Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 23 de agosto

22 Ago 2017
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 23 de agosto

Encuentro con Dios

 

Alabad al Señor

Todavía cantamos, todavía pedimos,
Todavía soñamos, todavía esperamos,
A pesar de los golpes que asestó en nuestras vidas
El ingenio del odio desterrando al olvido
A nuestros seres queridos.

Todavía cantamos, todavía pedimos,
Todavía soñamos, todavía esperamos,
Por un día distinto, sin apremios ni ayuno,
Sin temor y sin llanto, porque vuelvan al nido
Nuestros seres queridos.

Todavía cantamos, todavía pedimos,
Todavía soñamos, todavía esperamos…

Selección copiada de: FESTEJEMOS JUNTOS AL SEÑOR (IGLESIA METODISTA)

Lectura del día

Mateo 8: 1-4. Reina Valera Contemporánea (RVC)

 Al descender Jesús del monte, lo seguía mucha gente. Un leproso se le acercó, se arrodilló ante él y le dijo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme.» Jesús extendió la mano, lo tocó y le dijo: «Quiero. Ya has quedado limpio.» Y al instante su lepra desapareció. Entonces Jesús le dijo: «Ten cuidado de no decirle nada a nadie. Más bien, ve y preséntate ante el sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para que les sirva de testimonio.»

Jesús sale de Cafarnaúm para anunciar la Buena Noticia, donde va a encontrase con las familias más aisladas; aquellas que no son tomadas en cuenta. En su camino le sale al encuentro un leproso. La lepra en el tiempo de Jesús era una enfermedad, rara vez curable, que además estaba asociada como castigo divino por pecado de la persona que la padecía

Lo maravilloso de este milagro es que Jesús se acerca al enfermo y en ese gesto le reconstituye la piel y los tejidos pero además ha logrado algo mucho mejor… Lo saca de la marginación, en adelante será una PERSONA igual a las demás; pues Dios mismo le ha hecho recuperar su dignidad como tal…

Quiere decir que la Buena Noticia que comenzó a proclamar Jesús, trae una transformación: en adelante, no habrá más personas marginadas.

En el « no decirle nada a nadie » está la riqueza verdadera y no aquella que busca hechos mágicos, engañosos. La propuesta y desafío de Jesús es que sus seguidoras y seguidores no busquen fama a través de dudosos milagros; sino que puedan realizar hechos con amor, sirviendo a todas las personas, sin excepción. Este es el verdadero milagro que todas y todos podemos realizar.

 

Oración de la mañana

Úsame en este día, mi Salvador, para cualquier propósito y en cualquier forma que te convenga. Aquí está mi pobre corazón; un vaso vacío, llénalo con tu gracia. Aquí está mi cuerpo y mi mente perturbados por el pecado, dales vida y refréscalos con tu amor. Toma mi ser para que sea el lugar donde tú vives, toma mi boca para que proclame tu gloria… Que en todo momento, desde lo más hondo de mi corazón pueda decir: “Jesús te necesita y yo le necesito a él” Amén.

D. L. Moody (1837-1899)

Oremos por

  • Por todos aquellas que sufren el desamparo y el olvido.
  • Por las que son víctimas de toda clase de violencia.
  • Para que la justicia sea real y esté presente en todo momento de nuestras vidas.
  • Por la construcción de una paz verdadera.
  • Por nuestras familias.
  • Por la sanidad de nuestros enfermos.
  • Para estar más atentos a las necesidades de quienes nos rodean.
  • Por nuestras Iglesias en la que sus edificios están sufriendo problemas edilicios.
  • Por las congregaciones que están presentando proyectos de misión, para seguir siendo testimonio en sus barrios y que sus edificios puedan ser sostenidos y preservados por sus comunidades.
  • Agreguemos más motivos para orar en la semana…..

 

Oración Nocturna

Que el sol te traiga una nueva energía durante el día.
Que el sol te traiga una nueva energía durante el día.
Que la luna suave te restaure por las noches.
Que la lluvia lave tus preocupaciones.
Que la brisa sople nuevas fuerzas en tu interior.
Que camines suavemente por el mundo,
Y conozcas su belleza todos los días de tu vida.

Oración Mapuche

SALMO 85:8-13

Escucharé lo que Dios el Señor va a decir;
va a hablar de paz a su pueblo y a sus santos,
para que no caigan en la locura.

Su salvación está cerca de quienes le temen,
para que su gloria se asiente en nuestra tierra.

Se encontrarán la misericordia y la verdad,
se besarán la justicia y la paz.

Desde la tierra brotará la verdad,
y desde los cielos observará la justicia.

Además, el Señor nos dará buenas cosas,
y nuestra tierra producirá buenos frutos.

Delante de él irá la justicia,
para abrirle paso y señalarle el camino.

 


propuestas anteriores

Compartir

X