abundancia, con el mensaje de amor y poder de Cristo Jesús.
  • ORAMOS por la capacitación para Facilitadores de pequeños grupos ( ENDE)
  • ORAMOS por La Iglesia Nacional, el Obispo, la Junta General, los Administradores, que el Señor los guíe en sabiduría para la tarea a la que fueron llamados.
  • ORAMOS por la Asamblea Nacional para el 2022, Asamblea del Re- Encuentro, donde elegiremos Obispo, Obispa para los próximos cuatro años de misión. Que el Señor nos ayude a pensar qué Iglesia queremos y estamos dispuestos a sostener.
  • Oramos para ser parte del tejido del Evangelio de Jesús, y así salir a sembrar como él lo hacía, en los caminos del pueblo, con la gente que andaba por allí.
  • Oramos por las familias que tienen que enfrentar grandes preocupaciones (trabajo , enfermedad, vivienda), para que no se trasladen a las relaciones familiares, sino que pueda haber diálogo franco y sincero para resolver las dificultades.
  • POR LA PAZ ENTRE LOS PAÍSES. Señor ¡ TEN PIEDAD!!
  • Te damos gracias y ponemos en tus manos todos aquellos lugares donde sirven a otros, con meriendas, comedores, alimentos, ropa de abrigo, materiales para la construcción y varias cosas más.
  • ORAMOS por discernimiento, sabiduría, palabra y acción para enfrentar situaciones de conflicto dentro de las comunidades de fe, en los hogares, y en el barrio mismo donde vivimos.
  • Los Hogares LOWE, por su situación económica, para que florezca aún en este tiempo de pandemia. Amado Padre tú lo haces posible. Por el personal que trabaja allí, que sientan la bendición del Señor por la tarea que realizan y a la vez estén tranquilos sabiendo que pueden seguir trabajando. Por cada uno de los niños y niñas que están en los hogares, bendícelos Señor, con alegría, con ternura, con esas risas que sólo los más chicos pueden contagiarnos. Una bendición especial para todos los que allí habitan, tu abrazo a cada uno y tu caricia sobre sus cabezas sintiendo tu presencia.
  • ORAMOS POR TODAS LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS QUE TIENE LA IGLESIA, que sean espacios de aprender y espacios donde conocer y acercarse a Dios, Sean bienaventurados, bienaventuradas alumnado y docentes de cada uno de los lugares.

DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

¡¡¡Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinoto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA
Compartir

X