Recursos litúrgicos y pastorales – septiembre a noviembre 2018

10 Sep 2018
en , , , ,
Recursos litúrgicos y pastorales – septiembre a noviembre 2018

Tiempo de Pentecostés y Reinado de Cristo

Septiembre a Noviembre 2018 (Ciclo B)


El fundamento cristológico del culto

Basta una lectura superficial del Nuevo Testamento para darse cuenta de que la misma vida de Jesús es una vida en cierta manera “litúrgica” o, si se prefiere, sacerdotal. Incluso se puede decir que Jesucristo realizó con su ministerio la verdadera glorificación de Dios en la tierra, el culto perfecto.

Es probable que el mismo Jesús comprendiera así su ministerio: venido para destruir las obras del mal (1 Jn 3.8) y para reconciliar a los hombres con Dios por su muerte (Rm 5.10, etc.), su vida entera sólo tiene sentido gracias a esta liberación y reconciliación. Piénsese, por ejemplo, en la oración sacerdotal (Jn 17.1-26), o en el sentido profundo de la purificación del templo (Jn 2.13s.), o en la forma en que quiso, asumió e interpretó su muerte.

Cuando en la carta a los hebreos se dice que Jesús se ofreció a sí mismo (7.27; cf. 9.11), no se hace sino confirmar el testimonio de todos los evangelistas, a saber, que Jesús ni huyó de la muerte, ni fue sorprendido por ella, sino que la previó y la quiso como el punto culminante de su ministerio; y esto hasta tal punto que se ha podido decir, con razón, que los evangelios son unas “historias de la pasión con una introducción extensa”.

Las apariciones del Cristo resucitado, por citar solo el caso de Lucas, parecen describir el mismo orden de culto en la Iglesia naciente (Lc 24.13-35 y 36-53); por tanto, parece que remiten conscientemente el culto cristiano a la vida de Jesús, donde encuentra su fundamento y su justificación.

El mismo plan de los evangelios sinópticos corresponde al orden litúrgico, que se remonta, sin duda, a los tiempos apostólicos y que se ha hecho tradicional: asegurada ya la presencia de Cristo, una primera parte, el ministerio galileo, se centra en la predicación de Jesús sobre la llamada dirigida a todos y sobre la decisión ante la cual los seres humanos se enfrentan; a continuación, una segunda parte que explica y valora la primera, el ministerio en Jerusalén, centrada en la muerte de Cristo y en su resurrección escatológica, hasta que Jesús deja a los suyos, bendiciéndolos y enviándolos a ser sus testigos en el mundo.

Hablamos entonces del fundamento cristológico del culto de la Iglesia. Es éste el ministerio de Jesús, el culto que él ha hecho de su vida. Es el culto mesiánico, cuyo memorial es el culto eclesial, y al cual la Iglesia proporciona un eco eficaz.

Pero no basta con ligar el culto de la iglesia a la encarnación, a su institución histórica por la palabra, la vida, la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret. Hemos visto, en particular en la carta a los hebreos y en la literatura joánica, que este culto terrestre de Cristo tiene su repercusión y su desarrollo en el cielo. La ascensión no es simplemente un desfile real; es también una procesión litúrgica: subiendo al cielo, Jesús entra en el santuario celeste.

El culto de la Iglesia tiene un doble fundamento cristológico: el terrestre, celebrado por la vida, muerte y resurrección de Cristo, y el celeste, que Jesús celebra ya glorificado hasta el siglo futuro. O más bien: tenemos el culto terrestre, ofrecido por Cristo desde su nacimiento hasta su muerte, al que los sinópticos dan una estructura que el culto de la Iglesia tomará para sí, y quedamos en la espera de la gran liturgia eterna del reino.

Fundamentamos así un doble culto: el celeste de Cristo, repercusión y valorización del ministerio jerosolimitano de Jesús, y el de la iglesia terrestre, recapitulación del ministerio galileo y jerosolimitano de Jesús.

Jean-Jacques von Allmen, pastor de la Iglesia Reformada en Suiza, en El Culto Cristiano. Su esencia y su celebración. Ediciones Sígueme, Salamanca, 1968, pp. 21-26. Resumen de GBH.

 

Aportes regulares de la hna. Laura D´Angiola y el pastor Guido Bello.


En el archivo encontrará

  • Orientaciones para la predicación
  • Orientaciones para la acción pastoral
  • Orientaciones para la liturgia del culto comunitario

Domingos

  • 16 de septiembre 2018 – Décimo séptimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 23 de Septiembre 2018 – Décimooctavo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 30 de Septiembre 2018 – Décimonoveno domingo de Pentecostés (Verde)
  • 7 de Octubre 2018 – Vigésimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 14 de Octubre 2018 – Vigésimoprimer domingo de Pentecostés (Verde)
  • 21 de Octubre 2018 – Vigésimosegundo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 28 de Octubre 2018 – Vigésimotercer domingo de Pentecostés (Verde)
    Conmemoración de la Reforma Protestante
  • 4 de Noviembre 2018 – Vigésimo cuarto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 11 de Noviembre 2018 – Vigésimo quinto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 18 de Noviembre 2018 – Vigésimo sexto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 25 de Noviembre 2018 – Vigésimo séptimo domingo de Pentecostés (Blanco) –Reinado de Cristo


Esta ha sido una nueva entrega de recursos litúrgicos y pastorales del tiempo de Pentecostés Reinado de Cristo, desde septiembre a noviembre del 2018 (Ciclo B)

  • para hermanos y hermanas encargados del ministerio de la Palabra,
  • realizando trabajos pastorales en amplio sentido y con distintos grupos
  • y a encargados y encargadas de la liturgia del culto comunitario.

Seguimos el ecuménico “Leccionario Común Revisado”, haciendo algunos cambios debidamente fundamentados en leccionarios de años anteriores.

Agradecemos todos los aportes que hemos usado y agradecemos sus comentarios.
Fraternalmente, Laura D’Angiola y Guido Bello, desde la congregación metodista de Temperley, Buenos Aires Sur.

Descargar

Compartir

X