Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 31 de enero

30 Ene 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 31 de enero

Encuentro con Dios

 

Alabad al Señor

Libertad,
No es despertarte una mañana sin cadenas:
Es algo más.
Libertad,
No es poseer las llaves de todas las puertas:
Es algo más.
Libertad,
No es construirte solitario un mundo aparte:
Es algo más.
Libertad, es convivir,
Decidir, elegir.
Libertad es amar,
Comprender y luchar
Para que todos tengan libertad.

Campamento Metodista, Ing. Maschwtiz, 1973

 

Lectura del día

Marcos 1:21-28.  Reina Valera Contemporánea (RVC)

Llegaron a Cafarnaúm, y en cuanto llegó el día de reposo, Jesús fue a la sinagoga y se dedicó a enseñar. La gente se admiraba de sus enseñanzas, porque enseñaba como corresponde a quien tiene autoridad, y no como los escribas. De pronto, un hombre que tenía un espíritu impuro comenzó a gritar en la sinagoga: «Oye, Jesús de Nazaret, ¿qué tienes contra nosotros? ¿Has venido a destruirnos? ¡Yo sé quién eres tú! ¡Eres el Santo de Dios!» Pero Jesús lo reprendió, y le dijo: « ¡Cállate, y sal de ese hombre!» El espíritu impuro sacudió al hombre con violencia y, gritando con todas sus fuerzas, salió de aquel hombre. Todos quedaron muy asombrados, y se preguntaban unos a otros: « ¿Y esto qué es? ¿Acaso es una nueva enseñanza? ¡Con toda autoridad manda incluso a los espíritus impuros, y éstos lo obedecen!» Y muy pronto la fama de Jesús se difundió por toda la provincia de Galilea.

 

Es sumamente interesante que, este hecho narrado en Marcos, transcurre dentro de la sinagoga; lugar donde se reunían los judíos “varones” para cantar salmos, hacer oraciones, leer las Escrituras y otras cuestiones comunitarias. Lo interesante, es que, en ese espacio, aparece Jesús y le dan la palabra. Comienza a enseñar, no citando algún rabino célebre como se acostumbraba o se acostumbra hacer, sino que hablaba con autoridad propia… Y con esa misma autoridad y fuerza hecha afuera a los demonios.

En los tiempos de Jesús, la gente creía que «los espíritus impuros, demonios o diablos» podían venir de varios lugares; pues eran seres que existían desde la creación o pertenecían a persona malvadas fallecidas o lo que narra Gen.1: 8…

Ahora… No importa si Jesús o nosotras y nosotros creemos en los demonios; tampoco importa si estos son las imágenes tomadas del Dante o de alguna película de terror…Pues; los verdaderos demonios los encontramos a diario, esclavizando a las personas; pueden estar ubicados en nuestra mente, en nuestro corazón, en el marco social o en el espacio de cuatro paredes, que llamamos iglesia.

Además, tienen nombres bien conocidos y no nombres estrambóticos… Trata de personas, violencia doméstica, abuso, fobias ―en sus múltiples expresiones, droga, pobreza… En fin, la lista es enorme…

Por lo general estos demonios, tratan siempre de disimular su presencia, aprovechando que podemos o no creer en ellos o bien teniendo en cuenta que “lo que no se habla no se ve” y así se los mantienen tranquilos mientras no se amenace sus posiciones. El mundo que nos pinta el evangelio es un mundo que desconocemos; lo que sí sabemos y conocemos es que nosotras y nosotros, vivimos en una sociedad presa de demonios que generan al pecado alienante y manejan a humanos « endemoniados » que sumergen a las personas en todo tipo de miserias…

De manera que; es allí cuando se escucha las voz de Jesús con autoridad, con fuerza poderosa y liberadora. Donde las personas son levantadas de sus múltiples opresiones, recreadas y renovadas por el poder de su Espíritu, si bien las sombras demoníacas siguen estando; el mismo Espíritu no da valor y nos hace perder el miedo para enfrentarlas; pues esta es nuestra victoria… Tal como dice Juan: «El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto se ha manifestado el Hijo de Dios: para deshacer las obras del diablo» 1ª. Juan 3:8. De manera que… ¡Demos gracias y alabemos al bendito Dios porque ha vencido los poderes del mal…!

 

Oración de la mañana

Dios, Padre nuestro, Tu que nos amas hasta el extremo de tal manera que enviaste a Jesús para liberarnos de las ataduras del pecado; enséñanos a amar a los demás con todas nuestras fuerzas, y que nuestro amor no se quede en buenas palabras sino que se traduzca en obras de justicia, de amor y de servicio a favor de todas las personas. Por Jesucristo nuestro Amigo. Amén

 

Oremos por

  • Por todas las iglesias de nuestro país y las de nuestros países hermanos.
  • Por el trabajo de los grupos de koinonía en cada comunidad.
  • Por la misión en nuestra iglesia.
  • Por nuestros jóvenes y niños.
  • Por Argentina.
  • Por aquellas personas que han sido despedidas de sus trabajos.
  • Por nuestros enfermos.
  • Agreguemos más motivos para orar en la semana…

 

Oración Nocturna

Dios Padre y Madre amoroso, que al retirarnos a descansar, podamos tener presente, el deseo de seguir buscando tus señales,La fuerza y decisión de responder a ellas. El amor que se brinda a cada paso en el camino y el regalo de reconocer tu presencia en los más frágiles de tus hijos e hijas. Y que la bendición de Dios, que es Padre y Madre, Hijo y Espíritu Santo vele y proteja nuestro sueño. Amén

 

Salmo 111

Aleluya

Alabaré al Señor de todo corazón,
en compañía de la comunidad de los fieles.
Las obras del Señor son grandes;
todos los que las desean, las buscan.
La creación del Señor es hermosa,
y su justicia permanece para siempre.
El Señor es bondadoso y compasivo,
y todo lo que hace merece recordarse.

El Señor alimenta a quienes lo honran,
y nunca se olvida de su pacto.
Reveló a su pueblo su gran poder,
y le dio en propiedad las tierras de otras naciones.
Todo lo que él hace es justo y verdadero;
sus mandamientos son dignos de confianza.
Se mantendrán firmes para siempre,
porque los hizo con verdad y rectitud.

El Señor rescató a su pueblo,
y estableció su pacto para siempre.
El nombre del Señor es santo y temible.
El principio de la sabiduría es el temor al Señor.
Quienes practican esto adquieren entendimiento
y alaban al Señor toda su vida.

 


propuestas anteriores

Compartir

X