Recursos para la acción pastoral

12 Ago 2021
en
Recursos para la acción pastoral
Recursos para la acción pastoral 22 AgostoAgo 2021

Verde


Los sacramentos de la vida y la vida de los sacramentos

Cuando las cosas comienzan a hablar

El ser humano no es solo manipulador de su mundo. Es también capaz de leer el mensaje que el mundo lleva en sí mismo. Ese mensaje está escrito en todas las cosas que forman el mundo. Vivir es leer e interpretar. En lo efímero puede leer lo permanente; en lo temporal, lo eterno; en el mundo, a Dios. Entonces lo efímero se trans-figura en signo de la presencia de lo permanente; lo temporal, en símbolo de la realidad de lo eterno; el mundo, en el gran sacramento de Dios.

El hombre moderno es también sacramental

No creemos que el hombre y la mujer modernos hayan perdido el sentido de lo simbólico y de lo sacramental. Es posible que se haya quedado ciego y sordo a un cierto tipo de símbolos y ritos sacramentales que se han esclerotizado o vuelto anacrónicos. La culpa, en este caso, no es del hombre moderno, sino de los ritos. No podemos ocultar el hecho de que, en el universo sacramental cristiano, los ritos actuales hablan poco por sí mismos. Necesitan ser explicados. Y un signo que ha de ser explicado no es signo.

El sacramento: juego entre el ser humano, el mundo y Dios

Los fenomenólogos y antropólogos han descrito minuciosamente el juego del ser humano con el mundo. Éste se realiza en tres niveles: En un primer nivel, el ser humano siente extrañamiento. Las cosas le causan admiración y hasta temor. Las estudia, y va sustituyendo sorpresas por certezas. El segundo nivel representa el término de este proceso y es la domesticación. El ser humano consigue interpretar y de esta manera dominar aquello que le causaba extrañamiento.

Finalmente, el hombre se habitúa a los objetos. Forman parte del paisaje humano. Sin embargo, en ese juego modifica al ser humano y a los objetos. Ya no son  meramente objetos. Se vuelven signos y símbolos del encuentro, del esfuerzo, de la conquista, de la interioridad humana. Los objetos domesticados comienzan a hablar y a contar la historia del juego con el ser humano. Se convierten en sacramentos.

El mundo humano, incluso el material y técnico, nunca es exclusivamente material y técnico; es un mundo simbólico, cargado de significado. Quienes saben esto perfectamente son los que conducen a las masas a través de los medios de comunicación social. Lo que guía a los seres humanos no son tanto las ideologías, sino los símbolos y los mitos activados a partir del inconsciente colectivo. La propaganda comercial presenta el cigarrillo LS. Quien fuma de esa marca participará de los “dioses”: hombres guapos, ricos, que viven en mansiones maravillosas, rodeados de mujeres deslumbrantes, enajenados por el amor, y sin conflicto alguno que solucionar. Toda esta representación es ritual y simbólica.

El ser humano tiene esta capacidad extraordinaria: puede hacer de un objeto un símbolo y de una acción un rito. Pongamos un ejemplo: el de tomar mate. En Brasil, cuando alguien nos visita, le ofrecemos enseguida un mate caliente. Nos sentamos cómodamente al fresco, tomamos la misma calabaza y chupamos de la misma caña. No se toma porque se tenga sed o porque nos guste lo amargo. La acción tiene otro significado. Es una acción ritual para celebrar el encuentro y saborear la amistad. El mate desempeña una función sacramental.

Pablo entiende bien cuando en 1 Cor 11.20-22 observa: “Algunos vienen a la cena eucarística solo para matar el hambre y saciar la sed”. Estos pierden el sentido del sacramento. Celebramos la cena eucarística no para matar el hambre, sino para celebrar y actualizar la CENA del Señor. La acción de comer para matar el hambre y la de celebrar la última CENA es la misma, pero en uno y otro caso, el significado es diferente. La acción cotidiana de comer es portadora de un significado diferente y simbólico. Esta acción constituye el sacramento.

El cristianismo se entiende como la comunicación de la vida divina en el interior del mundo. El mundo, las cosas y los seres humanos son penetrados por la savia generosa de Dios. Esta sacramentalidad universal alcanzó su densidad máxima en Jesucristo, Sacramento Primordial de Dios. Con su resurrección, ascensión y desaparición a los ojos humanos, la densidad sacramental de Cristo pasó a la Iglesia, que es el sacramento de Cristo continuado a lo largo de los tiempos.

Sin embargo, “los sacramentos” de la iglesia no agotan toda la riqueza sacramental de la Iglesia. Pero la gracia no queda supeditada a esos signos mayores de la fe. También nos llega bajo otros signos sacramentales: la palabra de un amigo, un  mensaje perdido en el espacio, una mirada suplicante, un gesto de reconciliación, un desafío proveniente de la pobreza y de la opresión. Todo puede ser vehículo sacramental de la gracia divina.

Leonardo Boff, católico brasileño, en Los Sacramentos de la vida y la vida de los sacramentos, Edit. Santa María, Bs Aires, 2014. Resumen y adaptación parcial del primer capítulo, GBH.
Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X