Los puritanos contra la celebración de la Navidad

22 Dic 2021
en Artículos CMEW
Los puritanos contra la celebración de la Navidad

En un posteo de diciembre de 2018, nos referimos al hecho de que John Wesley no tiene en sus escritos, sermones, etc. ninguna referencia a la Navidad. Tal ausencia es atribuible al énfasis puritano contra las celebraciones navideñas. Hoy nos explayaremos sobre esa política puritana, que sin duda llegó de alguna manera a los tiempos del nacimiento del metodismo.

No ha habido un episodio más extraño en la larga historia de la Navidad inglesa que el intento de suprimir tanto las celebraciones religiosas como las seculares durante el período comprendido entre 1644 y 1659. ¿Por qué se hizo y hasta dónde tuvo éxito?

John Knox fue el único entre los grandes reformadores al condenar todas las festividades de la Iglesia y, al menos hasta las Guerras Civiles inglesas, pocos puritanos parecen haber querido acabar con la Navidad como tal.  Ciertamente los puritanos se oponían a las asociaciones papistas de la Navidad y a los excesos como la representación teatral, los juegos de azar y el baile con los que, como gran fiesta nacional, se asociaba más que cualquier otra fiesta. Pero ninguno de los principales críticos puritanos de la Navidad antes de 1640 fue tan lejos como para defender la abolición.

Por exageradas que fueran esas críticas, tenían mucha fuerza particularmente en la alta sociedad. La opinión moderada estuvo de acuerdo en que había excesos que debían ser reprimidos, y si los críticos se hubieran detenido allí, habrían tenido un gran apoyo.

Pero perdieron la simpatía -y presagiaron las exageraciones de los años 1640 y 50ss – cuando extendieron sus objeciones a costumbres que eran inofensivas y agradables, y la pedantería con que algunos de ellos se permitían los convertía en blancos fáciles de burla.

Una cosa era llevar a la práctica sus convicciones como, por ejemplo, la excéntrica Lady Margaret Hoby, quien en los últimos años del reinado de Isabel dedicó el día de Navidad a la oración, la lectura de la Biblia y el autoexamen y otra era arremeter contra los regalos de Año Nuevo y los árboles de hoja perenne; o, para atacar al Papa se prohibía comer caldo de ciruelas; o se condenaba como papistas e idólatras a los que comían pasteles de carne picada.

Los líderes puritanos debieron ser conscientes de los riesgos que corrían al evitar que la más popular de todas las festividades sea popularmente celebrada por la tradición y el sentimiento. Pero fueron impulsados ​​por la lógica de sus propias políticas y la presión de sus partidarios más extremos, por lo que su posición se hizo más difícil por la habilidad con la que los propagandistas realistas identificaron la celebración de la Navidad con los buenos viejos tiempos y la causa del Rey y Iglesia.

La prohibición de la representación de obras de teatro, que se impuso en 1642, inhibió la celebración de la Navidad, particularmente en Londres: la Navidad había sido el pico de la temporada teatral.

En 1645, las celebraciones religiosas, pero no las seculares, fueron prohibidas como resultado de otra medida general: la sustitución del Libro de Oración Común por el Directorio Presbiteriano de Oración Pública.

La primera gran prueba para los puritanos y para la demostración del cariño popular por la Navidad sucedió en 1647, cuando las autoridades intentaron hacer cumplir una legislación general, aprobada en verano, según la cual todas las fiestas o días festivos “hasta ahora supersticiosamente utilizados” ya no debían realizarse.

El efecto fue que, por primera vez, el día de Navidad no se podía observar legalmente ni como festividad religiosa ni secular.

El liderazgo puritano no podía ignorar las implicaciones políticas de estas medidas. El punto de vista más extremo se expresó en la “terrible protesta contra el día de Navidad, basada en las divinas Escrituras”, que se presentó al Parlamento en 1652. Hablaba de la “misa del Anticristo, y de los practicantes de misas y los papistas que las celebran”.

Esto llevó al Parlamento a promulgar que el 25 de diciembre no debe ser solemnemente celebrado en las iglesias ni celebrado de ninguna otra manera, y que los pregoneros deben recordar cada año a la gente que el día de Navidad y otras fiestas supersticiosas no deben guardarse y que los mercados y las tiendas deben permanecer abiertos el 25 de diciembre.

Los servicios religiosos públicos no podían celebrarse sin un riesgo grave, y se puede suponer que, a los efectos prácticos, la Navidad, al igual que otras festividades de la iglesia, dejó de observarse como una fiesta religiosa excepto en la privacidad del hogar.

Ciertamente detrás de las ventanas de los hogares la Navidad inglesa no estaría completa sin el rosbif o el ganso o el pavo, el caldo de ciruelas y el pastel de carne picada. Según la “Vindicación de la Navidad” de 1652, los puritanos asumieron “el poder y la autoridad para saquear ollas de potaje, saquear hornos y vaciar los asadores”. Que esto no fue del todo fantasioso lo demuestra el caso del ministro en Escocia, quien en 1659 registró casas para que no tuvieran un ganso de Navidad.

Lo más probable es que el análisis realizado por el “Flying Eagle” en 1652 fuera sustancialmente sólido. Los ciudadanos siguieron la santidad de sus estómagos, decía. Y por su bien, desobedecieron al Parlamento y los Diez Mandamientos. ” No se sabía quién cedería a esta insidiosa tentación del “diablo”. Nada menos que Hugh Peters fue acusado en 1652 de predicar contra el día de Navidad y luego comer dos pasteles de carne picada para su cena.

De hecho, era irónico si, como dijo el obispo Duppa en 1655, “aunque la parte religiosa de este tiempo sagrado se deja a un lado, la parte gastronómica es observada por el más santo de los hermanos”.


Daniel A. Bruno para CMEW

Extractado y traducido por Daniel A. Bruno para CMEW, de J.A.R. Pimlott | Publicado en History Today Volume 10 Issue 12 December 1960


Compartir

X