Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 2 de marzo

01 Mar 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración

Archivo para imprimir propuestas anteriores

Canción

El Señor es quien me da fuerzas

El Señor es quien me da fuerzas,
mi alegría es el Señor,
el Señor es mi salvación
//el confío no habrá temor//

 

Oración de la mañana

¡Oh Dios! A ti te invoco al inicio del día.
Ayúdame a orar y a concentrar mis pensamientos en ti;
no lo logro por mí mismo.
Reina en mí la oscuridad pero en ti está la luz;
estoy solo, pero tú no me abandonas;
estoy desalentado, pero en ti está la ayuda;
estoy intranquilo, pero en ti la paz;
la amargura me domina, pero en ti está la paciencia;
no comprendo tus caminos, pero tú sabes el camino para mí.
En el nombre de Jesús. Amén.

Dietrich Bonhoeffer. Oración de la Mañana.

 

Texto sugerido

Lucas 18. 1-14

 

Para rumiar en momentos del día

La Oración

Richard J. Foster, en su libro Alabanza a la disciplina, inicia su reflexión señalando que “la superficialidad es la maldición de nuestra era. La doctrina de la satisfacción inmediata es el principal problema espiritual. Lo que hoy se necesita desesperadamente no es un número mayor de personas inteligentes, ni de personas de talento, sino de personas de vida espiritual profunda”. Esa vida espiritual profunda se alcanza en el ejercicio de lo que es dado en llamar “disciplinas espirituales”.

Cuando se habla de “disciplina”, el común de la gente la asocia a “castigo”. Pero no es ese el mejor concepto. Cuando hablamos de disciplinas estamos hablando de prácticas, en este caso espirituales, que llegamos a realizar de manera regular con el fin de darle crecimiento a nuestra relación con Dios. A eso se refería Pablo cuando anima a Timoteo para que se “ejercite para la piedad” (1 Timoteo 4.7-8).

La primera de las disciplinas espirituales que deben ser practicadas en la vida personal y familiar es la oración. Jesús acostumbró a contar historias sobre experiencias de la vida diaria para ilustrar sus enseñanzas. A esas historias se les llama “parábolas”. En este pasaje de nuestro estudio, Jesús hace uso de dos historias frente a sus discípulos «para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse» (vr.1).

Pero ¿qué es la oración?

Algunos la definieron como el “deseo dirigido hacia” Dios. Por ello orar no es sólo hablar a Dios, sino también hablar con Dios, y escuchar a Dios que nos habla. Bounds decía que “hablar a los hombres acerca de Dios es una gran cosa, pero hablar a Dios acerca de los hombres es más grande aún”.

Somos tentados a describir la oración por sus formas. La eficacia de la oración no radica en las formas. Lo cierto es que cuanto más tiempo pasemos en oración con el Señor, menos dificultades tendremos para orar, y para encontrar –por su Espíritu- la forma apropiada de hacerlo.

La oración no tiene horarios, lugares y días preferidos. La oración es un medio y no un fin. Los fariseos habían convertido la oración en un fin.

Ole Hallesky afirmó que “la oración es el conducto a través del cual se trae poder del cielo a la tierra”. Eso es lo que está recogido en las primeras palabras del Padre Nuestro: Venga tu reino y hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. En ese sentido la oración es la llave que abre la puerta al poder y la misericordia de Dios.

Alguien dijo una vez que orar es “hacer mover la mano que hace mover al mundo.”

En esta cuaresma busquemos su rostro, para vivir en el poder misericordioso de nuestro Señor, Crucificado y Resucitado. Amén.

 

Oración nocturna

Señor, danos una noche de Paz. Oración de Buenas Noches

Señor de todo amor y bondad,
danos una noche de paz,
te rogamos que nos guardes
bajo tu dulce mirada y cuidado,
que estemos en salud y bendición.

Señor, en esta noche brilla con tu luz
sobre nuestros sueños y anhelos,
en tu voluntad concédenos
el vivir bajo tu dirección y verdad,
que cada día nos despertemos
con el fuerte deseo de hacer lo correcto
y que tengamos la firmeza para no fallarte.

Señor, perdona nuestras faltas
y danos un renovado corazón
que te agrade y te alabe.
Gracias por el día que vivimos
y porque siempre eres fiel.
Que tengamos una buena noche
y un bendecido despertar. Amén.

.

 

Canción

Nada te turbe nada te espante;
quien a Dios tiene nada le falta.
Nada te turbe nada te espante:
sólo Dios basta.

 

 

Motivos que presentamos en Oración

En este mes de marzo, donde comienzan varias actividades y programas:

  • Porque la presencia del Señor nos acompañe con su gracia y sabiduría en esta cuaresma.
  • Por nuestra patria argentina, los desafíos que enfrenta la educación y por el inicio de clases en las distintas provincias.
  • Por el inicio de las Escuelas Bíblicas y espacios de educación Cristiana.
  • Por los sueños y proyectos que cada iglesia local tiene para este año y las asambleas locales de cada comunidad.

Y continuamos orando por:

  • Por la salud de aquellos que están padeciendo alguna dolencia o enfermedad.
  • Por la unidad, el amor y la sanidad en nuestras familias.
  • Por un volver el rostro a la Creación y ser más comprometidos por el cuidado de nuestra tierra: nuestra casa.
  • Por la paz y el entendimiento entre los pueblos del mundo.
  • Para que no falte trabajo, educación, salud y vivienda en cada familia de nuestro pueblo.
  • Por el acercamiento, el perdón y la restauración entre quienes están alejados o peleados.
  • Para que nuestro corazón y mente se abran más y miren al otro, encontrando en él, en ella, a un amigo/a, hermano/a.
  • Por el Segundo Encuentro Nacional de Líderes laicas y laicos a realizarse a fines de abril.
Compartir

X