La oración del justo es muy poderosa y efectiva. -Santiago 5:16b-

27 mar 2015
en Espiritualidad y devoción
Consejo Mundial de Iglesias

Les saludo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

En esta Santa Cuaresma, nos reunimos para recordar la entrada de nuestro Señor en Jerusalén, su sufrimiento y muerte, y su resurrección de entre los muertos. Mientras reflexionamos sobre estos misterios de nuestra fe, llevamos en el corazón a nuestros hermanos y hermanas en Cristo que en muchos países de Oriente Medio han entrado en su quinto año de agitación. Los grupos armados estatales y no estatales han cometido atrocidades insoportables en los numerosos conflictos que tienen lugar principalmente en Iraq, Siria, Libia y Egipto. Cientos de miles de personas han perdido la vida en estas guerras, la mayoría civiles inocentes entre los que se encontraban muchos niños. Millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y tierras ancestrales. Muchas otras han desaparecido en las prisiones, han sido víctimas de torturas y malos tratos, y han sido privadas de las condiciones básicas para vivir con dignidad. Los perpetradores en estos conflictos no respetan el derecho internacional humanitario, y han cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

En todas estas tragedias, las minorías religiosas y étnicas siguen siendo las comunidades más vulnerables. Entre ellas están los cristianos, nuestros hermanos y hermanas en el Señor, que afrontan el peligro actual del exterminio o el exilio de su propia región, un ataque catastrófico a la vida y el testimonio cristianos en estas tierras. Muchas iglesias y cristianos de todo el mundo han dado muestras de solidaridad y compasión a través de vigilias de oración, asistencia humanitaria y la promoción de una paz justa. A pesar de estos esfuerzos, muchos siguen sintiéndose impotentes e incapaces de lograr algún impacto o cambio. No obstante, sabemos que rendimos culto al Dios de la esperanza, en quien siempre hay cruz, siempre hay resurrección. Como cristianos, estamos llamados a vivir en la esperanza que Cristo nos da y hacer de ella nuestro testimonio en tiempos de profundo dolor y lucha.

Durante este período de Cuaresma, el Consejo Mundial de Iglesias invita a sus iglesias miembros y a los cristianos de todo el mundo a ofrecer oraciones especiales por todas las personas afectadas por estas guerras el domingo, 29 de marzo. Pedimos estas oraciones en especial por los países de Iraq, Siria, Libia y Egipto, donde la presencia y el testimonio cristianos autóctonos han sido continuos desde la encarnación de nuestro Señor, y desde donde se han divulgado las buenas noticias al mundo entero.

Se ha elaborado un servicio de oración en común a modo de recurso útil para las parroquias y las congregaciones. Estas oraciones pueden adaptarse de acuerdo con los diferentes calendarios, estilos litúrgicos y tradiciones eclesiales.

A los miembros del Comité Central y las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias.
Como estamos llamados a orar sin cesar, alcemos juntos nuestras voces anhelando la justicia y la paz.

Suyo en nuestro común Señor,
Rev. Dr. Olav Fykse Tveit
Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias (CMI)

Carta a A los miembros del Comité Central y las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias
Ginebra, marzo de 2015

Compartir