Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 20 de junio

20 Jun 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración
Archivo para imprimir propuestas anteriores

Encuentro con Dios

 

Lectura

Salmo 130

 

Canción

Y andaremos por el mundo

Y andaremos por el mundo con fe
Y esperanza viva, celebrando, cantando,
Sonriendo, luchando por la vida //

Y vamos a celebrar a nuestro Dios de la vida,
La mesa de la unidad para todo está servida.
Y vamos a sonreír junto al niño y al hermano
Y a aquel que nos necesite vemos a darle una mano.

Y ahora vamos a cantar con toda nuestra garganta
Porque le estamos cantando al Dios de la alabanza.
Nos vamos a organizar con fuerza y sabiduría
Y seguiremos cantando y luchando por la vida.

Oración de la mañana

Señor: En este día que comienza queremos agradecerte por todas las cosas que hemos vivido hasta hoy. Agradecerte porque has escuchado nuestras oraciones.
Sabemos, Señor, que tus tiempos no son como los nuestros, por eso esperamos confiados en que tú cumplirás tus promesas, dadas a tu pueblo desde tiempos remotos.
Acompáñanos en este nuevo día y bendice nuestro camino, bendice nuestras familias, nuestros vecinos y nuestros dirigentes.
A aquellos que pasan momentos difíciles no los dejes caer en la desesperanza.
Que tu Santo nombre sea proclamado por tus hijos en toda la tierra.
Esperamos confiados en ti, Señor. Amén.

 

Texto sugerido

Romanos 8: 24-25

Para reflexionar y orar

La esperanza

Si hay una actitud que describe a los creyentes es la esperanza.

A lo largo de toda la Biblia podemos ver a un pueblo que ha recorrido un largo camino tras la esperanza de alcanzar una meta. En sus comienzos buscaba una tierra prometida que le llevó 40 años alcanzar. En sucesivas etapas pasó por diferentes procesos de exilios y regresos, de encuentros y desencuentros con su Creador. Encontró en Jesús un nuevo motivo de esperanza que se renovó luego con la llegada del Espíritu Santo.

Leemos en el Diccionario de la Biblia lo siguiente: “ En el Antiguo Testamento la esperanza, en general, es la expectación confiada de la protección y bendición de Yahvé, del cumplimiento, pues, de las promesas de la alianza.

Hasta la ocupación de la tierra de Canaán, el objeto principal de la esperanza, era la posesión de la tierra prometida (Gen 15: 7,17:8, Ex 3: 8-17). Después de la ocupación, la esperanza en la protección de Yahvé era tanto más viva cuanto más crecían los peligros que amenazaban la existencia de Israel. Por eso se esperaba el día de Yahvé como un día de luz ( Am 5: 18), como la definitiva liberación de todo mal y el principio de una era feliz, duradera para siempre. Los profetas combatieron esta concepción porque, Israel, por sus pecados, no había merecido la bendición. Sin embargo, cuando amenazaban con el castigo divino, dejaban la puerta abierta a la esperanza en la redención o restauración de Israel…Estas profecías hablaban de una nueva y eterna alianza y el definitivo establecimiento de Yahvé como rey de toda la tierra (mesianismo). De este modo la esperanza toma, en Israel, un carácter escatológico.

En el Nuevo Testamento la palabra esperanza se halla frecuentemente en Pablo, no así en los Evangelios. Sin embargo, el mensaje de Jesús es un mensaje de esperanza; el evangelio, la buena nueva de salud, es efectivamente la predicación del futuro reino de Dios (Mr 1:15, Luc 4:43, 8:1, etc..) el cual es esencialmente escatológico, aun cuando ya aparece como efectivo en la persona de Jesús. A los pobres, humildes y perseguidos que ponen su esperanza solamente en Dios, Jesús les promete la posesión de los bienes del reino.

Pablo en Romanos 8:24 presenta la esperanza como una expectación confiada y paciente de lo que no se ve. Esta esperanza no solo pertenece al dominio de lo futuro, sino absolutamente al de lo invisible y eterno ( Diccionario de la biblia- S. de Ausejo- Ed. Herder)

Hace pocos días ha fallecido nuestro Obispo Emérito Federico Pagura. Hay dos grandes poemas escritos por él que resumen por qué tenemos esperanza. He pensado que la mejor forma de meditar hoy es: leyendo estrofa por estrofa lo que él expresó tan claramente.

Preguntémonos primero: ¿Dónde ponemos cada uno la esperanza, hoy? ¿Vivimos esperanzados? ¿Cómo comunidad de fe estamos viviendo en esperanza? ¿Transmitimos esa esperanza a los jóvenes y niños de nuestra comunidad?

Tenemos esperanza – tango-

Porque Él entró en el mundo y en la Historia;
Porque Él quebró el silencio y la agonía;
Porque llenó la tierra de su Gloria;
Porque fue luz en nuestra noche fría:
Porque el nació en un pesebre oscuro;
Porque vivió sembrando amor y vida;
Porque partió los corazones duros
Y levantó las almas abatidas.

Por eso es que hoy tenemos esperanza,
Por eso es que hoy luchamos con porfía,
Por eso es que hoy miramos con confianza
El porvenir en esta tierra mía.
Por eso es que hoy tenemos esperanza,
Por eso es que hoy luchamos con porfía,
Por eso es que hoy miramos con confianza el porvenir.

Porque atacó a ambiciosos mercaderes
Y denunció maldad e hipocresía;
Porque exaltó a los niños, las mujeres
Y rechazó a los que de orgullo ardían:
Porque cargó la cruz de nuestras penas
Y saboreó la hiel de nuestros males;
Porque aceptó sufrir nuestra condena
Y así morir por todos los mortales.
Porque una aurora vio su gran victoria
Sobre la muerte, el miedo, las mentiras,
Ya nada puede detener su Historia,
Ni de su Reino Eterno la venida.

Pagura- Perera – Canto y fe Nº 302

 

El final del Sursum Corda (Arriba los corazones) parece “cerrar” lo que dice en el tango, anunciando esa meta final a la que aspiramos todos los cristianos en la que Dios el Padre, su Hijo y el Espíritu Santo se manifiesten plenamente.

“Ha de resplandecer con esa gloria que brota no del oro ni la espada
Pero que nace de esa cruz de siglos en el siniestro Gólgota enclavada.
Al Padre, gloria, gratitud al hijo y al Santo Espíritu la alabanza.
Vayamos hoy al mundo sostenidos por el amor de Cristo y su esperanza”

Podemos seguir adelante confiados en que nuestra esperanza se cumplirá.

Leyla M. Rivoir.

Canción

Porque Él venció en la muerte la conjura (Sursum corda)

Nº 302 de Canto y Fe

 

Oración

Nuestro Dios y Padre: Venimos ante ti para agradecerte porque nos escuchas pacientemente.
Vivimos con esperanza, Señor, confiados en que tu Gloria se hará manifiesta en todas las naciones.
Sabemos que hay millones de personas que aun esperan una “tierra prometida”, un espacio para poder desarrollarse como flias, como comunidades, Señor. Por eso te pedimos por ellos y también por todos los que siguen esperando justicia y paz.
Reconocemos que muchas veces miramos para otro lado y no nos queremos involucrar en ayudar a llevar tu buena noticia de salvación y liberación.
Te agradecemos por la vida del Obispo Pagura y por su ejemplo. Que pueda ser una luz en nuestro camino para que tu reino se cumpla
Bendícenos, perdona nuestras faltas, danos esperanza y paz. Amén

 

Motivos que presentamos de oración

  • Porque podemos vivir confiados y con esperanza
  • Porque sabemos que cumplirás las promesas de tu reino.
  • Por los que esperan en ti.
  • Por los que se sienten sin esperanza
  • Por los que te conocemos y debemos llevar tu mensaje de justicia y paz.
  • Por nuestras comunidades de fe: para que renueven sus esperanzas y busquen en tu palabra sus fuerzas.
Compartir

X