03 – Jesús se queda en el templo

11 Mar 2019
en , ,
03 – Jesús se queda en el templo

Guías Metodológicas


Libro de actividades 03


Lucas 2:41-51


En la época de Jesús los niños al igual que las mujeres y los esclavos, no eran considerados personas, por lo tanto para los adultos varones no eran tenidos en cuenta para opinar ni para intervenir en un diálogo, por eso la admiración que causó Jesús ante los maestros de la ley.
En la cultura semita, entre la que se encuentra la judía, sólo a los doce años se consideraba al niño varón con las mismas responsabilidades y derechos que un adulto, comenzaba a trabajar y a ser responsable por sus propias acciones y decisiones. A partir de allí podía entrar al patio del templo.
Lucas resalta la inteligencia y la sabiduría especial de Jesús que era capaz de enfrentarse a los maestros de la Ley, quienes eran los encargados de enseñar en el templo.
En aquella época era una costumbre viajar en caravana dada la inseguridad que había en los caminos, por eso es comprensible que entre la muchedumbre sus padres no se dieran cuenta que Jesús no estaba con ellos.

Esta historia nos muestra que Jesús empezaba a comprender su misión tan especial, y a pesar de que da a entender que tenía una comunión muy especial con Dios como su verdadero Padre, no por ello deja de obedecer y seguir a sus padres terrenales.
Jesús contestó a sus padres que tenía que hacer la voluntad de Dios. Por esa razón lo encontraron conversando con los sacerdotes en el Templo de Jerusalén.

Los niños de hoy también necesitan aprender a conocer y hacer la voluntad de Dios. Jesús no quiso hacer sufrir a sus padres. La Biblia nos enseña que Él volvió a Nazaret con ellos y les obedeció en todo.
Así creció en sabiduría, en estatura y en gracia para con los demás.

Dice el pastor Pablo Andiñach:
“Crecer en estatura, sabiduría y gracia es una descripción de lo que estaba aconteciendo con Jesús en estos años llamados de la vida “oculta”, porque tan poco sabemos de lo que sucedió en ellos. De hecho tenemos solo esta historia que cubre algunos pocos días y un hecho específico para llenar todo lo que va desde su nacimiento hasta el comienzo de su ministerio cuando tenía “unos treinta años” (Lucas 3:23). Pero esta descripción –si la entendemos en sentido profundo- bien puede aplicarse a otras personas, que crecemos en cuerpo pero también en gracia en la medida que nos disponemos a colocarnos en las manos de Dios y asumir sus planes para nuestra vida.
Es interesante rescatar esta integralidad del crecimiento de Jesús. Porque el texto no se limita a exaltar su espiritualidad ni su particular devoción por lo sagrado. Al contrario, detalla que junto a su crecimiento físico (estatura), también lo hacía en conocimiento racional y por último en “gracia”. ¿Qué significa esto? La gracia es algo que Dios da. No es la “espiritualidad” al menos en el sentido llano, ya que esta es una actitud del ser humano que ve la realidad y la interpreta como campo de acción de Dios y de los hombres. Pero la gracia es la presencia de Dios en la vida, es un don recibido y al cual somos convocados para administrar en la economía de su Reino. Jesús crecía en gracia. Nosotros también somos invitados a dejar que la gracia de Dios actúe en nuestras vidas.”

/ Fuente: ISEDET
Depto. de Biblia, Aportado por Equipo de Selah

Para tener en cuenta:
El templo no fue una experiencia frecuente de Jesús, sino la sinagoga de Nazaret y tal vez las de los lugares cercanos donde se desplazaba José en su actividad de carpintero. Además, finalmente el templo de Jerusalén fue el lugar donde fue rechazado por la dirigencia religiosa de Israel, y muere expulsado del templo y la ciudad considerada santa. Pero sí expresamos que Jesús valoró esa presencia en el templo, con sus cortos 12 años, como lugar donde se daba culto a Dios, y donde manifestó frente a sus padres humanos su proximidad en Dios como su Padre.
No identificamos entonces el templo de Jerusalén como una “iglesia”, que todavía no existía como tal, sino como el lugar donde debería haberse rendido culto y testimonio sobre el verdadero Dios.


¿Qué queremos lograr?


  • Aprender que la mejor forma de crecer es hacerlo en la sabiduría de Dios.
  • Comprender que Jesús, Hijo de Dios, fue totalmente humano. Si bien estaba hablando y preguntando de Dios, atendió a sus padres y aunque éstos no entendieron lo que les decía, se fue con ellos y vivió siempre obedeciéndolos en todo.
  • Descubrir que ante un conflicto familiar, hubo capacidad de conversar para solucionarlo.


Índice



./ niñas/os no lectores

Jueguen a las escondidas pero en lugar de esconderse todos, pida a un solo niño que lo haga y que los demás adivinen quién es la persona que falta en el grupo.

Hablen acerca de cómo José y María buscaron a Jesús. la Biblia dice que Jesús crecía y se ponía cada vez más fuerte. Mientras crecía, aprendía más acerca de Dios. Una vez, cuando tenía 12 años, fue al templo de Jerusalén con sus padres, María y José. Viajaron con sus amigos y sus familiares.

Cuando llegó el momento de volver, todos comenzaron a regresar a sus casas. Después de viajar por un tiempo, María y José comenzaron a buscar a Jesús. Pero no pudieron encontrarlo. Nadie sabía dónde estaba. María y José volvieron corriendo a Jerusalén para buscar a Jesús. Después de tres días, lo encontraron en el templo. Jesús estaba escuchando a los maestros, haciéndoles preguntas. Los maestros se sorprendieron de cuánto sabía Jesús acerca de Dios.
María le preguntó a Jesús: -¿Por qué estás aquí? Tu papá y yo estábamos muy preocupados. Te buscamos por todas partes-. Jesús le contestó: -¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que quería estar en el templo, aprendiendo más acerca de Dios?-
Jesús regresó a su casa con sus padres, y los obedeció en todo lo que ellos le pidieron. A medida que Jesús crecía y se ponía más fuerte, también aprendía más acerca de Dios.

¿Cómo fue Jesús al templo? ¿Cómo viniste a la iglesia hoy? ¿Quién fue al templo con Jesús? ¿Quién vino a la iglesia con vos? ¿Qué hizo Jesús en el templo? ¿Qué te gusta hacer en la iglesia?
Destacar que Jesús fue un niño como ellos. Jugaba, aprendía lo que le enseñaban los papás, tomaba la leche, se ensuciaba, cantaba.

Pedir a los chicos que cada uno dibuje a Jesús de niño haciendo algo en particular.

Luego, reunirlos en ronda y decidir entre todos como ordenar los dibujos para hacer un libro con la infancia de Jesús y escribir un relato de la infancia. También se pueden dibujar ellos y armar otro libro en el que ellos puedan armar su infancia y terminar escribiendo una oración pidiendo a Dios que los ayude a crecer como creció Jesús.

Hacer un gráfico de crecimiento. Medir a cada niño y marcar la altura de cada uno.

 

./ niñas/os lectores menores

Contar la historia o leerla de la Biblia: Cada año los papas de Jesús iban a una celebración especial en la primavera. Este año, como de costumbre, María, José y Jesús viajaron a Jerusalén para la celebración. Ellos fueron con un grupo grande de amigos y familia. Cuando la celebración se acabó, María, José y el grupo, regresaron a sus casas. Después de un día de caminata María y José se dieron cuenta que Jesús no estaba con ellos. Preguntaron a todos sus amigos y familia pero nadie lo había visto. María y José regresaron a Jerusalén. Ellos buscaron a Jesús por todos lados.

¿Te podes imaginar qué preocupados estaban María y José? ¿Dónde podrían buscar a Jesús?

Continuar la historia: Finalmente después de 3 días, lo encontraron. ¿Sabes dónde estaba Jesús? Él estaba en el templo hablando con esos hombres grandes. Ellos habían estado allí hablando juntos todo el tiempo. Los líderes se asombraban de lo que Jesús sabía.
Cuando María lo encontró, ella le dijo:-Hijo, ¿por qué nos hiciste esto? Tu papá y yo estábamos muy preocupados por ti-. Jesús le preguntó:-¿Por qué tuviste que buscarme? Debías saber que yo iría donde está el trabajo de mi Padre-Pero no entendían lo que él
quería decirles.
Jesús fue con ellos a su casa en Nazaret y les obedecía. Él escuchaba y hacía lo que sus padres le pedían que hiciera. Jesús continúo creciendo. A la gente, le gustaba y Él complacía a Dios también.

Destacar que Jesús fue un niño como ellos. Jugaba, aprendía lo que le enseñaban los papás, tomaba la leche, se ensuciaba, cantaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia bíblica?

Hacer un modelo del camino entre Nazaret y Jerusalén. Use dos mesas con papel de color marrón (o una tela larga) encima.
Hacer el camino en forma de serpentina utilizando piedras. Al final del camino se pueden colocar dos pantallas de lámparas (de diferentes tamaños). Hay que cubrirlas con telas de color verde, gris o marrón para representar los cerros de Jerusalén. Encima colocar una caja para representar el Templo. Se lo podría hacer de una caja y dos tubos de papel higiénico (columnas).
Deben colorearlo. Al otro extremo se puede hacer las casas de Nazaret o colocar un letrero que diga NAZARET (hacerlo con cartón pegado en un palito de helados y puesto en una bolita de plastilina).

Utilizando lo que los niños han hecho, ayúdelos a recordar que la semana anterior habían estudiado el viaje de Jesús con sus padres a Jerusalén.

Ahora van a saber lo que pasó allí. Jesús con sus padres hicieron todas las cosas conforme a la ley de los judíos. Fueron al Templo e hicieron sacrificio a Dios como era la costumbre de la ley antes del comienzo del Evangelio.
Celebraron todas las actividades de la tradición acerca de la pascua. Después de hacer todo lo que tenían que hacer, la gente de Nazaret se preparaba para regresar a casa. Iban en un grupo grande porque todos eran familiares o amigos. Después de unos días, María y José empezaron a preocuparse porque no habían visto a su hijo Jesús entre la gente. Lo buscaron pero no estaba con el grupo. Entonces regresaron a Jerusalén para buscarlo.
Después de unos días le encontraron en el Templo conversando con los sacerdotes.
Los sacerdotes estaban fascinados con un niño que siendo tan joven sabía tantas preguntaba tantas cosas sobre la fe y con tanta sabiduría. Los padres de Jesús estaban tan preocupados que le preguntaron por qué había hecho algo así. Jesús se puso triste por la preocupación que habían tenido, pero al mismo tiempo, sabía que tenía que estar haciendo lo que Dios le había indicado (conversar con los sacerdotes y aprender de ellos). Él les dijo a sus padres que la voluntad de su Padre Celestial, era lo más importante en su vida.
Luego se fue a casa con María y José y les obedeció en todo.

Hacer un gráfico de crecimiento. Medir a cada niño y marcar la altura de cada uno.

 

./ niñas/os lectores mayores

¿Cómo te imaginas a Jesús cuando tenía 12 años? ¿Qué pensás que hacía para divertirse? ¿Cómo se vestía?

Leer la historia bíblica.

¿Cuántos años tenía Jesús cuándo fue por primera vez al templo? ¿En dónde encontraron los padres a Jesús? ¿Con quiénes estaba? ¿Cuál fue la reacción de los maestros de la ley ante la inteligencia de Jesús? ¿Cuál fue la respuesta de Jesús cuándo su mamá le dijo que estaban muy preocupados por él?

Maneras de crecer:
Pedirle a los chicos que lean en las columnas las diferentes maneras en que Jesús creció, seguir las columnas y enumerar las formas en que ellos van creciendo que son similares a las formas en que creció Jesús. ¿Quién te ayuda en tu crecimiento?

 

Físicamente (altura y fortaleza): Jesús era saludable. Sus padres probablemente le dieron alimentos sanos y lo educaron.

Mentalmente (mente y conocimiento): Hasta que Jesús cumplió 5 años, su mamá lo educaba en la casa. Después él fue a la escuela de la sinagoga. El maestro o rabino le enseñaba a los niños a leer, escribir y recitar los pasajes de las Escrituras. A los 12 años Jesús ya probablemente conocía a la mayoría de las leyes y mandamientos.

Relación con otras personas: Jesús probablemente jugaba libremente con otros chicos de Nazaret y se divertía con chicos de su edad en la sinagoga. También es probable que ayudara a su papá en la carpintería y cuando era pequeño seguro que ayudaba a su mamá en las tareas de la casa como moler el trigo.

Relación con Dios: José y María le enseñaron a Jesús a amar a Dios con todo su corazón, con toda su alma y con toda su mente. Jesús oraba con su familia antes de las comidas y en los días festivos de la gente judía. Los sábados, Jesús iba a la sinagoga con su familia para adorar a Dios. Jesús le pedía a Dios que lo guiara en todo y siempre obedecía.

  Imprimir 1: Crucigrama (Libro de Actividades)

 

./ adolescentes

El desafío de este texto es poder pensar el propio crecimiento, el desarrollo de la vida de cada uno a la luz del crecimiento de Cristo.
Él creció física, emocional y espiritualmente, tal cual el Padre quería.

Entonces hoy en mi adolescencia, ¿cómo puedo crecer como Cristo?

Llevar un afiche con propagandas alusivas.

Propagandas alusivas a:
– Situaciones y propuestas que deben evitar, como droga, alcohol, pornografía, adicciones, peleas, violencia en el fútbol, conducir irresponsablemente…
– Situaciones y propuestas que invitan a vivir bien: ayudar a tus compañeros, colaborar en tu casa, participar en tu centro de estudiantes, contribuir a una feria para ayudar a chicos sin casa, etc.
– Situaciones que pueden ser para bien o para mal, según los casos: jugar al fútbol, ayudar a armar una fiesta del colegio, organizar una rifa para ayudar a una familia en crisis, etc…

Ver cómo podemos crecer en lo individual y como grupo sorteando lo negativo, optar por propuestas de vida verdadera, saber discernir. Ver cuál es nuestra intervención como adolescentes en este mundo y cómo podemos cambiar o mejorar nuestra realidad si crecemos como Jesús creció.

Cuando abrimos la Biblia, vemos el retrato de familias tan “normales” como la tuya y la mía. La de Jesús no fue una excepción…

Leer: San Lucas 2:41 al 52.

¿Qué cosas te llaman la atención de esta familia? ¿Qué características podrías nombrar? ¿Terminan todos de acuerdo, pensando lo mismo?

Características para prestar atención:
Piadosa: Guardaban la ley en espíritu de justicia y amor.
Vinculada con su comunidad: Pudieron “perder” a Jesús porque tenían vínculos fuertes y profundos con sus parientes y conocidos que se basaba en la confianza
Equilibrada: En las libertades que daba a su hijo en crecimiento
Abierta a la comunicación de los sentimientos: Todos tenían derecho a expresarse (no sólo los hombres, como era la costumbre)
Supieron distinguir el hecho de la persona: Expresaron su preocupación, pero pudieron entender sus motivos.
Desarrollo integral: Promovían el desarrollo completo de Jesús, no sólo algunos aspectos.

Jesús sabía que acercarse a Dios tenía que ver con él en lo personal y no sólo con su familia.

ORAR.-

Descargar

Compartir

X