Recursos para la acción pastoral

05 Abr 2021
en
Recursos para la acción pastoral
Recursos para la acción pastoral 11 AbrilAbr 2021

Blanco


¿Cómo fue posible un comienzo tras un final tan catastrófico?

Hay un hecho indiscutible, aun para el historiador no cristiano: que el movimiento de los seguidores de Jesús comenzó a revestir importancia después de su muerte. Con su muerte no se acabó todo: la “causa” de Jesús siguió adelante. Y si alguien quiere entender el curso de la historia universal, interpretar el comienzo de una nueva época y explicar el origen de ese movimiento que llamamos cristianismo tendrá que plantear sin excusas un cúmulo de preguntas:

  • ¿Cómo fue posible un comienzo tras un final tan catastrófico? ¿Cómo pudo surgir tras la muerte de Jesús un movimiento de tan hondas consecuencias para el ulterior destino del mundo? ¿Cómo pudo formarse una agrupación que invocaba precisamente el nombre de un Crucificado? ¿Cómo pudo nacer una comunidad, una “Iglesia cristiana” o, más exactamente,
  • ¿Cómo fue posible que ese maestro de falsedad, condenado, se convirtiera en el Mesías de Israel, en el “Cristo”; que ese profeta, desautorizado, llegara a ser el “Señor”; que ese seductor del pueblo, desenmascarado, se convirtiera en el “Salvador”; que ese blasfemo, reprobado, llegara a ser el “Hijo de Dios”?
  • ¿Cómo fue posible que los seguidores, en fuga, de este hombre muerto en completa soledad, bajo el influjo de su “personalidad”, sus palabras y sus obras no solo mantuvieran la adhesión a su mensaje, volvieran a cobrar ánimos poco tiempo después de la catástrofe y, finalmente, continuaran anunciando el mismo mensaje del Reino y de la voluntad de Dios (el “Sermón de la Montaña”), sino que también hicieran del crucificado el contenido mismo del mensaje?
  • ¿Cómo fue posible que proclamaran no solo el evangelio de Jesús, sino a Jesús mismo como evangelio, de suerte que el anunciador se convirtió en anunciado y del mensaje del reino de Dios se pasó inopinadamente al mensaje de Jesús como el Cristo de Dios?
  • ¿Cómo se explica que este Jesús, este ajusticiado, se haya convertido en el contenido central de la predicación de sus seguidores, no a pesar de su muerte, sino precisamente a causa de ella? ¿No quedaron definitivamente truncadas por la muerte todas sus pretensiones? ¿No desembocaron en un rotundo fracaso todas sus exageradas aspiraciones? ¿Cabía imaginar en la situación religioso-política de entonces mayor obstáculo psicológico y sociológico para la supervivencia de su causa que ese final catastrófico entre las burlas y el escarnio públicos?
  • ¿Cómo fue posible cifrar tantas esperanzas en ese final desesperado, proclamar Mesías de Dios al condenado de Dios, declarar signo de salvación al patíbulo de la vergüenza y convertir la bancarrota pública del movimiento en punto de partida de su fenomenal resurgimiento? ¿Cómo no se dio por perdida su causa, puesto que estaba vinculada a su persona?
  • Quienes tras semejante derrota y fracaso se presentaron como sus mensajeros, sin escatimar esfuerzos, ni temer las adversidades, ni retroceder ante la muerte, ¿de dónde sacaron la fuerza para llevar esa “buena noticia” a todos los seres humanos hasta los límites del Imperio?
  • ¿Por qué surgió esa vinculación al Maestro, tan diferente de la que otros movimientos tienen con la persona de su fundador, los marxistas con Marx o los entusiastas freudianos con Freud, hasta el punto de que a Jesús no solo se le venera, estudia y sigue como el fundador y maestro que vivió hace muchos años, sino que –particularmente en las asambleas litúrgicas– se le anuncia como viviente y se le experimenta como presente y actuante? ¿Cómo surgió la singular idea de que él mismo dirige a los suyos, a su comunidad, mediante su Espíritu?

Nos hallamos, en una palabra, ante el enigma histórico de la génesis, del comienzo, del origen del cristianismo: que el mensaje y la comunidad de cristianos y cristianas, bajo el signo de un derrotado, resurgen y se extienden como una explosión, acto seguido de un fracaso total y de una muerte vergonzosa. ¿Cuál fue la chispa que tras el catastrófico desenlace de aquella vida desencadenó un desarrollo tan original en la historia mundial: que del infamante patíbulo de un ajusticiado surgiera una “religión universal”, realmente capaz de transformar el mundo?

Hay que interrogar con imparcialidad a quienes iniciaron este movimiento y cuyos principales testimonios han llegado hasta nosotros. Y de tales testimonios se deduce claramente que aquella historia de la pasión, de tan catastrófico desenlace (¿por qué, si no, incorporarla a los recuerdos de la humanidad?), fue transmitida justamente porque hubo a la par una historia pascual que hizo aparecer la historia de la pasión y la de los hechos subyacentes bajo una luz completamente nueva.


Hans Küng, Ser Cristiano, Cristiandad, Madrid, 1974, pp 434-.436

 

Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X