19 – Somos un cuerpo unido

18 Feb 2020
en , , ,
19 – Somos un cuerpo unido

Guías Metodológicas


Esta jornada no cuenta con Libro de Actividades


1ª Corintios 12: 14-20, 27-28


Pablo compara a la iglesia -la comunidad cristiana- con un cuerpo. Esta comunidad está compuesta de muchas partes, pero el cuerpo es uno solo. La diversidad no debe romper la unidad.

En los capítulos 12 al 14 Pablo orienta a la Iglesia en cuanto al uso de los dones, las distintas maneras de servir y las distintas manifestaciones del poder de Dios, y en cuanto a los problemas originados por el abuso y espectacularidad con que se querían usar ciertos dones.

Parece que en Corinto se le quería dar más importancia a unos dones que a otros. Además, uno de los problemas que se daban en la comunidad, era la discriminación de los judíos hacia los que no eran de origen judío, de los hombres libres hacia los esclavos.

Por eso Pablo nos recuerda que «todos fuimos bautizados por el mismo Espíritu Santo, para formar una sola iglesia y un solo cuerpo» y que «a cada uno Dios nos dio el mismo Espíritu Santo». Espíritu de Dios todos somos iguales, sin importar el origen social, o procedencia étnica. Y por supuesto estos problemas habían sido motivo de división entre ellos.

Pablo nos recuerda que la función que tienen las partes del cuerpo se debe a una decisión soberana de Dios. En este contexto aprendemos que todos y cada uno de los servicios y los dones que hay en la iglesia, por más que parezcan pequeños, son igualmente importantes.

El bienestar y el desarrollo del cuerpo dependen de que cada uno de sus miembros cumpla fielmente su función. Pero también es cierto que el bienestar y el crecimiento de cada miembro dependen del resto del cuerpo. 

Debemos aprender que nuestra madurez espiritual asegura que los demás miembros funcionen debidamente, al igual que debemos aprender que el bienestar y la madurez de los otros dependen de que usemos fielmente nuestros dones y lo pongamos a su servicio.


¿Qué queremos lograr?


  • Descubrir al hermano en la diversidad.
  • Reconocer que cada uno tiene algo para hacer, que cada uno tiene un don (recordar el encuentro anterior), para ponerlo al servicio de Dios para que juntos podamos construir el Reino nuevo.

Versículo para memorizar


No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir. Romanos 12:2



Índice



./ niñas/os no lectores

En la Biblia están escritas muchas cartas y una de ellas cuenta que nosotros somos como distintas partes de un cuerpo y juntos formamos la iglesia. Las manos saben hacer determinadas cosas, los pies otras. Que los chicos vaya nombrando las partes del cuerpo y su función. Así en la iglesia. Cada uno de nosotros sabe hacer diferentes cosas y todas son muy importantes

  • ¿Quién sabe saltar? Saltar junto con los niños.
  • ¿Cantar?, ¿Aplaudir?, ¿Zapatear? Realizar distintas acciones junto con ellos.

Recordar que Dios nos ama a cada uno/a de nosotros y que es muy importante que todos estemos en la iglesia. Dios nos ayuda a hacer muchas cosas y así podemos ayudar a nuestros amiguitos, compañeros, familia, vecinos.

  • Armar un cuerpo, pintarlo y hacer con el muñequito lo mismo que hicieron ellos anteriormente con su cuerpo.

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores menores

Juego

Siempre unidos. 

Todos forman un círculo y explicar que el juego consiste en armar grupitos, lo más rápido que se pueda, poniendo en contacto distintas partes del cuerpo. El líder comienza con una serie de órdenes: i4 con los pies! (quiere decir que los niños deberán ponerse de a 4 tocándose entre todos los pies, «5 con las manos», «3 con la nariz» y así hasta haber jugado con distintas partes del cuerpo. 

En cada orden se puede agregar: parados, sentados, agachados. Después del juego conversar con los niños sobre cómo resultó el juego: si les gustó jugar, si fue fácil o difícil unir las partes del cuerpo.

 

Conversar sobre cómo el cuerpo forma una unidad, cada parte necesita de la otra porque sola no puede funcionar. Es la suma de muchos miembros. Si una parte duele, las demás partes sufren con él.

Buscar en la Biblia en la Primera Carta a los Corintios 12: 12 a 13

Leer entre todos.

 

Reflexionar con los niños acerca de que aunque en la iglesia somos un cuerpo, a veces hay problemas entre nosotros: ¿Nos peleamos entre nosotros? ¿Cómo resolvemos las peleas? 

Indicar que la carta a los Corintios nos habla del amor como una acción que nos permite atendernos y cuidarnos cuando vivimos los conflictos.

 

  • Marcar en un papel afiche el contorno del cuerpo de uno de los niños/as, . conversar sobre si existe alguna parte que consideran más importante que otra.

¿Por qué? Si lo comparamos con los miembros de una iglesia, ¿hay gente que nos parece más importante que otra? ¿Podemos sacarlos tranquilamente de nuestro : «cuerpo»? ¿Qué dice Pablo sobre eso?

  • Colocar en las distintas partes del cuerpo, que ya fue marcado, el nombre de los integrantes del grupo.

 

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores mayores

Juego

Jugar al espejo: de a dos, uno debe hacer diferentes gestos, movimientos (pedir que sean difíciles de imitar) y el que está enfrente debe imitarlo como si fuera un espejo. Al cabo de unos minutos intercambiar los roles.

 

Conversar sobre lo sucedido: ¿Pudieron imitar los gestos de la misma manera? ¿Por qué? 

Aquí es importante resaltar que aunque queramos imitarnos cada uno es distinto, único pero igualmente importante. Dios nos necesita a todos para vivir el evangelio de la justicia y la paz, y para comunicar con alegría la buena noticia del Evangelio.

Leer el texto bíblico: 1ra Corintios 12: 12 a 13.

¿Por qué Pablo habla de un cuerpo? ¿Qué hacemos en la iglesia además de ir al culto? ¿Para qué somos cristianos en el mundo? Hay personas que están encargadas de distintas tareas, ¿cuáles? ¿Qué les gusta hacer? 

Decir: Dios a todos nos regaló dones y sabemos hacer algo especialmente: 

¿Cuáles son?

Comentar que: cada uno forma parte del cuerpo de Cristo y que lo que cada uno haga es importante.

 

Dinámica

Distribuir hojas para que cada uno dibuje la parte del cuerpo que considera más importante. Luego explicarán por qué lo consideran así. 

Con las distintas partes que los niños dibujaron, armar un cuerpo, o más.

Observar si falta alguna y si es así pensar por qué.

¿Por qué damos más valor a algunas partes del cuerpo que a otras? En la vida de la comunidad, ¿hay gente que es considerada más importante que otras? ¿Por qué?

 

./ adolescentes

Comenzar con un juego

Algunos tendrán que doblar una pierna hacia atrás, otros tendrán que taparse los ojos, otros la boca, a otros atarles las manos. Pedir al que tiene la pierna atada o hacia atrás que camine, al que tiene las manos atadas que escriba. al que tiene los ojos vendados que camine hacia la puerta, al que tiene la boca tapada que cante.

 

Luego de jugar preguntar cómo se sintieron.

Resaltar la importancia de cada parte del cuerpo.

 

Leer el texto bíblico en 1ra Corintios 12:12-13 y preguntar: 

¿Con qué compara Pablo a la iglesia? ¿En qué se parecen la iglesia y el cuerpo humano? ¿Qué parte del cuerpo es más importante y por qué?, ¿Quién es esa parte en la iglesia?, ¿Qué le dió Dios a cada uno de los miembros de la Iglesia? ¿Pensás que sos necesario en la Iglesia? ¿Qué podés hacer?

 

Dinámica
  • En un papel afiche hacer el contorno del edificio de la iglesia. 

Escribir con los adolescentes o sino llevar escrito en tiras de papel el nombre de los miembros de la congregación y pegarlos en el contorno diciendo qué hace cada uno (miembro de Junta, Iíder de niños, Iíder de grupo de oración, predicador, ministerio de visitación, grupo de mayordomía, etc). Por un lado esto los ayudará a visualizar que cada miembro cumple con alguna tarea y por otro los ayudará a elegir en qué tarea van a poner sus dones a disposición del Señor.

 

  • También puede proponerse entrevistar a algún hermano con responsabilidad de liderazgo en la iglesia: Presidente de la Junta Directiva, Tesorero, ujieres, presidenta de la sociedad femenina, etc. 

Preparar un cuestionario y realizar las preguntas con un grabador o invitándolos a la clase. Entre las preguntas incluir la expectativa sobre qué pueden aportar los adolescentes

 

Hablar entonces sobre lo que ellos pueden hacer en la iglesia.

ORAR.- por todos los miembros, para que Dios los ayude a hacer su trabajo con mucho amor para la edificación de la comunidad.

Descargar

Compartir

X