17 – Moisés: los diez mandamientos

16 Feb 2020
en , , ,
17 – Moisés: los diez mandamientos

Guías Metodológicas


Libro de actividades 17


Éxodo 20:1-20


Hoy presentamos algo apasionante, un testimonio que tiene más de 3200 años de vigencia: un conjunto de “diez mandamientos” que Moisés recibió en el monte Sinaí, como propósitos de Dios para la vida de todo el pueblo creyente. Los primero cuatro mandamientos tienen que ver con el reconocimiento y el respeto de Dios, creador de la vida y liberador del pueblo. Y los últimos seis son principios de convivencia con nuestro prójimo.

Mandamientos
En rigor, la Biblia no habla de “diez mandamientos” sino de “diez palabras”, que se entienden como palabras de salvación. Junto al decálogo aparecen otras colecciones de leyes que rigen la vida del pueblo elegido. Destacan el “código de la alianza” (Ex 21-23), el “código de la santidad” (Lev 17-26) y el conjunto de leyes del Deuteronomio (Dt 17-25).
El texto del decálogo, en las dos tradiciones (Ex 20.1-17 y Dt 5.6-22), comienza con el recuerdo de la acción liberadora y salvífica de Dios: “Yo soy el Señor, tu Dios, que te ha liberado de la esclavitud de Egipto”. En esta autorrevelación de Dios reside el fundamento de todos y cada uno de los mandamientos. El significado esencial del decálogo es una llamada universal a la realización de la libertad donada por Dios y una invitación a actuar en favor de la liberación de los seres humanos.
En el evangelio dice Jesús: “No crean ustedes que yo he venido a suprimir la ley o los profetas…, sino a darles su pleno valor” (Mt 5.17). Insiste en los dos mandamientos principales: amor a Dios y amor al prójimo. El sermón de la montaña reclama del hombre que cumpla la intención más profunda de los mandamientos. En la última cena, nos da su “mandamiento nuevo”.
Pablo proclama la liberación de la ley y, por tanto, de los mandamientos del decálogo; pero no en su contenido, sino como vía de salvación.
M. García Leyva, en Diccionario abreviado de pastoral, Verbo Divino, España, 1999.

Un pacto es un acuerdo o una promesa mutua entre dos personas o dos pueblos. En el pacto ofrecido por Dios con el pueblo de Israel en el monte Sinaí, la parte que correspondía a Israel era la de ser fiel a Dios, reconociéndolo como Señor y liberador. Dios, en cambio, haría de Israel una nación santa, es decir, consagrada para ser su comunidad elegida para ser testigos de este Dios único, creador y liberador. Este pacto formó la base de la comunidad israelita.
Los primeros cuatro mandamientos de la ley establecieron cómo debía vivir el pueblo en relación con Dios. Antes y durante el éxodo, la mayoría de las naciones eran politeístas. Dichos dioses en general eran representados por ídolos. Jehová quería la completa fidelidad de los israelitas. Dios hasta separó un día de la semana que debía ser dedicado para descansar, orar y festejar. Las últimas seis leyes les indicaron cómo debían vivir unos con otros, como pueblo de hombres y mujeres libres, fraternales y solidarios.
Los maestros de la ley han discutido muchas veces cuál era el mandamiento más importante. Recordemos que a Jesús se lo preguntaron. En su respuesta Jesús citó dos pasajes del Antiguo Testamento: Deuteronomio 6.4-5 y Levítico 19.18.

Los judíos más devotos recitaban el Deuteronomio 6.4-5 todas las mañanas y las tardes. En este pasaje se afirman dos cosas que son básicas: que Dios es el único Dios de Israel y la relación de pacto entre el pueblo y Dios se marca por el amor fiel. El amor fiel a Dios debe ser completo e integral. En este pacto Dios se ha dado por completo al pueblo y espera que el pueblo también se entregue por completo, con el corazón, la mente y el cuerpo. En nuestro pacto de amor con Dios debemos comprometer nuestras emociones y el pensamiento. Todos nuestros pensamientos, acciones, fuerzas forman parte de una unidad, Dios nos pide que los amemos desde nuestro ser integral.

Podemos enseñar la siguiente canción sobre los 10 mandamientos con la melodía de “Los 10 indiecitos”. Y contar con los dedos cada vez que se menciona uno de los mandamientos:

Uno, dos, tres mandamientos,
Cuatro, cinco, seis mandamientos,
Siete, ocho, nueve mandamientos,
Diez mandamientos son.
No adores a otros dioses,
No hagas ídolos de nada,
No me nombren sin respeto,
Así lo manda Dios.
Guarda el día de descanso,
obedece a tus padres,
no asesines es el sexto,
así lo manda Dios.
Que respetes a tu esposa,
Y que nunca, nunca robes,
que no mientas ni codicies,
diez mandamientos son.


¿Qué queremos lograr?


  • Reconocer a Dios como liberador y como garante de la libertad de su pueblo.
  • Comprender que los diez mandamientos nos ayudan a vivir según la voluntad de Dios.


Índice



./ niñas/os no lectores

Conversar con los más chicos que las mamás y papás en realidad nos cuidan con sus consejos, cuando van a salir a la calle, cuando hace frío, cuando tienen que comer, cuando llueve o cuando sale el sol…

Comentar que eso es lo que Dios hizo cuando nos dio los 10 mandamientos, lo hizo para cuidarnos y para que podamos vivir cerquita de Dios. Dios es nuestro único Dios y a él tenemos que hacer caso. Dicen los 10 mandamientos, por ejemplo, que no tenemos que mentir, que nunca tenemos que engañar a nuestros padres, a nuestros hermanos, a nuestros amigos…

¿Decimos mentiras? ¿Nos gustan las mentiras? ¿Qué pasa cuando alguien nos dice que nos va a dar algo y luego no nos da nada? También dicen que no hay que robar. ¿Robamos? ¿Nos gusta que nos roben los juguetes o las cosas de la escuela?
Dios nos dice: Yo soy el Señor tu Dios.

Idea

Hacer para cada uno, una tira con el texto, para que ellos lo peguen en algún lugar donde la vean siempre: mochila, cama, pieza, o donde elijan.

Manualidad

Pintar la figura de Moisés con las tablas y volver a recordar los diez mandamientos en forma sencilla y en forma positiva, cambiar el “no dirás mentiras” por “decir siempre la verdad”, por ejemplo.
Libro de Actividades
  Imprimir 1: Para pintar (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores menores

Aclarar que habían pasado tres meses desde que los Israelitas se fueron de Egipto, y tenían un campamento al pie del monte de Sinaí. Dios le habló a Moisés desde la montaña y Moisés subió para hablarle. Dios le recordó a Moisés cómo había librado a los Israelitas del Faraón, demostrando su poder y su fuerza. Después Dios le dijo a Moisés que si la gente le era fiel, su nación tendría el privilegio de ser un pueblo modelo y testigo del Dios único. Después le dijo a Moisés que la gente se preparara porque en tres días el Señor iba a mostrar su presencia. La gente no debía tratar de subir la montaña ni siquiera tocarla. Así que, en el tercer día, hubo truenos y rayos como el sonido de una gran trompeta. La montaña estaba cubierta con nubes espesas de humo para mostrar que Dios estaba ahí. Toda la montaña temblaba y toda la gente tuvo miedo. Nadie pudo subir el monte aparte de Moisés. En este tiempo, Dios le dio a Moisés los diez mandamientos.

Contar la historia bíblica:
El pueblo de Dios estaba junto al monte Sinaí. Dios quería hablarle al pueblo desde el monte. Le dijo a Moisés que todos debían prepararse para escucharlo. Cuando Dios vino al monte hubo truenos y relámpagos. El monte tembló como en un terremoto y el pueblo tuvo mucho miedo. Dios habló desde el monte. Le dio los Diez Mandamientos al pueblo. Dios mismo los escribió en tablas de piedra. Dios amaba a su pueblo y quería protegerlo. Dijo que si cumplían las leyes de Dios serían felices.

Comentar que nosotros también debemos ser fieles a Dios y debemos atender sus mandamientos.

  • Presentarlos en un cartel grande, leerlos y entre todos explicarlos con ejemplos sencillos.

1) Yo soy el Señor tu Dios. No tengas otros dioses aparte de mí.
2) No te hagas ningún ídolo ni ninguna imagen de mí.
3) No hagas mal uso de nombre de Dios.
4) Acuérdate del día de reposo. Descansa y dedícalo a Dios.
5) Honra a tu padre y tu madre.
6) No mates.
7) No cometas adulterio (Respeta a hombres y mujeres, a chicos y chicas).
8) No robes.
9) No digas mentiras contra otros.
10) No envidies a tu prójimo.

¿Qué tenemos que hacer si de verdad amamos a Dios?

Comentar que amar a Dios quiere decir que sólo confiamos en él. No confiamos en la cinta roja que algunas personas se ponen para la buena suerte o para evitar la envidia. Tampoco creemos que otra persona nos puede hacer “daños”. Solamente creemos y confiamos en el poder de Dios.

Destacar que: El primer mandamiento dado al pueblo creyentes es reconocer a Dios: “Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo”. No es cualquier persona la que nos da las normas, no es un parlamento formado por hombres y mujeres como nosotros, es Dios, un Dios que a través de toda la historia de La Biblia nos demuestra que nos ama. Por eso nos da los mandamientos porque también nos da la seguridad de que siempre estará con nosotros.
Y si bien no hay un mandamiento más importante que el otro, en el primer mandamiento podemos hablar de todos los demás. Si Dios es nuestro único Dios, podremos cumplir con los otros mandamientos. No vamos a adorar a otros ídolos, no vamos a matar, no vamos a decir mentiras, no vamos a querer sacarle, por codicia, las cosas que tienen nuestros amigos.

 

Actividades

Dividirlos en pequeños grupos. Asignarles mandamientos para que los representen. Si el grupo es pequeño pueden hacerlo todos juntos y representar varios mandamiento. ¿Y si lo preparan para representar en el culto?

También pueden dibujarlos para ponerlos en un lugar visible para todos y recordarlos.

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Une los puntos (Libro de Actividades)

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores mayores

Leer el texto bíblico en Éxodo 20:1-20.

Explicar que: En la vida diaria, siempre nos dicen cosas diferentes. Pero los mandamientos de Dios nunca cambian. Es importante saber lo que son. Dios nos da los diez mandamientos para ayudarnos a entender cómo debemos actuar hacia Él y hacia otros.
Si no cumples con alguna ley humana, los jueces te pueden castigar, aunque las leyes humanas no te mandan a honrar a tus padres, ni te van a castigar por usar mal el nombre de Dios. Pero si rompes alguno de los mandamientos de Dios, vas a tener consecuencias en tu familia, en tu barrio, o puedes llegar a alguna forma de esclavitud.
La Biblia dice… (Leer Deuteronomio 5.32,33).

  • Presentar un cartel con los mandamientos.
    No tengas otros dioses aparte de mí
    No te hagas ningún ídolo.
    No hagas mal uso del nombre del Señor.
    Acuérdate del día de reposo.
    Honra a tu padre y a tu madre.
    No mates.
    No cometas adulterio (Respeta a hombres y mujeres, a chicos y chicas).
    No robes.
    No digas mentiras contra tu prójimo.
    No codicies la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su esclavo…

¿Por qué crees que “No tengas otros dioses aparte de de mi” es el primer mandamiento? (Dios quiere que lo pongamos ante cualquiera cosa. Antes que los juguetes, la tele y hasta antes que nuestros amigos) ¿Qué significa “No hagas mal uso del nombre del Señor”? ¿Qué es un ídolo? “Honra a tu padre y a tu madre” ha de ser un mandamiento muy importante. ¿Por qué? ¿Qué significa codiciar?

Destacar que: El primer mandamiento dado al pueblo creyentes es reconocer a Dios: “Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo”. No es cualquier persona la que nos da las normas, no es un parlamento formado por hombres y mujeres como nosotros, es Dios, un Dios que a través de toda la historia de La Biblia nos demuestra que nos ama. Por eso nos da los mandamientos porque también nos da la seguridad de que siempre estará con nosotros.
Segundo: si bien no hay un mandamiento más importante que el otro, en el primer mandamiento podemos hablar de todos los otros. Si Dios es nuestro único Dios, podremos cumplir con los demás mandamientos. No vamos a adorar a otros ídolos, no vamos a matar, no vamos a decir mentiras, no vamos a querer sacarle, por codicia, las cosas que tienen nuestros amigos.

Actividad

Preparar tiras de papel que tendrán las siguientes oraciones, donde está la línea (/) es por donde debes recortar para entregarle a los chicos. Entregar las partes de las frases (una a cada niño) y armarlas sobre la mesa.
Dejar que prueben la congruencia gramatical y de sentido, hay varias que admiten más de una solución. Probarlas todas y elegir las que más les gusten.
Si querés imprimirlas, podés buscarlas en el libro de actividades.

El lunes vi a un compañero que le faltaban los útiles
/ compartí lo que yo tenía.

El martes demostré que amo a Dios
/porque respeté a los mayores.

El miércoles pensé que Dios
/es mi mejor amigo.

Cualquiera puede decir que ama a Dios
/pero sus acciones confirmarán sus palabras.

Porque amo a Dios
/vengo a la iglesia a adorarlo

Puedo decir que los amo a Dios
/porque lo siento en mi corazón.

 

  • Hacer un cartel con el primer mandamiento para que puedan pegarlo en algún lugar visible de su casa. Tratar de usar materiales atractivos: plasticola de colores, brillantinas…

¿Qué mandamiento siempre cumplen? ¿Qué mandamiento no cumplen? Es un tema para que los chicos hablen, no sólo de lo que vemos por la tele, sino de nuestra propia vida, cómo nos llevamos con los 10 Mandamientos.
¿Es muy difícil? ¿Qué es lo que NO podemos hacer? ¿Y qué hacemos cuando NO podemos?

  • Escribir en un papelito lo que más les cuesta, hacer rueda de oración o que el/la líder ore por ellos y. . . tal vez se puedan quemar los papelitos en un recipiente apropiado (tratar de no provocar un incendio en la Iglesia).

ORAR.- pidiendo a Dios que nos ayude a cumplirlos para poder vivir mejor.

 

Más actividades

Libro de Actividades
  Imprimir 3: Sopa de letras (Libro de Actividades)

Libro de Actividades
  Imprimir 4: Crucigrama (Libro de Actividades)

 

  • Memoria: Haga tarjetas de los numerales y los mandamientos abajo.
    Ponga las tarjetas boca abajo en la mesa.
    Los niños (o equipos) tomarán turnos para hacer pares entre el numeral y el mandamiento equivalente.
    El niño (o equipo) con más pares gana. (Sería bueno hacer varias copias del juego para que los niños puedan jugar en grupos más pequeños).

Libro de Actividades
  Imprimir 5: Memoria (Libro de Actividades)

 

./ adolescentes

Leer el texto bíblico de Éxodo 20: 1-20.

Estos encuentros les ayudarán a los adolescentes a comprender que los mandamientos de Dios son elementales para poder vivir, incluso necesarios para sobrevivir como comunidad humana.

Explicar que cuando los israelitas dejaron Egipto, todavía sufrían los efectos de la esclavitud, no sabían cómo relacionarse como hombres y mujeres libres. Necesitaban un marco dentro del cual desarrollar sus vidas. Por eso Dios los llevó al monto Sinaí. Decir que van a conocer esas leyes o recordarlas para saber qué significa ser parte de pueblo de Dios.

 

Formar grupo y asignar tres pasajes bíblicos para cada uno de ellos:
a) Éxodo 20.1-17, Éxodo 20.21-26, Éxodo 21.1-11.
b) Éxodo 21.12-17, Éxodo 21.18-25, Éxodo 22.1-15.
c) Éxodo 22.16-31, Éxodo 23.1-9, Éxodo 23.10-19.

Entregar a cada grupo una hoja de papel para dibujar y un marcador, explicando que los pasajes que les asignó contienen los mandamientos dados a Israel.Pedir que lean los pasajes como grupo y escribir en una hoja qué ley les parece más importante y cuál menos importante.
Pedir que cada grupo elija uno de los mandamientos y piense cómo se cumple o no se cumple presentando una situación actual.

Preguntar: ¿cómo te sientes en relación con las leyes que Dios le dio a Israel? ¿Cuáles te parecieron injustas? ¿Por qué Dios le dio leyes a Israel? Si hubieras sido un israelita ¿cómo te habrías sentido al escuchar estas leyes? ¿Cómo te sentís ahora cuando te imponen reglas, aunque hayan sido consensuadas democráticamente?

Destacar que: El primer mandamiento dado al pueblo creyentes es reconocer a Dios: “Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo”. No es cualquier persona la que nos da las normas, no es un parlamento formado por hombres y mujeres como nosotros, es Dios, un Dios que a través de toda la historia de La Biblia nos demuestra que nos ama. Por eso nos da los mandamientos porque también nos da la seguridad de que siempre estará con nosotros.
Y si bien no hay un mandamiento más importante que el otro, en el primer mandamiento podemos hablar de todos los demás. Si Dios es nuestro único Dios, podremos cumplir con los otros mandamientos. No vamos a adorar a otros ídolos, no vamos a matar, no vamos a decir mentiras, no vamos a querer sacarle, por codicia, las cosas que tienen nuestros amigos.

¿Qué otros dioses seguimos muchas veces? ¿Qué dioses sigue la sociedad?

Recordar que muchas personas usan cintas rojas o creen en brujerías, usan cábalas.
Preguntar si conocen ejemplos de eso.

Volver a leer el primer mandamiento y resaltar que dice con todo el corazón, la mente, las fuerzas.
Pedir ejemplos en los que quede de manifiesto que amamos a Dios de esa manera

 

Actividad

Preparar tiras de papel que tendrán las siguientes oraciones, donde está la línea (/) es por donde debes recortar para entregarle a los chicos. Entregar las partes de las frases (una a cada niño) y armarlas sobre la mesa.
Dejar que prueben la congruencia gramatical y de sentido, hay varias que admiten más de una solución. Probarlas todas y elegir las que más les gusten.

El lunes vi a un compañero que le faltaban los útiles
/ compartí lo que yo tenía.

El martes demostré que amo a Dios
/porque respeté a los mayores.

El miércoles pensé que Dios
/es mi mejor amigo.

Cualquiera puede decir que ama a Dios
/pero sus acciones confirmarán sus palabras.

Porque amo a Dios
/vengo a la iglesia a adorarlo

Puedo decir que los amo a Dios
/porque lo siento en mi corazón.

Entregar las tiras cortadas para que ellos se junten para formar la oración completa.
Pedir a cada pareja lea lo que le toco.
Pensar entre todos otros ejemplos.

 

Entregar un pedazo de tela a cada uno para escribir el primer mandamiento sobre tela para después coserlo en una remera.
No tengas otros dioses aparte de mí.

Es un tema para que los Adolescentes hablen, no sólo de lo que vemos por la tele, sino de nuestra propia vida, ¿como nos llevamos con los 10 Mandamientos? ¿Cuánto de difícil es? ¿Qué es lo que no podemos hacer? ¿Y qué hacemos cuando no podemos?.

  • Presentar un cartel con los mandamientos.
    No tengas otros dioses aparte de mí
    No te hagas ningún ídolo.
    No hagas mal uso del nombre del Señor.
    Acuérdate del día de reposo.
    Honra a tu padre y a tu madre.
    No mates.
    No cometas adulterio (Respeta a hombres y mujeres, a chicos y chicas).
    No robes.
    No digas mentiras contra tu prójimo.
    No codicies la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su esclavo…

Después de haber leído todos los mandamientos nos preguntaremos cuál es el más importante.
Dejar que los adolescentes vayan diciendo lo que les parezca sin tirar abajo ninguna observación que hagan, sólo observando las posturas de cada uno, para luego, poder ayudarlos si es necesario.

Llegar a la conclusión que todos son importantes para nuestra vida.

Destacar que el primer mandamiento dado al pueblo creyente es reconocer a Dios: “Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo”. Y hoy y siempre nos dice que puede sacarnos de las esclavitudes. Y cuando estamos atrapados en una mentira, un robo, una falta de respeto a un hombre o mujer casados, cuando no honramos a nuestros mayores… somos esclavos.
No es cualquier persona la que nos da las normas, no es un parlamento formado por hombres y mujeres como nosotros, es Dios, un Dios que a través de toda la historia de La Biblia nos demuestra que nos ama. Y que dice que a aquel que lo ama no lo dejará ni lo abandonará por eso podemos contar con su ayuda. Por eso nos da los mandamientos porque también nos da la seguridad de que siempre estará con nosotros.
Y si bien no hay un mandamiento más importante que el otro, en el primer mandamiento podemos hablar de todos los demás. Si Dios es nuestro único Dios, podremos cumplir con los otros mandamientos. No vamos a adorar a otros ídolos, no vamos a matar, no vamos a decir mentiras, no vamos a querer sacarle, por codicia, las cosas que tiene nuestro amigo ni engañar a su novia, no robaremos.

  • Crear un espacio de comunión. Si son muchos, armar grupos pequeños, que puedan contestarse entre sí ¿Cuáles son los dioses que nos apartan de Dios?
    ¿Cuáles son los mandamientos que en lo que va del año no puedo cumplir?

 

ORAR.- Querido Señor, ayúdanos a recordar que nos diste unos límites; ayúdanos a mantenernos dentro de ellos para que nuestra vida sea agradable a tus ojos. Amén.

Entregar la lista con los mandamientos para que puedan colocarlos en algún lugar visible para ellos

Descargar

Compartir

X