Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 10 de abril

09 Abr 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 10 de abril

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 20 RVC

Que el Señor te oiga en momentos de angustia;
que te defienda el Nombre, el Dios de Jacob.
Que desde su templo te envíe su ayuda;
que desde Sión te brinde su apoyo.
Que tome en cuenta tus ofrendas
Y acepte con agrado tus holocaustos.

Que responda a los deseos de tu corazón
y te conceda todas tus peticiones.
¡Nos llenará de gozo el verte victorioso,
y en el nombre del Dios nuestro alzaremos las banderas!
¡Que el Señor responda a todas tus plegarias!
Ahora sé que el Señor salvará a su ungido,
que lo escuchará desde su santo cielo,
y que con su diestra poderosa le dará la victoria.

Algunos confían en sus carros de guerra;
otros confían en su caballería,
Pero nosotros confiamos en el Nombre,
¡confiamos en el Señor, nuestro Dios!
Unos y otros flaquean, y caen por tierra,
pero nosotros nos mantenemos erguidos y en pie.
Señor, ¡concede al rey la victoria!
¡Respóndenos cuando te invoquemos!

 


Alabad al Señor

En medio de la guerra y la miseria
//celebramos la promesa//
de abundancia y paz.

En medio de la opresión impuesta,
//celebramos la promesa//
de la libertad.

Estrib:
Todos juntos celebramos
la promesa del Señor,
todos juntos construimos
la liberación.

En medio de la duda y de la niebla
//celebramos la promesa//
de esperanza y fe.

En medio de los miedos y traiciones
//celebramos la promesa//
en solidaridad.

En medio de la muerte y del odio
//celebramos la promesa//
de vida y amor.

En medio del pecado y de la ruina
//celebramos la promesa//
de la salvación.

En medio de la muerte que rodea
//celebramos la promesa//
del Tata Jesús.

E. Jones – Canto y Fe 349

Lectura del Día

Lucas 9: 12-17. RVC

Jesús llamó aparte a los doce, y les dijo: «Como pueden ver, ahora vamos camino a Jerusalén. Allí se cumplirá todo lo que los profetas escribieron acerca del Hijo del Hombre. Éste será entregado a los no judíos, los cuales se burlarán de él, lo insultarán y le escupirán, y después de azotarlo, lo matarán. Pero al tercer día resucitará.» Ellos no entendieron nada de esto, pues el mensaje no les resultaba claro ni podían comprenderlo.

 

Los discípulos de Jesús,mientras el Maestro estaba con ellos,no se dieron por enterados de nada, porque les parecía misterioso todo lo que les decía Jesús.

No cabe duda de que Jesús fue, entre otras muchas cosas, un maravilloso ejemplo del más puro valor. En vista de las frecuentes advertencias de Jesús a sus discípulos acerca de lo que le esperaba en Jerusalén, algunas veces nos preguntamos por qué la cruz los toma tan de sorpresa y les causa un efecto tan demoledor; que nos toma a nosotras y nosotros también. A ver… la partida de un ser querido, una enfermedad o un disgusto grave… No decimos esto con “mala onda” sino que de alguna manera son experiencias existenciales semejantes a la cruz, pues nos “suceden cosas desagradables que no esperábamos…”

La verdad es que no podían entender lo que Jesús les decía y nosotras y nosotros, para hacer honor a la verdad, tampoco: « ¿Por qué me tiene que suceder esto a mí ?». Estaban tan obsesionados con la idea de un Mesías conquistador, que seguían esperando que Jesús desplegara su poder en Jerusalén y barriera a sus enemigos de la faz de la Tierra. Nosotras y nosotros no somos tan diferentes. Aquí hay una seria advertencia para todas y todos.

La mente humana tiene capacidad para entender sólo lo que quiere. No hay nadie más ciego que el que no quiere ver. Nos resistimos a creer que lo desagradable pueda ser cierto, y que suceda lo que no queremos. Todos tenemos que resistir la tendencia a oír sólo lo que queremos oír. Y además: Jesús nunca anunció la cruz sin nombrar también la resurrección.

Sabía que le esperaban la vergüenza y el horror, pero estaba igualmente seguro de que obtendría la victoria y entraría en la gloria. Sabía lo que le vendría de la maldad humana, pero también sabía lo que le vendría del poder apasionado de Dios. Recordemos que “detrás de los adornos de Navidad está la sombra siniestra de la cruz” (Obispo W, Temple)  Jesús tenía la seguridad de que Dios Padre y  Madre lo levantaría de la tumba, dándolela victoria final y le ayudó a arrostrar la aparente derrota de la cruz. Sabía que sin la cruz no podría haber una corona. AMÉN

AMÉN

ROG

Oramos por…

  • Por todos los líderes, pastores/as, jóvenes que están trabajando en las iglesias metodistas de nuestro país.
  • Para que el testimonio de amor y trabajo incansable de nuestros ancianos/as, sea siempre la brújula de nuestras acciones y dedicación en la evangelización en nuestros barrios.
  • Por quienes están enfermos, enfermas.
  • Por nuestros niños que tienen pruebas de salud.
  • Por las maestras y maestros que llevan adelante la educación cristiana en nuestras congregaciones.
  • Para que haya verdadera justicia en nuestro país.
  • Por tantos hermanos y hermanas que han quedado sin trabajo. Por tantas fábricas, talleres, negocios, que han cerrado sus puertas en estos últimos meses y días.
  • Por nuestros médicos.
  • Por el sistema educativo en nuestro país y sus docentes que cobran miserias y comparten lo que tienen con sus alumnos y comunidad educativa.

     

  • Sigamos orando, agregando otros motivos personales y de la comunidad.

Recomendación y Bendición Apostólica

 «… también nos regocijamos en los sufrimientos, porque sabemos que los sufrimientos producen resistencia, la resistencia produce un carácter aprobado, y el carácter aprobado produce esperanza ».

Romanos 5: 3-4 RVC

Dios te bendiga, protección te dé;
sea su gracia siempre tu sostén;
su ángel velando a tu redor esté,
dándote abrigo por doquier. Amén.



propuestas anteriores

Compartir

X