29 – Elías contra la idolatría

16 Feb 2020
en , , ,
29 – Elías contra la idolatría

Guías Metodológicas


Libro de actividades 29


1ª Reyes 18: 20-38


Elías es uno de los profetas del Antiguo Testamento. Los profetas tenían la tarea de advertir a las comunidades sobre su forma de vida, si consideraban que esa forma de vivir no era acorde a la voluntad de Dios.
En este tiempo, Ajab era el rey y mantenía simbolismos y tradiciones de los cananeos (por haberse casado con Jezabel).
Uno de los temas de conflicto con las tribus de Israel, era el religioso. El conflicto de Baal- Yahve no se remitía solo al plano religioso sino también al económico, social e ideológico.
Estaban los seguidores de Baal (el dios cananeo) que con su esposa Astarté eran los dioses de la fertilidad del suelo y del ganado, de la prosperidad, los que les proveían de buenas cosechas. Para esa tradición este dios muere al final de la primavera cuando la tierra comienza a ser árida y a resquebrajarse y renace en otoño con las primeras lluvias.
Para entender el conflicto debemos saber que ellos dependían de las grandes lluvias invernales, precedidas y seguidas por pequeños ciclos de lluvias otoñales y primaverales.
Por eso cuando estuvo tres años sin llover y estaba todo seco, el rey le echaba la culpa a Elías por esa sequía, aduciendo que Baal estaba enojado por la presencia de Elías.
No olvidemos que el Rey tenía el poder absoluto por lo tanto era responsable del buen vivir del su pueblo.
El pueblo adoraba a los dioses cananeos, aún cuando creyera que el Dios que los había sacado de Egipto y les había dado la tierra también era su dios Yahve.
El episodio del monte Carmelo muestra que Elías los exhortaba a decidirse por Yahvé o Baal. Las relaciones internacionales de alianzas llevadas adelante por el gobierno de Ajab aumentaban los sufrimientos del pueblo.
Asimismo la confrontación profunda entre Baal y Yahvé tiene una implicancia económica. En el sistema de Baal, el dueño de la planta y su fruto es Baal. El campesino por lo tanto debe a Baal y a sus representantes y tiene que entregar el tributo a los reyes, sacerdotes y militares que son los que usufructúan del trabajo del campesino.
Yahve da la lluvia sin pedir nada a cambio. El pan por lo tanto, es del campesino y no existen deudas, no hay porque pagar tributo alguno.
Elías llama al pueblo y lo exhorta a decidirse por Jehová o los Baales. (vers. 21).
Les hace la propuesta de que el Señor mismo le muestre quien es el dios verdadero y el pueblo acepta. Dios se manifiesta y el pueblo lo reconoce como su Dios.


¿Qué queremos lograr?


  • Que reconozcan que Dios está atento a las necesidades de su pueblo y actúa para bien.


Índice



./ niñas/os no lectores

Enseñar la canción “No hay Dios tan grande como tú”

No hay Dios tan grande como tú
no lo hay, no lo hay
No hay Dios tan grande como tú
no lo hay, no lo hay

No hay Dios que pueda hacer las obras
como las que haces tú
no hay Dios que pueda hacer las obras
como las que haces tú

No es con espada
ni con ejércitos
mas con su Santo Espíritu
No es con espada
ni con ejércitos
mas con su Santo Espíritu

Y esos montes se moverán
Y esos montes se moverán
Y esos montes se moverán
con su Santo Espíritu

 

  • Es necesaria una cartulina de color marrón y una naranja, además de cinta adhesiva transparente.

Contar la historia a medida que se van recortando las cartulinas de la siguiente manera:
Libro de Actividades
  Imprimir 1: Indicaciones de armado cartulina (Libro de Actividades)

El rey Acab no creía en Yahvé el Dios de Israel. Él adoraba a un ídolo de piedra llamado Baal.
(cortar la cartulina de color naranja por la mitad, a lo largo)
Elías, el hombre de Dios, le dijo a toda la gente del país que fuera a una montaña. Le dijo: “Si Baal es Dios, entonces tenemos que adorarlo. Pero si el Señor es Dios, entonces tenemos que adorarlo a él.”

¿Cómo les parece a ustedes que podía probarlo?

“Construiremos altares de adoración”, dijo Elías.
/ Cortar la cartulina marrón por la mitad.
“Luego pediremos a Baal que envíe fuego a su altar de adoración y al Señor que envíe fuego al suyo. El que envíe fuego será el verdadero Dios.
Pegar cinta adhesiva en un extremo de la cartulina naranja, con un extremo de la cartulina marrón.
Entonces la gente que adoraba a Baal amontonó piedras para hacer un altar de adoración a Baal.
Comenzar a enrollar la cartulina, no muy ajustadamente, desde el extremo naranja.
Elías amontonó las piedras para hacer el altar de adoración al Señor. La gente de Baal comenzó a orar a Baal para pedirle que enviara fuego a su altar.
Ellos oraban y oraban pero el fuego no venía.

¿Por qué?

“Oren más fuerte” decía Elías. “Quizá esté pensando en otros asuntos. O quizá esté ocupado”

¿Será por eso que no mandaba fuego?

-“o tal vez esté haciendo un largo viaje”,- dijo Elías. “hasta es probable que esté dormido”, dijo Elías.
/ Pegar con cinta adhesiva el rollo de cartulina formando un tubo, para representar el altar.
La gente de Baal gritaba más y más fuerte pero el fuego no venía. Entonces Elías cavó una zanja alrededor del altar que construyó para el Señor. Luego, les dijo a los hombres que echaran agua alrededor del altar. Ellos echaron tanta agua que el altar desbordó y la zanja se llenó.
Haciendo mímica simular que se echa agua en el altar de cartulina.
Elías oró “Oh Señor muéstranos que tu eres Dios”

¿Qué habrá pasado?

/ Colocar la mano dentro del altar de cartulina y tirar hacia fuera la parte de la cartulina naranja. Recortar tiritas alrededor de la cartulina naranja y curvarla hacia fuera para representar el fuego.

De repente, el fuego vino y quemó las piedras, la tierra y hasta el agua de la zanja. Todos dijeron:”El Señor es Dios ¡El Señor es Dios!”

 

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Para pintar(Libro de Actividades)

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores menores

  • Pedir que se pongan en fila.
    Marcar una línea divisoria para marcar derecha – izquierda.
    Indicar que deberán moverse en la dirección que se les indique. (derecha- izquierda). Comenzar lentamente e ir diciéndoles de la manera más rápida posible.

¿Pueden ir en dos direcciones al mismo tiempo?

Contar la historia bíblica: 1ra Reyes 18: 20 -38.

¿Quién era Baal? ¿Cuántos profetas de Baal y Asera había? ¿Qué pusieron en el altar? ¿Por cuánto tiempo invocaron a Baal? ¿Qué hizo Elías mientras invocaban a Baal? ¿Qué dijo Elías de Baal?

Decir: Así como en nuestro juego no pudimos ir en dos direcciones a la vez y tenemos que elegir un camino en una sola dirección. Elías le dijo a la gente de su pueblo que debía decidir a qué dios seguir, si a Baal o a Jehova, el Dios de Israel (eliminé oración). No era posible seguir sirviendo a dos dioses diferentes , había que decidirse. Jesús dijo algo similar: “Ninguno puede servir a dos amos: porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o será fiel a uno, y despreciará al otro” Mateo 6: 24 a.

 

Actividad
  • Hacer dos listas: una de actitudes que nos llevan a elegir a Dios o cosas que nos muestren que ya hemos elegido a Dios.
    Otra lista que enumere las cosas que nos alejan de Dios y muestran que todavía no elegimos correctamente.
    Tienen que ser cosas muy concretas y cercanas.

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Para pintar (Libro de Actividades)

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores mayores

  • Pedir que se pongan en fila.
    Marcar una línea divisoria para marcar derecha – izquierda.
    Indicar que deberán moverse en la dirección que se les indique. (derecha- izquierda). Comenzar lentamente e ir diciéndoles de la manera más rápida posible.

¿Pueden ir en dos direcciones al mismo tiempo?

Leer: 1ra Reyes 18: 20 -38.

 

Juego

Juego: Se puede jugar individualmente o por equipos de acuerdo al número de niños en el grupo.
Recortar círculos de papel o cartulina con un número diferente cada uno (Estos serán los puntos que irá ganando cada uno o cada equipo durante el juego).

1. Poner todos los círculos boca abajo en una mesa o en el suelo.
2. El primer participante da vuelta un círculo y el líder hace una pregunta.
Si responde correctamente, gana los puntos que indica el círculo.
3. Se continúa hasta terminar con todas las preguntas.
4. El participante o equipo que tiene más puntos es el ganador.

Preguntas
1. ¿Cuántos profetas de Baal y Asera había? (450 de Baal y 400 de Asera)
2. ¿Qué pusieron en el altar? (un becerro)
3. ¿Por cuánto tiempo invocaron a Baal? (desde la mañana hasta el mediodía)
4. ¿Quién fue Baal? (un ídolo, un dios falso)
5. ¿Qué hizo Elías mientras que invocaron a Baal? (se burlaba de ellos)
6. ¿Qué dijo Elías de Baal? (a lo mejor está ocupado, está meditando o haciendo algún trabajo o ha salido de viaje)
7. ¿Quién dijo: ‘Tal vez esté dormido y haya que despertarlo’? (Elías)
8. ¿Qué más hicieron los profetas de Baal para llamar la atención de su dios? (se cortaron con cuchillos y lancetas)
9. ¿Qué hizo Elías alrededor de su altar? (una zanja)
10. ¿Cuántos litros de grano cabían en la zanja? (20)
11. ¿Cuántos cántaros de agua vaciaron sobre el holocausto y la leña? (4)
12. ¿Cuántas veces lo hicieron? (3)
13. ¿A Quién ofreció Elías su sacrificio? (A dios, Jehová)
14. ¿Qué pasó cuando Elías oró a Dios? (cayó fuego y quemó el holocausto, la leña, las piedras y el polvo; consumió el agua que había en la zanja)
15. ¿Qué hizo el pueblo al ver lo que había hecho Dios? (Se postraron y dijeron:¡ Jehová es el Dios! ¡Jehová es el Dios!)

  • Hacer dos listas: una de actitudes que nos llevan a elegir a Dios o cosas que nos muestren que ya hemos elegido a Dios.
    Otra lista que enumere las cosas que nos alejan de Dios y muestran que todavía no elegimos correctamente.
    Tienen que ser cosas muy concretas y cercanas.

 

Libro de Actividades
  Imprimir 3: Crucigrama (Libro de Actividades)

ORAR.-

 

./ adolescentes

Leer y comentar 1ra Reyes 18: 20 – 38.

Conversar y reiterar del seguimiento al Dios de la vida que promete estar siempre en cada etapa que transitamos y no dejarse desviar de esa seguridad por cosas que atraen , pero que no dejan crecer como personas y alejan de la vida que Dios promete en su compañía..

 

Escuchar el cuento: “El hombre Auto” de Carlos Sierra Tobón en: Manual de Pastoral Juvenil (adaptación).

Llegó a “esta ciudad” y desde entonces lo llamaron “Auto” Ese solo nombre le dio a entender que el sentido de su vida sería recorrer caminos hasta llegar a otra ciudad llamada “Ple­nitud. Y conscientemente aceptó su vocación.
Durante su niñez “Auto” lleno de alegría y entusiasmo, soñó que su vida toda sería una “Autopista” por la cual podría avanzar tranquilo y placenteramente, sin tro­piezos ni frenazos, teniendo como compañía el esplendor de un día interminable, la belleza del paisaje encantador y la estimulante música así soñando, pensó seriamente que la vida era solo una sonrisa.
Pero “Auto” a medida que vivía fue descubriendo que la existencia era una congestionada “Carretera” por la cual igual­mente transitaban autos de todos los modelos, tamaños y colores, a velocidades muy distintas.
Entonces comenzó a comprender que vivir es avanzar, luchar, correr y no solo sonreir. Sí, avanzar a pesar de todo para lle­gar a la otra ciudad en compañía de muchos otros autos.
Un día, en vez de la música elegida, encendió la radio y en todas las emisoras escuchó noticias relacionadas con el “tránsito en la ciudad”: choques entre autos que entorpecían el avanzar… autos asesinos… autos estacionados… autos salidos de la ruta… autos estrellados… muertos por exceso de velocidad… autos detenidos por no haber respetado las “normas de tránsito”… autos sin identidad… autos grandes que quitaban o cerraban el paso a los más pequeños… autos por la izquierda, autos por la derecha , autos por el…
“Auto” se sintió incómodo y para tranquilizarse apagó la radio y se puso a escuchar nuevamente música, así se sentía mejor…
Escuchando su música favorita creía estar en plenitud, pero no, estaba en plena carretera, al lado de muchos autos, sabiendo para dónde iba pero a ratos sin saber por dónde, sin saber cómo, sin saber por qué.
En medio de su desconcierto, pensó en la “Luz” y la luz que ya existía pero no había sido percibida, empezó a jugar papel importante en su vida. Así, con la ayuda de la luz pudo avan­zar más firme corriendo de día y de noche.
Cuando deseaba correr en exceso a conquistar la otra ciudad, una luz roja le invitaba a detenerse, a reflexionar su camino, a respetar el paso de los otros autos que a pesar de llevar distintas direcciones tenían la misma meta. El detenerse ante el semáforo en rojo no sólo le brindaba la posibilidad de avanzar mejor sino que hacía brotar en él una satisfacción una alegría distinta.
A ratos creía ir por la verdadera ruta, cuando de repente hallaba una flecha de luz verde que le indicaba cambio de dirección.
También “Auto” tuvo que transitar durante muchas noches, entonces tenía que recurrir a la luz que llevaba en su interior, consciente de que sólo una batería bien cargada era capaz de ayudarle a soportar las oscuras noches de la carretera.
Muchas cosas de esta ciudad invitan al “Auto” a parar, a estacionarse, a detener su marcha, a despreocuparse de su meta, a retardar la llegada y varias veces se detuvo.
En momentos pensó que era la ciudad que lo atraía con sus luces, con su música con esos lugares especiales que se veían tan atrayentes y divertidos… , en ocasiones fue invi­tado por otros autos que habían decidido estacionarse y más de una vez en la noche descargó la batería…
Sin embargo, a pesar de las paradas, “Auto” valientemente reemprendió la marcha. Fue cuando con gran conciencia recordó su vocación a la “Pleni­tud”, con la firme resolución de no volverse a estacionar y dejarse guiar totalmente por la luz en sus diversas manifesta­ciones.
Cuando aprendió a correr orientado por la luz, respetando la velocidad de los otros autos, con ellos, sin estacionarse, comprendió que la otra ciudad empezaba acá. Que era ésta, vivida, recorrida así. Y siguió llegando a Plenitud, mien­tras en su rostro se reflejaba una sonrisa muy distinta a la de su niñez.

 

Se van repasando las diferentes escenas del cuento, a partir de algunas preguntas a fin de ir descubriendo , su relación con la vida y las metas personales , la búsqueda de una vida en plenitud en la compañía de otros y con la seguridad de que Dios quiere lo mejor para cada uno.

Descubrir que el auto simboliza la vida de cada uno y qué opciones de ruta hacemos para alcanzar la meta, que es la vida plena que Dios quiere para cada uno/a. Al pueblo de Israel le ocurrió muchas veces que se desviaba del camino y dejaba de creer en el Dios único que los había liberado de la esclavitud.

Algunas preguntas:
¿Hacia dónde se dirige tu auto?
¿Quién maneja tu auto?
¿Qué cosas te atraen y pueden detenerte en el camino?
¿Qué hacés cuando el semáforo está en rojo, lo que significa que así no podés seguir?
¿Qué hacés cuando te das cuenta de que vas en sentido contrario?
¿Tenés cuidado de no dejar que se acabe la nafta (tu fuerzas, tus ganas de seguir, o ponés nafta calculando el recorrido?

Pensar juntos en aquellas cosas que nos alejan del camino que Dios quiere, pensemos en esos “dioses ajenos de hoy” que tratan de distraernos y nos alejan de Dios. Ej: dinero o la falta de él , drogas , alcohol , violencia, malas compañías y otros que surjan del grupo.

 

Actividad

Armar una maqueta con un recorrido, donde aparezcan los obstáculos y la meta a alcanzar. Cada adolescente diseñará su auto y compartirá con qué o con quienes cuenta para emprender el viaje.

Compartir en plenario e intercambiar vivencias.

 

A manera de desafío: Dios nos invita a conducir nuestra vida por el camino seguro de la fe en él, que quiere una vida en plenitud para sus hijos e hijas. Seguramente surgirán obstáculos y dificultades, además de cosas o situaciones que intenten desviarnos del camino correcto, pero no estamos solos conduciendo nuestro auto de la vida, Dios va con nosotros siempre y sólo nos pide que confiemos en su guía y presencia siempre.

OREMOS.- pidiéndole su dirección hoy.

Descargar

Compartir

X