Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 26 de septiembre

25 Sep 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 26 de septiembre

Encuentro con Dios

 

Salmo 128. RVC

¡Dichosos todos los que honran al Señor!
¡Dichosos los que van por sus caminos!
¡Dichoso serás, y te irá bien,
cuando te alimentes del fruto de tu trabajo!

En la intimidad de tu casa,
tu esposa será como una vid con muchas uvas;
alrededor de tu mesa
tus hijos serán como retoños de olivo.
Así bendice el Señor
a todo aquel que le honra.

¡Que el Señor te bendiga desde el monte Sión!
¡Que veas en vida el bienestar de Jerusalén!
¡Que llegues a ver a tus nietos!
¡Que haya paz en Israel!

Alabad al Señor

Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria;
De sus mercedes esté viva en ti la memoria.
¡Oh, despertad, arpa y salterio! entonad
Himnos de honor y victoria

Alma, bendice al Señor que a los orbes gobierna,
Y te conduce paciente con mano paterna,
Te perdonó, de todo mal te libró
Porque su gracia es eterna

Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente
Que te creó, y en salud te sostiene clemente;
Tu defensor en todo trance y dolor;
Su diestra es omnipotente

Alma, bendice al Señor y su amor infinito
Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito;
Dios, mi salud, de todo bien plenitud
¡Seas por siempre bendito!

Joachin Neander (1650-1680)

 

Lectura del día

Juan 8: 31-32. RVC

Entonces Jesús dijo a los judíos que habían creído en él: «Si ustedes permanecen en mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.»

 

Nuestro Leccionario de la semana, nos invita a re-pensar este texto que conocemos muy bien; pero quienes acostumbramos o intentamos hacer una lectura liberadora de las Escrituras, siempre le encontramos algo nuevo…

No hay mejor pasaje de las Escrituras Cristianas que describa, con tanta claridad las características del discípulo(a),como éste.

A simple vista para ser discípulo(a) de Jesús hay que creer. Creer significa un cambio de actitud frente al sí mismo, frente a los demás; como dijimos la semana anterior es mirarnos y mirar al otro(a) como si lo mirara Dios.

Creer es recrear y transformar nuestra propia vida. ¿Qué queremos decir con esto?Supongamos que llama a nuestra puerta un amigo muy querido, que no nos imaginamos que vendría a vernos y… obvio, no lo vamos a dejar en la calle… Lo hacemos pasar… y… como siempre, el lugar donde vivimos ¡está hecho un gran desastre…! Nuestro amigo ve el cuadro, no nos dice nada. Se ofrece a ayudar a arreglar y ordenar ¡semejante lío!Algunas cosas hay que tirar, otras hay que arreglar y limpiar porque todavía son útiles; en fin… Después de un tiempo, tenemos la satisfacción y la alegría de tener nuestro lugar, donde vivimos, en orden. Eso es lo que hace Jesús, cuando creemos en su mensaje liberador… Ordenar, arreglar, desechar lo que no sirve y de esa manera logra que podamos disfrutar de paz y alegría.

Esto puede ser cuestionable porque no todas nuestras vidas son un desastre; sin embargo, hay momentos que nos damos cuenta que hay algo que debemos tirar, modificar o recrear porque creer significa siempre, comenzar de nuevo.

Para ser discípula(os) debemos depender absolutamente de las Escrituras. Cuando decimos esto, queremos decir que las Escrituras no son mágicas o son un recetario de cocina o el libro de “las 100 soluciones” sino son aquellas cosas escritas para nuestro, consuelo, guía y esperanzas. Y… en el mientras tanto, bebemos de nuestro propio poso: «El evangelio de Cristo se opone diametralmente a esto.  En él no se encuentra una religión solitaria.  “Santos solitarios” es una frase tan contraria al evangelio como la de “santos adúlteros”.

El evangelio no reconoce ninguna religión que no sea social, ninguna otra santidad que no sea la santidad social ».JUAN WESLEY

Por último ser discípula(o) es ser una persona libre (vers.32) “No me digas ¿libre de qué sino libre para qué?(*)¡Sí…! La o el discípulo sabe por experiencia propia  que ha sido liberado del pecado alienante por la amorosa gracia de Jesús.

Es libre de prejuicios, de clasismos, de sexismo, de oscurantismo y de todos los “ismos” que seducen, corrompen y enferman a cualquier persona, creyente o no-creyente. De manera que, demos gracias por esta maravillosa libertad que disfrutamos en Jesús y digamos con el apóstol Juan:«Hermanos míos, no se extrañen si el mundo los odia. En esto sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida: en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en la muerte».1ª Juan 3: 14. Amén.

(*)FRIEDRICH NIETZSCHE (1844—1900) – Nihilism and the Revaluation of Values
R.G.

Oración de la mañana

En este día, alúmbrame buen Jesús, con la claridad de tu luz interior y disipa de mi corazón todas las tinieblas. Refrena mis muchas distracciones y quebranta las tentaciones que me hacen violento. Pelea fuertemente por mí, ahuyenta los malos deseos de mi débil mente y que con tu virtud logre tu paz; de esa manera resuenen abundantemente las alabanzas en el santuario de una conciencia limpia. Amén.

IMITACIÓN DE CRISTO s.XIV

 

Hoy oramos

  • Por nuestro pueblo
  • Para que nunca falte el trabajo y el pan en cada mesa familiar.
  • Por los ancianos y niños.
  • Por las actividades de las congregaciones en todo el país.
  • Por nuestras pastoras, pastores, obreros/as y predicadores/as laicos que ofrecen con amor su tiempo y trabajo.
  • Por nuestro obispo, Américo Jara y su acompañamiento y dedicación en cada una de nuestras comunidades.
  • Especialmente, le pedimos a nuestro Dios, Padre-Madre, que ponga su mano de sanidad en la salud de nuestra Obispo Emérita, Nelly Ritchie, que ha sido intervenida y su estado es delicado.
  • Seguimos orando sin cesar….

A las hermanas y hermanos de las congregaciones del país:

Les invito a que envíen sus motivos de oración (u oraciones) para que podamos compartirlos en la semana, mediante este medio. De esta manera, estaremos en verdadera conexionalidad y unión, pidiendo a nuestro trino Dios que nos guíe y cuide como parte de su pueblo.

Enviarlos a virgiminico@hotmail.com

 

Oración Nocturna

Oh Dios que eres el autor de la paz y amante de la concordia, de cuyo conocimiento depende nuestra vida eterna y cuyo servicio es perfecta libertad; defiende a tus humildes servidores de todos sus enemigos, a fin de que, confiando en tu defensa, no temamos el poder de cualquier adversario, mediante la fuerza de Jesucristo, nuestro Señor. Amén

LITURGIA ANGLICANA – a. 1549

propuestas anteriores

Compartir

X