Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 7 de marzo

06 Mar 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 7 de marzo

Encuentro con Dios

 

Oración de la mañana

Que en este día, Padre, Hijo y Espíritu Santo, la fe que pusiste en mi esté disponible para dejarme transformar por tu voz que siempre es un desafío a amar. Amén.

 

Canto matutino

El Espíritu de Dios

El Espíritu de Dios está en este lugar
El espíritu de Dios se mueve en este lugar
Está aquí para consolar, Está aquí para liberar
Está aquí para guiar, el espíritu de Dios está aquí.

Muévete en mi, muévete en mi
Toma mi mente y mi corazón,
Llena mi vida de tu amor
//Muévete en mí Oh, Dios espíritu, muévete en mí.//

 

Lectura del día

San Lucas 16: 19-31

El rico y Lázaro

No es fácil descubrir las motivaciones profundas de la manera de actuar de Jesús. Jesús descubrió que la riqueza acumulada y no compartida, impide entrar en el Reino de los cielos; así lo predicó sin contemplaciones. Pero su actitud no fue excluyente, sino abierta y de acogida para todos, incluyendo los ricos.

El mensaje del evangelio pretende denunciar una falsa actitud religiosa que trae una terrible injusticia económica y social. Una correcta actitud religiosa solucionaría la injusticia social. El evangelio está a años luz del capitalismo, pero también del comunismo. Jesús predica el “Reino de Dios”, que consiste en hacer de todos los hombres una comunidad de hermanos que tengan acceso a una vida digna cuidando la creación de Dios, su casa.

El amor cristiano sólo está garantizado cuando hago algo por aquel que no va a poder pagármelo de ninguna manera. El amor que pide Jesús nunca se puede desligar de la compasión. Amor sin compasión es interés.

Ahora podemos entender por qué refugiarse en la incapacidad de cada uno para solucionar la desigualdad que produce el hambre en el mundo no puede ser excusa para no hacer nada. Nuestra pasividad está demostrando que la religión no es más que una tapadera que intenta sumar alguna seguridad espiritual a las seguridades materiales que nos tranquilizan. Jesús nos está pidiendo que salgamos del error al confiar en la riqueza como salvación. Es el camino para la salvación personal y social en el mundo.

Me daría por satisfecho si todos nosotros entendiéramos que la pobreza es un escándalo en el que todos participamos y del que tenemos la obligación de salir. No es suficiente que aceptemos teóricamente el planteamiento y nos dediquemos a criticar las injusticias que se están cometiendo hoy en el mundo. Es lo que hacemos todos. Se trata de descubrir que aunque yo esté dentro de la más estricta legalidad cuando acumulo bienes materiales, eso no garantiza que mi relación con los hombres, y por lo tanto con Dios, sea la correcta.
No basta con que los ricos sean despojados de su riqueza, porque los ahora pobres ocuparían inmediatamente su lugar. Eso ha pasado en muchas de las revoluciones sociales, gracias a Dios no en todas.

La única solución es la que propone Jesús y pasa por superar todo egoísmo para hacer un mundo de hermanos. Es verdad que los ricos no se consideran hermanos de los pobres, pero no es menos cierto que los pobres tampoco se consideran hermanos de los ricos, ni de los pobres. El evangelio va mucho más allá de la solución de unas desigualdades sociales, pero también esas injusticias quedarían superadas con un verdadero amor-compasión, con la construcción de una conciencia solidaria por el prójimo.

No podemos desarrollar nuestra religiosidad sin contar con el pobre. Nuestra religión cristiana olvidando el evangelio, ha desarrollado un
individualismo absoluto. Lo que cada uno debe procurar es una relación intachable con Dios. La moral cristiana está encaminada a perfeccionar esta relación. Pecado es ofender a Dios y punto. El evangelio nos dice algo muy distinto. El único pecado que existe es olvidarse del hombre que me necesita. Mi grado de acercamiento a Dios es el grado de acercamiento al otro y en especial al otro necesitado. Todo lo demás es idolatría.

En el mundo gobierna una minoría humana egoísta y rica, basada en la acumulación de dinero a costa de la explotación y opresión de la mayoría de la población mundial. Cuyo fin es el crecimiento sin límites para consumir en exceso. Este sistema económico capitalista nos está llevando a un suicidio colectivo, ya que la misma tierra que tiene límite está en peligro, con la complicidad de estas mismas mayorías, que inconscientemente o conscientemente quieren tener la vida de esta minoría rica.
Hoy hay una gran crisis de valores, nosotros decimos una crisis de espiritualidad, una crisis ética, cuya consecuencia es la extinción de la vida humana en nuestro planeta de seguir adorando al Dios dinero.

La nueva sociedad humana propuesta por Jesús no está dominada por un apego insaciable a los bienes materiales, usa el dinero y no se deja usar por él, sino que más bien los coloca en la esfera de lo controlable conscientemente por valores de fe y de amor, de lo comprendido como una bendición de Dios y no como un eventual ídolo. Y de esa manera pone lo económico al servicio de la vida y del bien común.

Recordemos a Juan Wesley: “Trabaja todo lo que puedas, ahorra todo lo que puedas y comparte todo lo que puedas”

Pastor Fernando H. Suarez

Canción

Bueno es alabarte
Bueno es alabarte señor
Tu nombre, darte gloria, honra y honor, por siempre.

Bueno es alabarte Jesús y gozarme en tu poder

//Porque grande eres Tú, grandes son tus obras,
Porque grande eres Tú, grande es tu amor,
Grande es tu Gloria.//

Bueno es alabarte Señor, tu nombre hoy.

Oración de la noche

Jesús, cuando tú caminaste en medio de tu pueblo en Palestina, siempre estuviste alerta. Viviste pendiente de la voluntad de tu Padre. Muchos desafíos de servicio enfrentaste con voluntad, poder y paz. Ayúdame a recuperar fuerzas en el descanso de tu amor, para mañana estar preparado para servirte en el amor a mi prójimo necesitado. Dame tu paz Señor, por El Espíritu Santo que mora en mi. Amén.

 

Motivos que presentamos en Oración

Unir las manos en oración es el comienzo de un levantamiento contra el desorden del mundo.

Karl Barth

En este tiempo

Para que la Iglesia llena del Espíritu Santo levante su voz profética contra este sistema económico injusto basado en la idolatría del dinero y sea la portadora del mensaje de Jesucristo: donde la economía esté al servicio de la defensa de la vida, de los derechos humanos y de la creación toda.

Que en este tiempo de Cuaresma podamos hacer realidad en nuestra vida el amor compasivo, centro de nuestra fe.

Que la vida en comunidad nos encuentre aguardando la renovación que trae el Espíritu Santo para nuestras vidas e Iglesia y por nuestro medio para el mundo.

Ven Espíritu Santo llénanos con tu poder, fuerza y sabiduría para hacer la voluntad de nuestro Padre y de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

 


propuestas anteriores

Compartir

X