18 – Jesús camina sobre el agua

11 Mar 2019
en , ,
18 – Jesús camina sobre el agua

Guías Metodológicas


Libro de actividades 18


Mateo 14:22-33


En este texto tal vez no sea tan importante que Jesús caminó sobre las aguas como que Pedro quiso hacer lo mismo que su Maestro.
Hay en el texto frases muy importantes a tener en cuenta cuando contemos el relato: “No tengan miedo” (palabra de Jesús). “Ven” (palabra de Jesús). “¡Sálvame Señor!” (palabras de Pedro). Jesús lo tomó de la mano (acción de Jesús).
Recordamos en este texto que venían de la multiplicación de los panes y los peces, y se adelantaron a Jesús en la barca; éste se quedó orando a solas en el monte.

Es un texto muy rico tanto para chicos como para grandes, por el poder de Jesús y por lo cerca que estaba de sus discípulos en momentos de inseguridad (fuertes vientos).

Las señales que hizo Jesús muestran que Él es el Hijo de Dios. Quienes estaban con Él tuvieron la oportunidad de ver las maravillas que Jesús hacía en cada oportunidad que quiso mostrarlas. En muchos otros casos Jesús actuó secretamente, pero damos gracias a Dios por estas señales que nos muestran –como verdaderas metáforas– su poder, siempre disponible para nosotros.

Esos acontecimientos que sucedieron miles de años atrás, deben ayudarnos a poner toda nuestra fe y confianza en Jesús, quien está con nosotros en todo momento a pesar de las situaciones difíciles por las que atravesemos.


¿Qué queremos lograr?


  • Desarrollar la seguridad de que Jesús siempre está con nosotros, aún cuando nos parece que todo nos va mal.
  • Reafirmar que Dios no se asusta por las cosas que nosotros hacemos.


Índice



./ niñas/os no lectores

Jugar con una caja de cartón que simule un bote.
Invitar a los chicos a entrar en el bote.

Contar: Imaginen un barco pequeño. El viento empieza a soplar fuerte y las olas suben y empiezan a salpicar. El barco se mueve para atrás y para adelante y se moja todo. (Puede echar agua con una botella de spray que solo rocíe a los niños).

¿Qué hacen cuando tienen miedo?

Contar la historia de la siguiente manera:
Jesús, se fue a una montaña para estar solo para orar y mandó a sus discípulos subir a un barco e iban a cruzar el mar. Se hizo de noche, así que estaba todo muy oscuro mientras se alejaban de la costa y un rato después el barco comenzó a moverse para un lado y para el otro. El viento empezó a soplar muy fuerte. Las olas eran muy fuertes y le pegaban al barco. ¡Y después, vieron algo! ¡Vieron a alguien! Y esa persona estaba acercándose a ellos, sobre el agua durante la tormenta. Tenían miedo. Nunca habían visto a alguien andar sobre el agua. Pero después esta persona que estaba andando sobre el agua les habló. Era Jesús que sabía que tenían miedo así que los calmó y les dijo: – “¡Soy yo, no tengan miedo!” Los discípulos conocían la voz de Jesús y confiaron en Él. ¡Era Jesús! Se había ido del lugar donde estaba orando y se fue para estar con los discípulos. Y cuando escucharon su voz, no tuvieron miedo. Se sentían seguros cuando vino Jesús. Después dejaron que Jesús se subiera al barco e inmediatamente llegaron al lugar adonde iban.

¿Qué les dijo Jesús? Cuando tenemos miedo ¿en quién podemos confiar?

Comentar: ¡Pero Jesús anduvo sobre el agua y en una tormenta! Las olas no podían parar a Jesús. El viento no pudo parar a Jesús porque Él es más poderoso que las olas o el viento. ¡Jesús es más poderoso que cualquier cosa!

ORAR.- Gracias Dios por las olas y el viento. Gracias por ser más poderoso que las olas y el viento. Ayudame a siempre a sentirme seguro siempre porque estás conmigo, y para sonreír durante la tormenta.

  Imprimir 1 y 2: Ilustraciones para el relato y A pintar (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores menores

¿Qué hacés cuando tenés miedo? ¿En quién confías cuando tenés miedo?

Contar que:
Mientras oscurecía, en la orilla del mar de Galilea, los discípulos de Jesús se subieron a un barco e iban a Capernaum que estaba al otro lado del mar. Jesús no había ido con ellos allí y el viento empezó a soplar. Ahora están en el mar de Galilea, y cuando el viento sopla,cae fuertemente desde las orillas escarpadas, causando olas muy grandes y violentas. El mar de Galilea se puede convertir en peligroso muy pronto.
Las olas se hacen grandes y el mar se pone muy peligroso. Los discípulos de Jesús sabían del peligro de ir al mar durante una tormenta. ¡Tuvieron miedo de la tempestad pero además tuvieron miedo de lo que vieron! ¿Qué pudieron ver que los espantó? ¡Habían visto a alguien! ¡Y los discípulos sabían que se habían subido en el último barco! Habían visto a alguien que estaba sobre el mar y no en el mar. Esa persona era Jesús, y estaba caminando sobre el agua.
Para Dios no hay nada imposible. Jesús les dijo: “No tengan miedo, soy yo”. Jesús nos dice lo mismo a nosotros cuando tenemos miedo. El puede cuidarte de todas las cosas que te dan miedo!
Para estar seguro de que era Jesús. Pedro quiso caminar sobre el agua y llegar a donde el Maestro. Jesús le dijo: “Ven”. Pedro salió de la barca y comenzó a caminar sobre el agua, algo que nadie puede hacer, sólo Jesús porque es el Hijo de Dios. Caminó bien mientras tuvo su mirada en Jesús. Pero de repente dejó de mirar a Jesús y comenzó a ver las olas del lago y las nubes oscuras y algo pasó. ¿Qué? Empezó a hundirse. ¡¡¡Qué miedo!!! Gritó a Jesús: “¡Sálvame, Señor!” Jesús estaba con Pedro y le extendió la mano y lo subió de nuevo sobre del agua y los dos llegaron juntos a la barca. –Jesús calmó la tempestad y sus amigos dijeron: “¡En verdad tú eres el Hijo de Dios!”


¿Quién está con vos cuando tenés miedo?

Comentar que: Jesús es el Hijo de Dios y Él está siempre contigo. Nunca te dejará solo. Cuando tengas miedo podes decirle a Jesús: “Ayudame, Jesús” y Él te ayudará.

Recordar que Jesús es el Hijo de Dios y como tal, es el único que ha podido, que puede y que podrá hacer grandes y maravillosas señales de su amor y de su poder porque ¡Él es el Hijo de Dios!

Actividad:

Entregar a cada uno la figura de Jesús ya recortada y pegar un pedazo de papel en la espalda de la figura de Jesús para pasar por allí un pedazo largo de lana o hilo.
Indicar que deben pegar o atar (un nudo grande por detrás) en los puntos negros de la ilustración. Esto ayudará para que la figura de Jesús pueda moverse sobre el agua para llegar a la barca de sus amigos.
Colorear el agua y la barca.

  Imprimir 3: Actividad (Libro de Actividades)

ORAR.- dando gracias a Jesús porque Él siempre está con cada de nosotros.

 

./ niñas/os lectores mayores

Preparar un balde con agua.
Llevar algunos objetos para que floten y otros para que no puedan flotar.
Colocar en el agua un pedazo de madera.

¿Cuántos creen que flotará en el agua? ¿Cuántos creen que se hundirá? Probemos y veamos. Continuar así con una cuchara de metal. ¿Cuántos creen que flotará en el agua? ¿Cuántos creen que se hundirá?

Luego un pedazo de papel de aluminio (mantenerlo estirado). ¿Cuántos creen que flotará? ¿Cuántos creen que se hundirá?

Seguir con un pedazo de papel de aluminio. Es exactamente igual que el otro. (hacer una pelotita con el papel). ¿Cuántos creen que todavía flotará? ¿Cuántos creen que se hundirá?
Ustedes, ¿flotan o se hunden?

(Se puede hacer la prueba de la pelotita de plastilina. Tirar una bolita de plastilina al agua (se hunde) Moldear una bolita idéntica, o la misma con forma de barquito (flota) y si se modela con forma de empanadita verán que se queda a dos aguas en lugar de irse al fondo. ¿Por qué será? Quizás en la escuela ya escucharon hablar del Principio de Arquímedes, pero si no es así lo pueden investigar en la semana.)

Leer la historia bíblica.

¿Qué hizo Jesús después que les pidió a los discípulos que cruzaron el lago? ¿Reconocieron a Jesús los discípulos cuando lo vieron caminar sobre el agua? ¿Qué le dijo Pedro a Jesús? ¿Qué hicieron los discípulos cuando Jesús se subió al barco con ellos?

Comentar que: Inmediatamente cuando Jesús y Pedro entraron al barco, el viento se calmó. De nuevo, Jesús mostró su poder sobre la naturaleza como lo había hecho cuando calmó la tormenta. Cuando los discípulos vieron todo lo que había sucedido adoraron a Jesús. Los discípulos confesaron, “Verdaderamente eres el Hijo de Dios.”

¿Sentiste alguna vez que un problema te iba a “tapar” como una ola? ¿Por qué? ¿Qué hiciste? ¿Qué dice la Biblia?

Destacar que: Mientras Pedro mantuvo sus ojos en Jesús, él pudo caminar sobre el agua, pero cuando dejó de mirar a Jesús, comenzó a hundirse. Mientras vivamos habrá tormentas en nuestra vida (momentos difíciles). Nos enfrentaremos a olas fuertes. Mientras mantengamos nuestros ojos en Jesús y confiemos en él, estaremos bien. Pero cuando alejemos nuestros ojos de él y confiemos en nuestra habilidad para resolver nuestros problemas, definitivamente nos hundiremos.

  Imprimir 4: Sopa de letras(Libro de Actividades)

ORAR.- Querido Jesús, cuando las tormentas de la vida vengan hacia nosotros, ayudanos a mantener nuestros ojos y nuestra confianza en ti. Amén.

 

./ adolescentes

Leer: San Mateo 14: 22 – 33

Entregar diez papelitos numerados del uno al diez para cada participante.
A medida que vamos haciendo las preguntas le van poniendo puntaje; separando el papel que lleva el número que eligieron: 1 poco temor – 10 mucho temor.

Preguntas:

¿Cuándo tienen miedo? ¿Un arma?, ¿Cuando van en un vehículo a toda velocidad? ¿Después de ver una peli de terror? ¿Si están en el mar y los agarra una ola grande que los envuelve? ¿Si están en medio de un lago en un bote y se arma una tormenta? ¿si se quedan solos una noche en la montaña? ¿Alguna vez pensaron que Dios les dice “No tengan miedo”, Y el miedo se les pasa? ¿Les gustaría sentir en medio del miedo la voz de Dios? ¿Qué puntaje le pondrían?

Contar: Pedro tuvo miedo cuando sintió que se hundía, uno se puede hundir de muchas maneras, (por malas notas, por hacer mal el trabajo, por robar, por no estar “bien” cuando alguien te necesita. . .); ¿Son capaces de gritar “Sálvame Señor”? La Biblia dice que en ese momento Jesús lo tomó de la mano. Subieron a la barca y el viento se calmó. Jesús siempre te lleva a lugar seguro.

¿Qué puntaje le ponés a Pedro con todo el lío que armó?

Comentar: Pensá si ese es el puntaje que le pondrías a tu vida, con las cosas buenas y con las cosas malas que haces.

¿Te animás a ponerte un puntaje secreto en la aventura de vivir?

ORAR.- dando gracias a Dios por las veces que nos saca de las tormentas.

Descargar

Compartir

X