Recursos para la predicación

04 Ene 2022
en
Recursos para la predicación
Recursos para la predicación 23 EneroEne 2022

Verde


Lucas 4.14-21

Con unos pocos trazos, Lucas ubica a Jesús geográficamente en Nazaret y en la sinagoga, y temporalmente en el sábado. También lo ubica religiosamente como un judío observante: como era su costumbre fue a la sinagoga. Por tanto, si eran sus pagos y era su costumbre ir a la sinagoga, era conocido por la comunidad religiosa del lugar, un maestro reconocido.

Recuérdese que estos vs. son parte de una sección mayor, que va hasta el v. 30 y que se divide en dos partes muy claras. La primera, nuestra perícopa de este domingo, una comunidad religiosa que escucha a Jesús leer a Isaías y enseñar y se admira de sus palabras. Lo que asombra a muchos y finalmente los vuelve contra Jesús no es su lectura de Isaías, sino aplicárselo a sí mismo al anunciar que “se ha cumplido hoy”. La segunda, el rechazo de esa misma comunidad; un rechazo casi comenzado por Jesús mismo cuando les dice “Ahora me van a decir que nadie es profeta en su tierra”.

Entre ambas escenas, la pregunta de la gente “¿Pero este no es el hijo de José?” Por otra parte, justamente en este rechazo a Jesús de sus coterráneos se demuestra su vocación profética, pues, efectivamente, nadie es profeta en su tierra. La pregunta que articula las dos partes de esta narración muestra qué equivocados están en su apreciación de lo que está sucediendo ante sus propios ojos, qué poco ven a pesar de no ser ciegos.

Como se dijo arriba, el v. 1 conecta con el relato de su bautismo, después del cual regresó lleno del Espíritu Santo. Ahora Jesús se identifica a sí mismo como el portador de una misión particular, la elaborada en Isaías. Como también lo muestra la discusión en los versículos siguientes, Jesús es un profeta lleno del Espíritu Santo, quien como todos los profetas verdaderos, fue incomprendido y perseguido.

Predicación

No me animo a dar indicaciones precisas en cuanto a la meditación, pues este texto contiene muchas líneas muy diversas y creo que abre puertas a muchas posibilidades. De ahí que cada predicador y cada predicadora deberá estudiarlo, meditarlo y aplicarlo según su situación. Aquí hay algunas pautas:

  • En el evangelio de Lucas sirve como “programa de gobierno” de Jesús; programa que cumplió, no que prometió en una campaña política para no cumplirlo.
  • En el evangelio de Lucas sirve para presentar quién es Jesús. Aquí hay dos líneas principales:
    • Jesús es un profeta inspirado por Dios para proclamar su mensaje de liberación a toda persona, desde liberación del pecado hasta liberación político-social de las cadenas de las distintas esclavitudes.
    • Jesús es Mesías, es rey o líder de su pueblo. Su programa de gobierno no se basa sobre armamentismo y pauperización de su propia gente, sino todo lo contrario.

Según estos dos modelos, se podría reflexionar sobre la obra del Espíritu (¡o sea, nuestra!) hoy en nuestras sociedades; o

  • Sobre la obra del Espíritu a nivel más personal en cada persona bautizada; o sobre el sentido de la vocación a partir del bautismo; o
  • Sobre si este texto es buena nueva hoy y para quiénes, o si es mala noticia porque estamos del otro lado.
  • Dado que este texto se predica cuando en el sur todavía estamos de vacaciones pero pronto hay que ir organizando el trabajo del año, otra posibilidad es usarlo como base para reflexionar sobre las prioridades de la congregación para el próximo año, tanto en el trabajo diacónico como en el conjunto de la misión.
Mercedes García Bachmann, biblista luterana (IELU) argentina, en Estudios Exegéticos-Homiléticos 46, ISEDET, Bs As, enero 2004.


Introducción al profeta Isaías

Isaías es el texto del AT más citado o aludido en el NT (cerca de 590  referencias en 23 libros). Esta preferencia por el uso del libro de Isaías se halla, sobre todo, en las características literarias y teológicas de la obra. Una de sus cualidades más notables es el contenido del mensaje: el libro de Isaías expone una teología de la salvación que Dios realiza mediante sus intervenciones en los acontecimientos de la historia humana. Esta peculiaridad teológica se revela en las diferentes secciones del libro y hasta en el nombre mismo del profeta, ya que Isaías significa “la salvación es de YHWH (el Señor).

Otro factor que ha contribuido en forma notable a la difusión de la obra es su belleza poética y la universalidad de su mensaje profético… y en la actualización de grandes temas tradicionales (como el tema del éxodo) y en la creación de imágenes teológico-poéticas adaptada a las nuevas necesidades de los creyentes (p. ej., la consolación de Israel, superando los límites del tiempo).

A estas cualidades se suman el decidido compromiso a favor de los pobres y marginados de la sociedad (el “oprimido”, el “huérfano”, la “viuda”; 1.17) y el rechazo de las políticas expansionistas y colonialistas de los imperios, que confieren al mensaje de Isaías una indudable actualidad en el contexto de las realidades políticas, sociales y espirituales de América Latina.

Problemas de interpretación del libro de Isaías.

La considerable extensión del texto (66 capítulos) recoge tradiciones proféticas de varios siglos y hace que la obra presente una notable complejidad histórica, literaria y teológica. Según un conocido pasaje de los Hechos de los Apóstoles, un funcionario etíope convertido al judaísmo, mientras iba por el camino de Jerusalén a Gaza, leía un pasaje del libro de Isaías sin comprender claramente su significado. Y cuando Felipe se acerca a él y le pregunta: “¿Entiendes lo que lees?”, el etíope le responde: “¿Cómo voy a entenderlo si nadie me lo explica?” (Hch 8.30-31).

Numerosos intérpretes consideran que para comprender de manera adecuada el libro de Isaías es preciso dividirlo en por lo menos tres secciones, relacionadas cada una de ellas con distintos períodos de la historia de Israel.

La primera sección (caps. 1-39) se relaciona principalmente con el profeta Isaías de Jerusalén, que ejerció su misión profética en la segunda parte del siglo 8 a.C. La segunda (caps. 40-55) presupone un ambiente histórico diferente: el exilio en Babilonia durante los años 587-538 a-C., y por eso dirige a los exiliados un mensaje de consolación y de esperanza.

En la tercera sección (caps. 56-66), el mensaje se dirige nuevamente a la comunidad judía de Jerusalén, pero esta vez se trata de la comunidad postexílica. Los oráculos proféticos incluyen mensajes de juicio condenatorio y de esperanza.

El principal desafío que deben afrontar los intérpretes del libro de Isaías es analizarlo en su integridad tanto literaria cono canónica, para descubrir su sentido como un todo.

Isaías 61.1-11

En esta nueva sección (61-62) el profeta se presenta como el portavoz del Señor, que ha sido ungido y enviado a proclamar un mensaje de liberación para los pobres. Aunque el pueblo ha sufrido muchos males y calamidades, el Señor le devolverá la alegría y establecerá una alianza eterna (v 8). A esta intervención divina el pueblo responde con un  canto de alabanza y con expresiones de júbilo (vs 10-11). Según el Evangelio de Lucas (4.18-19) Jesús aplicó a sí mismo el texto de Is 61.1-3a para describir el sentido de su misión.

Aunque en el AT la unción está reservada generalmente a reyes y a los sacerdotes, en este contexto se utiliza simbólicamente para describir la misión del profeta (cf 1 Re 19.16). Dios, en efecto, le comunicó su Espíritu por medio de la unción con el óleo sagrado y lo envió a anunciar a los pobres un mensaje de salvación (v 1). Esta misión se determina luego con expresiones llenas de sentido: vendar los corazones heridos, proclamar la libertad a los cautivos, consolar a los afligidos y anunciar el año de la buena voluntad del Señor y el día de venganza de nuestro Dios. El inicio del poema evoca la misión del Siervo del Señor (cf 42.1-4; 49.1-6; 50.4-9; 52.13–53.12).

La liberación de los cautivos recuerda la terminación del exilio en Babilonia. El año de la buena voluntad del Señor es el año sabático, que según Dt 15 y Lv 25 era un período de cancelación de deudas y de liberación de esclavos hebreos (Éx 21.2; Dt 15.1,12). Los “afligidos de Sión” (v 3) son los israelitas que a la vuelta del destierro esperaban que se cumplieran inmediatamente y al pie de la letra las promesas de Is 4-55. La frase “en lugar de ceniza” alude a la práctica de echarse ceniza sobre la cabeza en señal de duelo (2 Sm 13.19); Est 4.1; Jr 6.26). El “aceite de gozo” refleja la costumbre antigua de verter aceite perfumado sobre la cabeza de los huéspedes.

Los vs 4-11 describen los planes de Dios desde una perspectiva universalista (cf cap. 60), con una insistencia particular en el amor del Señor por la justicia y la promesa de una alianza eterna (v 8), presumiblemente en la tradición de la alianza-promesa hecha a David. Toda la comunidad será la beneficiaria de esa alianza: todo el pueblo se convertirá en sacerdote del Señor (v 6) y tendrá gozo perpetuo (v 7). La extensión del sacerdocio a todo el pueblo afecta a la autoridad del sacerdocio profesional, democratiza la experiencia religiosa y ubica al pueblo en una posición de privilegio. La justicia, que es un tema común a todo el libro de Isaías, se afirma como un valor fundamental en la Jerusalén restaurada.

Samuel Pagán, Isaías, en Comentario Bíblico Latinoamericano, Edit.Verbo Divino, Estella (Navarra, España), 2007.
Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X