Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 17 de octubre

17 Oct 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 17 de octubre

Encuentro con Dios

 

SALMO 39: 1-3. RVC

Decidí prestar atención a mis caminos
para no incurrir en pecado con mi lengua;
decidí refrenar mis palabras
mientras tuviera un malvado cerca de mí.

Y guardé un profundo silencio;
ni siquiera hablaba de lo bueno.
Y mi dolor se agravó.

En mi interior, mi corazón se enardeció;
al pensar en esto, estalló mi enojo
y no pude menos que decir:
«Señor, hazme saber qué fin tendré,
y cuánto tiempo me queda de vida.
¡Quiero saber cuán frágil soy!

»Señor, ¿qué puedo esperar,
si en ti he puesto mi esperanza?
¡Líbrame de todos mis pecados!
¡No permitas que los necios se burlen de mí!»

 

Alabad al Señor

Morirá lo que es humano: Toda carne morirá.
Nuestro esfuerzo es en vano, este cuerpo es mortal.
Pero en cambio nuestro Dios, por su gracia, por su amor,
Nos reviste, más allá, con la vida eternal.

Cristo, el Redentor, ha muerto para darnos salvación;
Por su sacrificio cruento mi alma obtiene su perdón.
¡Muerte! puedes ya venir y mi cuerpo destruir,
Pero no podrás quitar esa vida que él me da.

Johann Rosenmüller (CN. 395)

 

Lectura del día

Mateo 5: 21-26. RVC

»Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y cada día celebraba espléndidos banquetes. Había también un mendigo llamado Lázaro, que lleno de llagas pasaba el tiempo echado a la puerta de aquél, ansioso de saciarse con las migajas que caían de la mesa del rico, y hasta los perros venían y le lamían las llagas. Llegó el día en que el mendigo murió, y los ángeles se lo llevaron al lado de Abrahán. Después murió también el rico, y fue sepultado. Cuando el rico estaba en el Hades, en medio de tormentos, alzó sus ojos y, a lo lejos, vio a Abrahán, y a Lázaro junto a él. Entonces gritó: “Padre Abrahán, ¡ten compasión de mí! ¡Envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y me refresque la lengua, porque estas llamas me atormentan!” Pero Abrahán le dijo: “Hijo mío, acuérdate de que, mientras vivías, tú recibiste tus bienes y Lázaro recibió sus males. Pero ahora, aquí él recibe consuelo y tú recibes tormentos. Pero, además, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes, de manera que los que quieran pasar de aquí a donde están ustedes, no pueden hacerlo; ni tampoco pueden pasar de allá hacia acá.” Aquél respondió: “Padre, entonces te ruego que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos, para que les advierta, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.” Pero Abrahán le respondió: “Pero ellos tienen a Moisés y a los profetas. ¡Que los escuchen!” Y aquél contestó: “No lo harán, padre Abrahán. Pero si alguien de entre los muertos va a ellos, sí se arrepentirán.” Abrahán le dijo: “Si no han escuchado a Moisés y a los profetas, tampoco se van a convencer si alguien se levanta de entre los muertos.”»

La lectura del Evangelio, junto con el Salmo 69, nos invita hablar sobre un tema que no es agradable, que es la MUERTE. La propia o la de otra(o). Si recorremos el Salmo, el escritor está desesperado, ansioso, con un cuadro pánico, por saber cuándo, cómo, dónde y de qué manera, enfrentaría su propia muerte… Ahora; nos guste o no, hay que aceptar, una “verdad existencial: ningún ser humano tiene elaborada su propia muerte” Esto puede ser muy cruel decirlo así; pero tarde o temprano, todas y todos, vamos a enfrentar, inexorablemente, ese momento, « gran desconocido ». La pregunta es: ¿Cómo enfrentamos ese momento?

Teniendo como base el Salmo, el Evangelio, de alguna manera, nos responde, con una parábola muy conocida. No vamos a entrar en detalles, lo que vamos a tratar de comentar lo que sucede en el relato, concretamente, y cómo, Jesús resuelve las historias tanto de Lázaro y como la del rico.

La historia cuenta que muere el rico después de vivir una vida “regalada”, de banquetes, vestidos muy caros, abundantes comidas diarias; es decir un derroche sumamente desmedido; al morir el rico, el lugar donde se lo ubica es en el inferno o hades, lugar donde “no se le puede cantar a Dios…”

Muere Lázaro, (nótese que esta persona tiene nombre) después de soportar una vida llena de penurias, sobrellevando un cuerpo muy enfermo y soportando una pobreza abyecta, que además se alimentaba con los trozas de pan que arrojaba el rico al suelo; En fin… Al morir es ubicado, con gran algarabía, en la Casa de Abraham.

El lugar donde estaba el rico, sencillamente, era espantoso y pide ser “trasladado” donde está Lázaro pero como solemos decir no tuvo suerte se le respondió que NO.

El tema de la Parábola como el del Salmo no nos enseña cómo librarnos de la muerte sino como utilizamos nuestra vida. Las Escrituras nos dicen que donde hay tristeza debemos consolar, donde hay pobreza debemos ser solidarios, remediando el dolor y compartiendo lo poco o mucho que tenemos. Estas acciones nos demostrarán que nuestra vida ha valido la pena.

Por otro lado; hoy existe una minoría privilegiada que se han hecho dueñas del poder, de las leyes hasta de la cultura, manejando economías que dejan sin empleo a millares. De esta manera estos ricos crueles y despiadados, condenando a miles de Lázaros con su familia a la miseria, al hambre, a la marginación y a la pobreza absoluta. Esto también es una manera de morir… Como personas de fe cristiana el tema, no perdamos el tiempo, pensando cómo vamos a morir y quedarnos tranquilas(os) porque en nuestra vida no hemos hecho nada malo. El pecado está cuando no hemos hecho nada. Amén.

R.G.

Oración de la mañana

Dios Padre y Madre gracias por la vida que me das, permite que procure siempre tener un mismo pensar y un mismo sentir que tuvo Jesús; que vea a mi prójimo siempre como una hermana(o), con afecto, con ternura, con humildad. No permitas que pueda devolver mal por mal o insulto por insulto; al contrario, que pueda responder con una bendición aunque no sea fácil, porque para esto he sido llamado y de esa manera seguir mi caminata hacia el Reino Prometido. Amén

 

Hoy oramos

  • Hoy los invitamos a orar por nuestro país, por nuestro pueblo: nosotros, nuestras familias, amigos, vecinos…
  • Sabemos que muchas personas han quedado sin trabajo, que se cerraron fábricas, empresas, emprendimientos familiares.
  • También por nuestras escuelas y universidades públicas.
  • Como cristianos/as, activos y sensibles, pidamos a nuestro Padre-Madre, su misericordia y para que nos de la fuerza y sabiduría en cada paso de nuestras vidas. Jesús es nuestro maestro, Él no desampara al necesitado, Él nos enseña de la justicia, nos habla de la verdad y nos demuestra su amor.
  • Oremos por nuestros niños y niñas.
  • Por el sistema de salud y quienes trabajan en él.
  • Por la misión de nuestra iglesia y la unidad de los cristianos
  • Por la paz y entendimiento entre nuestro pueblo.
  • Oremos!….

A las hermanas y hermanos de las congregaciones del país:

Les invito a que envíen sus motivos de oración (u oraciones) para que podamos compartirlos en la semana, mediante este medio. De esta manera, estaremos en verdadera conexionalidad y unión, pidiendo a nuestro trino Dios que nos guíe y cuide como parte de su pueblo.

Enviarlos a virgiminico@hotmail.com

 

Oración de la noche

Dios Padre y Madre de amor, te pido por aquellas personas que viven en tinieblas y en sombras de muerte, por sus mezquindades, egoísmos y falta de solidaridad hacia aquellas y aquellos que no tienen ni lo mínimo e indispensable para vivir… Ilumínalos con tu luz y transforma sus mentes y corazones y puedan verte a Ti y a Jesús, el Cristo; en cada persona que las necesita. Amén


propuestas anteriores

Compartir

X