Voces silenciadas. Sueños que no serán.

18 dic 2016
en El Estandarte Evangélico
Voces silenciadas. Sueños que no serán.

Estos jóvenes, esta adolescente, esta mujer, no tienen lugar donde expresarlas, hablo de un lugar donde quienes tienen poder de decidir políticas públicas, los oigan, los vean, les pongan rostros, lágrimas, vida.


Me llegan sus voces desde la habitación cercana, ríen, escuchan música, charlan, matean. Jóvenes llenos de vida y de sueños que comparten con mi hijo, una tarde de invierno.

Algunos han terminado el secundario, otros están en eso. Hablan de sus proyectos; mi hijo está estudiando y ahora, de paso por la ciudad, pregunta por otros compañeros. –X se fue a estudiar…-¿Y su hermano? –No, el hermano trabaja en un mercado para ayudar a X a estudiar.

-Pero él también quería estudiar… ¿qué pasó? –Es que no pueden económicamente, así que decidieron que quien era mejor alumno estudiara y el otro lo ayudara económicamente.

La charla deriva en los proyectos propios y escucho de las ganas de estudiar, de la imposibilidad de marcharse a otra ciudad donde hay facultades, por los altos costos; de que sus madres y padres no pueden ni soñar en costear esos estudios y que no se consigue trabajo.

Se quedarán aquí, en el pueblo, buscando una changa- cada día más difícil de hallar-, viviendo al día, sin estudios que puedan dar oportunidades a futuro; probablemente la pareja, los hijos, sean el único proyecto “concretable” a corto plazo, con esa ayuda que tanto detesta una parte de la sociedad argentina, pero que, viviendo en estos lugares, una aprende a ver en su dimensión real.

No hay lugar para ellos en el estudio, en las posibilidades de crecer y superarse… a menos que un golpe de “suerte” les ayude a cambiar esos finales ya casi escritos.

Me cuenta mi médico -ginecólogo de hospital de pueblo- una historia: dos mujeres en consulta, mismo apellido. Una, adolescente con test de embarazo positivo, entendiendo apenas qué pasó y qué significa. La otra, la madre, con test de embarazo positivo, desesperada por esta nueva gestación que será el octavo hijo/a. Ambas con la misma afirmación: “No quiero tenerlo, no sé cómo haré para sostenerlo”. Ambas, con compañeros que descansan en ellas el cuidado ante las relaciones sexuales. En la pobreza y unos pesos que no llegan a fin de mes, con changas y asignaciones universales.

“Solo pude decirles lo que se debe en estas circunstancias: controles, ácido fólico, alimentación, etc.”, me dice el médico. Sabiendo, claro, que sus palabras llegan a mujeres sumidas en la desazón, la preocupación y la angustia. Mujeres que se convierten, en virtud de un sistema de salud, de leyes y de cultura, en “germinadoras” que llevarán a término una gestación, sin importar lo que sientan, lo que duela, lo que vivan luego ellas y los bebés, sin que nadie oiga los sueños que murieron en la adolescente al enterarse del embarazo y en esa mujer que un día pensó en dar oportunidades a sus retoños.

No hay lugar para ellas en la vida de libertad, en las posibilidades de decidir- con plena conciencia, con información y con educación-, si quieren tener o no hijos/as, cuando y cuántos. Sus historias son crónicas de dolores anunciados. Estos jóvenes, esta adolescente, esta mujer, no tienen lugar donde expresarlas, hablo de un lugar donde quienes tienen poder de decidir políticas públicas, los oigan, los vean, les pongan rostros, lágrimas, vida.

Estamos en Adviento y me recorre la espalda un frio intenso a pesar de los 35 grados entrerrianos. Aquel día en Palestina, María y José fueron estos jóvenes, estas mujeres embarazadas. Escucharon el “No hay lugar”, una y otra vez.

La vida sigue, preparamos la Navidad, programamos regalos y viajes, mientras los desplazados del mapa de las decisiones libres, de los trabajos, de los estudios, de la salud, de la dignidad de imagen del Creador, siguen su peregrinaje a los finales escritos por quienes deciden el destino de tantos.

Escucho estas voces directamente o me llegan sus historias, ¿qué puedo hacer con ellas? El desafío con promesa de parte de Dios me llega en la voz del profeta Isaías:

“¿No es éste el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper todo yugo? ¿No es para que partas tu pan con el hambriento, y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante? Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del SEÑOR será tu retaguardia.…” –Isaías 58: 6-8

 

Por Claudia Florentin
Periodista, teóloga. Especializada en género, religiones comparadas y medio ambiente. Miembro fundadora de la RED PAR-Periodistas de Argentina en Red para una Comunicación no sexista. Miembro de la Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC) y de AWID Asociación Mundial para los Derechos y desarrollo de las Mujeres. Editora de la Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación-ALC Noticias. Secretaria de Proyectos y Comunicación de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina.



El Estandarte Evangélico
Jesús, sin lugar para nacer. 
Vos, ¿tenés lugar…?

Cuarto trimestre 2016


Presentación

Esperamos y confiamos en que las distintas reflexiones y aportes de este último número del año, nos animen a buscar más lugar, abriendo espacios, superando prejuicios, buscando para nosotros y para todas las personas la vida abundante que Jesús predicó

Leer más

Todos pueden ir a la escuela, ¿no?

En nuestras instituciones educativas tenemos el desafío permanente de situarnos como aquel establo que dio lugar a la vida, como un espacio que aloja, habilita el pensar, genera nuevas ideas…

Leer más



Voces silenciadas. Sueños que no serán.

Estos jóvenes, esta adolescente, esta mujer, no tienen lugar donde expresarlas, hablo de un lugar donde quienes tienen poder de decidir políticas públicas, los oigan, los vean, les pongan rostros, lágrimas, vida.

Leer más

Sin lugar para inmigrantes

Para muchas personas viajar suele ser un sueño largamente acariciado, una expectativa… Pero ¿qué pasa cuando esa movilización, esos traslados forzados por diversas situaciones -económicas; sociales, políticas, se imponen como única salida, como última esperanza de poder llevar adelante una vida digna?

Leer más



¿Hay lugar para la discapacidad?

…la integración escolar no trata de incluir a aquel que es distinto a “lo normal” o a “lo regular”, a un “otro”, sino que implica que toda la comunidad (docentes, alumnos, familias) comprenda que forma parte de una realidad donde hay una diversidad de sujetos…

Leer más



El EEE respeta la opinión de sus colaboradores/as. los artículos firmados expresan única y exclusivamente pareceres de sus autores. Permitida la reproducción total o parcial de los artículos, citando la fuente.​
Foto: Andrew Milligan Sumo / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)
Compartir