18 – Adviento

19 Feb 2020
en , , ,
18 – Adviento

Guías Metodológicas


Esta jornada no cuenta con Libro de Actividades



Isaías 11:1-10


Llamamos Adviento al período de cuatro semanas anteriores a la Navidad. Es un tiempo de espera que nos convoca a la oración y los gestos concretos. Adviento es tiempo de renovación espiritual para salir al encuentro de Jesús que se nos acerca, que viene a vivir entre nosotros, porque Él es Dios con nosotros.

Esperar en Adviento supone como condición previa la fe, pero también la esperanza. Algo está por suceder. Extendamos la reconciliación más allá de nuestro círculo de amigos o familia. En Jesús, la Navidad es punto de partida hacia el amor más grande: el dar la vida por los amigos, compartir el pan, atender al huérfano, socorrer al indigente, proclamar la paz.

Jesús recién nacido es el que nos llama a un cambio en el corazón. Nos llama a la vida, como todo niño que nace.

En esta fecha tan especial vamos a trabajar una propuesta que puede ser hecha por toda la comunidad o en cada grupo por separado. 

Es una buena oportunidad para comenzar el Adviento todos juntos, para comenzar este tiempo teniendo en cuenta como Dios quiere que sea el lugar donde vivimos y tal vez sirva como disparador para gestionar pequeñas acciones de justicia y paz que los chicos y adolescentes pueden hacer durante este Adviento.

Seguramente cada comunidad sabrá qué es lo que más conviene destacar.

El Señor les de su PAZ que es más grande que la que el hombre puede entender; y esta PAZ, cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. Filipenses 4: 7.-


¿Qué queremos lograr?


  • Prepararnos para recibir a Jesús que viene a nacer en nuestras vidas y comunidades.
  • Comprender que la fe, la esperanza, y la acción son necesarias para buscar la paz y manifestar amor al prójimo.

Actividades

De antemano

Para preparar con anticipación: Un papel grande para pegar sobre el pizarrón o sobre la pared, donde se pueda dibujar y /o pegar figuras, papeles más chicos y lápices o fibras de colores para dibujar y plasticola.

 

Comenzar con un momento de Alabanza, cantando las canciones que canta cada comunidad y que hayan aprendido en las clases.

Orar dando gracias a Dios porque sus promesas se cumplen, porque hemos visto a lo largo de todo el año que lo que él prometía a su pueblo se iba cumpliendo.

Leer el Salmo 25:4–9

 

 

  • Preparemos el camino: ¿Qué sucede cuando alguien va a venir de visita a casa o a nuestra comunidad?

Hay que preparar la casa, pensar una rica comida ¿Qué más hacemos para recibir una visita? Nos entusiasmamos y nos alegramos por la posibilidad del encuentro. Y ponemos lo mejor de nosotros para esa preparación. En esa dirección va el llamado de Juan El Bautista cuando dice: ¡Preparen el camino del Señor! Lucas 3:1-6.

Es Jesús que viene. ¿Qué haremos para recibirlo?

 

Qué cada grupo se comprometa a realizar distintas acciones por ejemplo:

  • Realizar un gesto concreto de ayuda, de afecto, de cercanía a alguien de la familia o la comunidad: un anciano, un enfermo, alguien que sabemos que la está pasando mal. etc.
  • Que se preparen adornitos o pequeños regalos para compartir con niños u otras personas necesitadas de la comunidad.
  • Qué los adolescentes vayan a visitar a los ancianos que no pueden concurrir a la iglesia y compartan lecturas y canciones.
  •  Qué los más chiquitos preparen adornos para decorar el templo o los lugares de reunión o armen un calendario mural de Adviento con dibujos o figuritas.
  • Qué cada grupo piense creativamente cómo preparar el camino en comunidad para la llegada del Salvador. Cada comunidad de acuerdo a su realidad y posibilidades debe pensar en acciones concretas, poniendo los dones a disposición para servir con alegría.

 

Leer el pasaje de Isaías 11:1 –10

Preguntar si somos capaces de “ver” “imaginarnos” cómo será este mundo que Dios nos cuenta en boca de Isaías, cuando el Mesías venga a reinar. Con los niños mayores y los adolescentes reflexionar sobre el vers. 1. ¿Qué significa el tronco de Isaí? ¿Qué es un retoño que sale de sus raíces? Justamente estuvimos viendo como Dios llama a través de los profetas -Elías- a su pueblo. Este nuevo profeta, Isaías, anuncia algo muy importante: Dios redobla su apuesta por este pueblo y promete enviar a su propio hijo.

  • En el afiche o tela o papel que tenemos sobre la pared, pueden comenzar a dibujar sobre los versículos del 6 al 9. Entre todos ir armando un mural.
  • Los mayores o adolescentes pueden colocar las palabras del versículo 2 y de los versículos 3, 4 y 5 acerca de qué hará, cuando venga a reinar.

 

Oración de Adviento.

Señor de la Vida, te damos gracias por este tiempo de Adviento. 

Deseosos de salir al encuentro del Verbo hecho Carne, queremos recibir tu Palabra en nuestros corazones. ¡Qué todo nuestro ser se prepare para tu llegada!

Necesitamos tu presencia en nuestros hogares. ¡Qué el pesebre de Belén se  convierta una vez más para nosotros en imagen de una atmósfera de calor  humano, de protección de reconciliación, de relaciones fundadas en el amor y la entrega! 

Necesitamos tu presencia en nuestras familias. ¡Qué  la Familia de Belén nos anime a superar los obstáculos  del egoísmo, la soberbia, la indiferencia, y a recrear nuestros vínculos!

Necesitamos tu presencia en nuestra comunidad. ¡Qué la casa de Nazaret sea para nosotros modelo de contención, de inclusión, de solidaridad, de relaciones fraternas!

Necesitamos tu presencia en nuestros barrios.  ¡Qué María nos ayude a ser mano solidaria, oído atento, mente abierta, corazón acogedor, palabra respetuosa y alentadora!

Necesitamos tu presencia en nuestro trabajo. ¡Qué José nos anime a vivir la  justicia del evangelio y a practicar una vida virtuosa, con alegría  y sencillez, con profundidad y sentido de eternidad!

Necesitamos tu presencia en nuestra sociedad. ¡Qué demos lugar al Espíritu Santo  para seguir engendrando vida en nuestro medio y por medio nuestro.

Señor de la Vida, te esperamos. Amén.

Autor Anónimo.

Descargar

Compartir

X