Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 23 de marzo

22 Mar 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración

Archivo para imprimir propuestas anteriores

Canto matutino

Deus tu és meu tudo (Dios tú eres mi todo)

Oh Dios, mi Dios, tú eres mi todo
antes que despierte el alba,
ya tu soberana luz ilumina a mi corazón,
y me inunda tu poder que a todo vivifica.

Por Ti suspira y clama mi alma sedienta
en tanto deba vivir en tierra desierta
Hambriento como estoy sólo tu amor aliento puede dar

En tierra seca me contemplas.
Todo anhelo, mi deseo
deposito sólo en Ti seguro en tu sola gracia
Me regocijo sólo en Ti, Tesoro mayor de este mundo

¡Oh cuán preciosa que es la vida!
y tu amor lo ocupa todo: mi tiempo y mi corazón.
y mis labios te darán loor
Yo te proclamaré Señor
En Ti descansará mi paz

//y mi gloria y mi alegría// //Amen//

Texto original-Letra: Charles Wesley.
Trad. Luiz Carlos Ramos.
Música: Liséte Espíndola.

 

Oración de la mañana

Colecta para los viernes

Dios todopoderoso, cuyo muy amado Hijo no ascendió al gozo de tu presencia sin antes padecer, ni entró en gloria sin antes ser crucificado: Concédenos, por tu misericordia, que nosotros, caminando por la vía de la cruz, encontremos que ésta es la vía de la vida y de la paz; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por la renovación de la vida – Libro de Oración común

 

Texto sugerido

“Les he dado ejemplo para que hagan lo mismo, que yo hice con ustedes.”
Juan 13:15

 

Para rumiar en momentos del día

¿Quién es Cristo para mí?

Jürgen Moltmann en su libro Cristo para nosotros hoy, nos relata su experiencia espiritual en relación al Cristo Crucificado y cómo el descubrir el sufrimiento de Jesús a través de los relatos de los evangelios, lo hizo acercarse y aferrarse a El. Casi al final de la Segunda Guerra mundial, en medio de una desesperanza muy grande, Moltmann se pregunta “¿Quien es Cristo para mí? Es una pregunta personal que se hace Moltmann.

Se sentía abandonado por Dios y por la gente; las esperanzas de su juventud habían muerto. No veía futuro alguno por delante. Estaba en tal condición, que un capellán del ejército norteamericano le puso una Biblia en la mano y la empezó a leer. Comenzó con los salmos de lamento individual y colectivo del AT; «enmudecí con silencio, me callé aún respecto de lo bueno; y se agravó mi dolor […] forastero soy y advenedizo, como todos mis mayores» (Salmo 39). Luego le atrajo la historia de la Pasión. En consecuencia expresa

“Cuando llegué al grito de Jesús al morir, me dije: Aquí está el que te entiende y está contigo cuando todos te abandonan. «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?». Ese era también mi clamor a Dios. Empecé a comprender al Jesús sufriente, tentado, abandonado por Dios, pues me sentía entendido por él.

Y comprendí: este Jesús es el hermano divino en nuestra necesidad. Trae esperanza a los cautivos y abandonados. Es quien nos libera de la culpa que nos oprime y roba todo futuro. En ese instante me atrapó la esperanza, aunque desde una perspectiva humana había poco que esperar. Me infundió el coraje para vivir en un momento en que acabar con todo quizá hubiera parecido lo más sensato. Esta temprana comunión con Jesús-nuestro hermano en el sufrimiento que nos libera de la culpa- nunca más me ha dejado. Para mí, el Jesús crucificado es el Cristo

En los conflictos públicos y privados de mi vida aprendí luego a percibir la presencia del Jesús terrenal. El que trae el reino de Dios a los pobres, el que cura a los enfermos, el que acoge a los menospreciados, es quien nos llama al seguimiento y nos cautiva para la vida con su esperanza y su entrega”.

Jürgen Moltmann, Cristo para nosotros hoy, Madrid, Editorial Trotta, 1997, p.10. 1997.

Bendición Franciscana

Que Dios te bendiga con incomodidad ante las respuestas fáciles, las verdades a medias, las relaciones superficiales. Así vivirás en lo profundo de tu corazón.

Que Dios te bendiga con la ira ante la injusticia, la opresión y la explotación del pueblo. Así trabajarás por la justicia, la igualdad y la paz.

Que Dios te bendiga con lágrimas derramadas por quienes sufren el dolor, el rechazo, el hambre y la guerra. Así tenderás tu mano para consolarles y para cambiar su dolor en alegría.

Y que Dios te bendiga con la locura de pensar que puedes hacer que el mundo sea de otra manera. Así harás las cosas que otros te dicen que son imposibles. Amén.

 

Oración de la noche

Señor Dios, todopoderoso y eterno Padre, que nos amas como una madre, nos hiciste llegar sanos y salvos hasta esta noche. Consérvanos con tu gran poder en la hora del descanso. Perdónanos por el mal realizado y el bien omitido. Ayúdanos a caminar con Jesús el Cristo y que estemos con El, tanto en la Cruz como en la Resurrección. Danos tu paz , para que no caigamos en pecado, ni nos venza la adversidad; y, en todo lo que hagamos, dirígenos a realizar tus designios; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Pablo Oviedo

 

Canción

El pan y el Vino

Al partir el pan y al beber el vino
Al partir el pan y al beber el vino, y al beber el vino.
Al partir el pan, abres tu vida de par en par
y al compartir tu vida se llena de ti la mia .
Y al beber el vino, amargo fruto de tu destino,
se inunda toda mi vida y por fin tiene sentido.

Luis Alfredo Díaz

 

Motivos que presentamos en Oración

En esta Semana Santa, donde realizamos cultos y testificamos nuestra fe:

  • Por los cultos y actividades de la Semana Santa y el testimonio de cada congregación en sus actividades.
  • Ante el 40 aniversario del Golpe de Estado de la última dictadura militar, para que Nunca Más haya terrorismo de estado y para que haya verdad y justicia para una verdadera reconciliación nacional.
  • Porque el Señor nos renueve en la disciplina de la Oración personal y comunitaria.
  • Por nuestra patria argentina, los desafíos que enfrenta nuestra nación en relación a la deuda externa y el debate y resolución de nuestro Congreso.
  • Por el inicio de las Escuelas Bíblicas y espacios de educación Cristiana.
  • Por los sueños y proyectos que cada iglesia local tiene para este año y las asambleas locales de cada comunidad.
  • Por los distritos y sus reuniones de OED y programas.

Y continuamos orando por:

  • Por la salud de aquellos que están padeciendo alguna dolencia o enfermedad.
  • Por la unidad, el amor y la sanidad en nuestras familias.
  • Por un volver el rostro a la Creación y ser más comprometidos por el cuidado de nuestra tierra: nuestra casa.
  • Por la paz y el entendimiento entre los pueblos del mundo.
  • Para que no falte trabajo, educación, salud y vivienda en cada familia de nuestro pueblo.
  • Por el acercamiento, el perdón y la restauración entre quienes están alejados o peleados.
  • Para que nuestro corazón y mente se abran más y miren al otro, encontrando en él, en ella, a un amigo/a, hermano/a.
  • Por el Segundo Encuentro Nacional de Líderes laicas y laicos a realizarse a fines de abril.
Compartir

X