Tiempo de Oración – Propuesta semanal para 06/01

05 Ene 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración

Archivo para imprimir propuestas anteriores

Canción

Oración del remanso (Jorge Fandermole)

Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir;
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.

Texto sugerido

Juan 21:1-14

Oración de la mañana

Padre Nuestro… Madre Nuestra

Padre… Madre… de ojos mansos,
sé que estás invisible en todas las cosas.
Que tu nombre me sea dulce, la alegría de mi mundo.
Tráenos las cosas buenas en las que te deleitas:
el jardín, las fuentes,
los niños y niñas,
el pan y el vino,
los gestos tiernos, las manos desarmadas,
los cuerpos abrazados…
Sé que deseas darme mi deseo más profundo,
deseo cuyo nombre olvidé…pero que tú no olvidas nunca.
Realiza, pues, tu deseo para que yo pueda reír.
Que tu deseo se realice en nuestro mundo,
de la misma forma como el mundo late en ti.
Concédenos contentamiento en las alegrías de hoy:
el pan, el agua, el sueño…
Que estemos libres de la ansiedad.
Que nuestros ojos sean tan mansos para las otras personas
como los tuyos lo son con nosotros y nosotras.
Porque, si somos feroces,
no podremos acoger tu bondad.
Y ayúdanos para que no seamos engañados por los deseos malos.
Y líbranos de aquel que carga la muerte dentro de sus propios ojos.
Amén.

Rubem Alves en “Transparencias da eternidade» (Red de Liturgia y Recursos de Educación Cristiana de CLAI-CELADEC)

Para rumiar en momentos del día

Para invocar la alegría
Rubem Alves. La oración, 1996.

 

“Más allá de las necesidades vitales básicas, el alma necesita de la belleza. Y a la belleza el mundo la sirve de lleno. Está por todas partes, en la luna, en el camino, en las constelaciones, en las estaciones, en el mar, en el aire, en los ríos, en las cascadas, en la lluvia, en el olor de la hierba, en la luz que refulge en el agua de las lagunas, en los jardines, en los rostros, en las voces, en los gestos.

Más allá de la belleza están los placeres que viven en los ojos, en los oídos, en la nariz, en la boca, en la piel. Como en el último día de la creación hemos de estar de acuerdo con el Creador: mirando hacia lo creado, vio que todo era muy bueno.

Entre tanto, sin que haya alguna explicación, teniendo todas las cosas, el alma sigue vacía. Álvaro de Campos colocó ese sentimiento en un poema: “Dame lirios, lirios y rosas también. Crisantemos, dalias, violetas y girasoles encima de todas las flores. Pero por más rosas y lirios que me des, nunca creeré que la vida es bastante. Me falta siempre algo. Mi dolor es inútil como una jaula en la tierra donde no hay aves. Y mi dolor es silencioso y triste como la parte de la playa donde el mar nunca llega”.

Como si una nube cenicienta de tristeza y tedio cubriese todas las cosas. La vida pesa. Se camina con dificultad. El cuerpo se arrastra. Las personas buscan la terapia alegando la falta de un lirio aquí, de una rosa allá, de un crisantemo acullá. Buscan, en esas cosas, la única que importa: la alegría. Sucede que las fuentes de la alegría no se encuentran en el mundo de afuera. Es inútil que me sean dadas todas las flores del mundo: las fuentes de la alegría se encuentran en el mundo interior.

El mundo de adentro: las personas religiosas lo llaman alma. ¿Y qué es el alma? Son los paisajes que existen dentro de nuestro cuerpo. El cuerpo es una frontera entre los paisajes exteriores e interiores. Porque son diferentes. “El hombre tiene dos ojos”, dijo el místico medieval Ángelus Silesius. “Con uno ve las cosas que pasan, en el tiempo. Con el otro ve lo que es eterno y divino”. En algún lugar escondido de los paisajes del alma se encuentran las fuentes de la alegría —perdidas. Cuando se pierden las fuentes de la alegría, los paisajes del alma se apagan, el cuerpo se vacía como una casa y se va la alegría. Y los paisajes de afuera parecen feos (a pesar de ser bellos).

El mundo exterior es un mercado donde los pájaros enjaulados se compran y venden. Las personas piensan que, si compran el pájaro correcto, obtendrán la alegría. Pero los pájaros encerrados, por más bellos que sean, no pueden dar alegría. En el alma no hay jaulas.

La alegría es un pájaro que sólo viene cuando quiere. Es libre. Lo más que podemos hacer es abrir todas las jaulas y cantar una canción de amor, con la esperanza de que ella nos escuche. Oración es el nombre que se le da a esta canción para invocar la alegría.”

 

Canción

Duerme Negrito (Victor Jara)

Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo, negrito
Duerme, duerme, mobila
Que tu mama está en el campo, mobila

Te va traer codornices
Para ti.
Te va a traer rica fruta
Para ti
Te va a traer carne de cerdo
Para ti.
Te va a traer muchas cosas
Para ti.

Y si el negro no se duerme
Viene el diablo blanco
Y zas le come la patita
Chacapumba, chacapumba, apumba, chacapumba.
Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo,
Negrito

Trabajando
Trabajando duramente, (Trabajando sí)
Trabajando e va de luto, (Trabajando sí)
Trabajando e no le pagan, (Trabajando sí)
Trabajando e va tosiendo, (Trabajando sí)

Para el negrito, chiquitito
Para el negrito si
Trabajando sí, Trabajando sí
Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo
Negrito, negrito, negrito.

Oración nocturna

Señor y Dios nuestro, a lo largo de los años han habido personas que te escucharon y que se jugaron por vos y al servicio de tu Renio. Te pedimos que derrames sobre nosotros y nosotras tu Espíritu Santo, para que asumamos con valentía tu llamado. Te lo pedimos en el nombre de aquél que vivió, murió y resucitó, obedeciendo tu voz. Amén.

Motivos que presentamos en Oración y Ayuno

  • Que aprendamos a ver tu presencia en todas las cosas.
  • Que tengamos discernimiento para saber dónde arrojar redes de vida.
  • Que tengamos valentía para realizar los deseos que colocaste en nuestros corazones.
  • Que las hermanas y hermanos que integran la Junta General sean guiados por tu ternura y tu luz.
  • Que despiertes la vocación misionera en todo aquel que escuche tu nombre.
  • Que sostengas con alegría y esperanza a los jóvenes que han decidido ser discípulas y discípulos tuyos.
  • Que seamos guardas de quienes sufren y de quienes esperan.
  • Que seamos responsables y solidarios con tu Creación y con las víctimas de las inundaciones y otros desastres climáticos.
  • Que seamos reflejo de tu amor ahora y siempre.
Compartir

X