Recursos para la predicación

24 Abr 2022
en
Recursos para la predicación
Recursos para la predicación 08 MayoMay 2022

Blanco


Cuando falta el seguimiento a Jesús, cuidado y reafirmado una y otra vez en el propio corazón y en la comunidad creyente, nuestra fe corre el riesgo de quedar reducida a una aceptación de creencias, una práctica de obligaciones religiosas y una obediencia a la disciplina de la Iglesia.

Es fácil entonces instalarnos en la práctica religiosa, sin dejarnos cuestionar por las llamadas que Jesús nos hace desde el evangelio que escuchamos cada domingo. Jesús está dentro de esa religión, pero no nos arrastra tras sus pasos. Sin darnos cuenta, nos acostumbramos a vivir de manera rutinaria y repetitiva. Nos falta la creatividad, la renovación y la alegría de quienes viven esforzándose por seguir a Jesús.

José Antonio Pagola, San Sebastián (Guipuzcoa), Eclesalia.

El Apocalipsis fue escrito cuando el pueblo de Dios sufría la persecución del Imperio Romano: grandes sufrimientos y cuestionamientos muy serios. Podemos imaginar las siguientes preguntas: ¿Por qué no viene Dios a defendernos? ¿Valdrá la pena seguir siendo fieles? ¿El Imperio es más fuerte que nuestro Dios? Nuestro mensaje intentará animar a nuestros hermanos, ayudándoles a encontrar sus propias respuestas a estas preguntas…


Juan 10.22-42 – El Mesías rechazado consuma su éxodo

Esta breve sección, en la que Jesús aparece por última vez en el templo, en la fiesta de la Dedicación/Consagración, expone la calidad de su mesianismo. Jesús es el Consagrado por el Padre: como nuevo santuario en que brilla la gloria, sustituye al templo y, con él, a toda la institución judía.

Su consagración confiere a su actividad el dinamismo del Espíritu y realiza la liberación de los oprimidos. Este mesianismo, que ponía en cuestión la legitimidad de la institución judía opresora, es rechazada definitivamente por los dirigentes, que intentan dar muerte a Jesús.

La mención de las ovejas enlaza esta sección con la anterior. La advertencia de Jesús a los dirigentes de que nadie arrebatará de su mano lo que el Padre le ha dado es polémica, insistiendo por última vez en la sustitución irreversible de las antiguas instituciones. Insinúa al mismo tiempo la resistencia que éstas ofrecen y se adivina el intento, por parte de los dirigentes, de recuperar a aquellos que han aceptado el mensaje de Jesús.

Al rechazo de los dirigentes responde la salida de Jesús fuera del territorio judío, simbolizado con el paso del Jordán, última etapa de su éxodo, la entrada en una tierra prometida que ya no se identifica con Israel y que, por tanto, está abierta a todo ser humano. Es allí, frente a las instituciones opresoras que lo rechazan, donde se forma su comunidad.

Síntesis

En este episodio, ante el interrogatorio oficial, define Jesús su condición de Mesías. Pero, en vez de aplicarse este título, se describe como el Hijo de Dios, es decir, como el Consagrado por el Padre por medio del Espíritu para una misión salvadora. Esta consagración confiere un dinamismo, que es la misma fuerza de Dios. De ahí que sus credenciales sean jurídicas, sino que nazcan de su actividad igual a la del Padre.

Las obras de Jesús, que realizan el plan creador, con las del Padre, cuyo amor comunica vida al hombre. No enseña doctrinas sobre Dios, muestra quién es a través de su acción misma. Se le enfrentan en la escena los dirigentes judíos, que de palabra respetan a Dios, mientras que en su conducta son opresores de los seres humanos.

En el trasfondo se oponen dos cadenas de realidades: vida (Dios), cuya actividad, el amor, produce vida; muerte, cuya actividad, el odio, produce muerte (8.44: homicida). Es la oposición entre Dios y “el Enemigo” (8.44), que se identifica con  el poder del dinero (8.20).

Juan Mateos y Juan Barreto, biblistas católicos, en El Evangelio de Juan, Ediciones Cristiandad, Madrid, 1982, pp. 473-484, viendo como resumen la introducción y la “síntesis” del comentario.


Hechos 9.32–11.18. Los Hechos de Pedro

9.32-43. VISITA DE PEDRO A LAS COMUNIDADES JUDEO-CRISTIANAS

En Lida y Jope, Pedro visita a los “santos” de ambas comunidades (vs 32 y 41), que es el nombre antiguo dado a los creyentes de Jerusalén (cf 9.13). En Lida y Jope se trata posiblemente de comunidades judeocristianas, dependientes de Jerusalén. En Lida Pedro se encuentra con Eneas, paralítico desde hacía ocho años. En Jope es llamado cuando una discípula llamada Tabita se enferma y muere. Pedro sana a Eneas y resucita a Tabita. Luego Pedro se queda en Jope varios días en casa de Simón curtidor, cuya profesión es considerada impura por la tradición judía, hecho que lo margina de la comunidad.

Es posible que estas tres personas tengan en el relato una dimensión simbólica. Representan a las comunidades judeo-cristianas. Eneas es el símbolo de una comunidad paralizada. Tabita, símbolo de una comunidad piadosa, que enferma y muere. Simón representaría a una comunidad judeocristiana marginada por el judaísmo oficial. Pedro sana a una, resucita a otra y legitima a la tercera. Pedro aparece aquí como el apóstol de los circuncisos (cf Gál 2.8).

REFLEXIÓN PASTORAL SOBRE HECHOS 9.32-43

  1. Los Hechos de Pedro confirman lo que ya apareció a lo largo de Hch: que la misión es imposible sin un cambio estructural en la Iglesia. la conversión de Pedro apunta hoy a una conversión de la jerarquía de la Iglesia en función de la misión. La misión exige obediencia al Espíritu y conversión.
  2. La misión es obra del Espíritu Santo. El Espíritu actuó en Pedro y en Eneas, en Tabita y en Simón simultáneamente, como actuará en el siguiente episodio en casa de Cornelio. Así hoy el Espíritu actúa no solo en la Iglesia misionera, sino también en los pueblos y personas misionados o evangelizados. El Espíritu Santo está en acción en la Iglesia, pero también, independientemente de la Iglesia, en los pueblos, culturas y personas que la Iglesia busca evangelizar.
Pablo Richard, biblista católico chileno, 1939-2021, Hechos de los Apóstoles en Comentario Bíblico Latinoamericano, Verbo Divino, Navarra, España, 2003.


Apocalipsis 7.9-17 - Sufrimiento y promesa

El texto mantiene el tono lleno de cantos de alabanza o doxologías de las expresiones anteriores, y vuelve a exaltar la pluralidad y universalidad de los redimidos. El número de 144.000 del párrafo anterior  –que tantas polémicas ha traído– ha quedado chico. Ahora nadie puede contar esta multitud.

Dios no es un Dios de grupos exclusivos, sino que su obra es para las multitudes, y por eso las multitudes lo alaban. No es solo el Dios de los iniciados y autoelegidos, sino el que rescata a los que han padecido. A Dios, y sólo a Dios pertenecen la salvación.

“La gran tribulación” no es sólo la persecución religiosa, como algunos han interpretado. Los padecimientos de los que son librados (v. 16) nos pueden ayudar a ver cuáles han sido otros padecimientos: hambre, sed, las inclemencias del tiempo. Es posible ver en esto vínculos con las bienaventuranzas (Lc 6. 20-22, hambre, persecución, o sed en el texto de Mt), o con el juicio de las naciones (Mt 25.35).

En medio de estos sufrimientos, estos han permanecido fieles. Hay que notar: no es que son salvados porque han sufrido, sino porque en medio de sus sufrimientos han “lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero” (curiosa y contradictoria imagen: lavar y blanquear en sangre… ¿de qué nos habla?). Han buscado su salvación en medio del sufrimiento, no en el sufrimiento. El sufrimiento no salva, salva la fidelidad.

Esa  fidelidad es la fuerza de la promesa, es decir, la certeza que da la esperanza. Nuevamente hay una referencia que nos remite  otro texto, al conocido Salmo 23… Nos pastoreará y  nos guiará a fuentes de aguas vivas… ¡Pero ahora el que pastorea es un cordero! El que puede comprender y acompañar a las ovejas que han sufrido, porque él mismo ha sido cordero.

La experiencia de la encarnación es expresada de la manera más poética (cf. v. 15b = Jn 1.14): un Dios que hace su campamento entre los seres humanos. Pero eso tiene su contraparte cuando miramos lo que ello significa en el ser de Dios: en el Dios omnipotente está el cordero sufriente, que es pastor de su rebaño sufriente, no desde afuera, sino desde su propia experiencia. Es lo que la experiencia de pascua aporta a la doctrina de la Trinidad.

Pero es a la vez el Señor de la esperanza, el que cumple la promesa que alivia todo sufrimiento, el Dios que enjuga toda lágrima.

Pastor Néstor Míguez


Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X