Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 1 de agosto

31 Jul 2018
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 1 de agosto

Encuentro con Dios

 

Alabad al Señor

Allí está Jesús, allí está Jesús hablando;
en el monte, en la campiña, cerca del mar, junto al templo.
Si hablando no le creyeron, sus hechos lo lograrán.

Estrib: // Jesucristo, con tus hechos
diste vida a tus palabras.//

Allá va Jesús, allá va Jesús andando;
junto a él por el camino hombres, mujeres y niños.
Si viviendo le negaron, lo aceptarían muriendo.

Estrib: // Jesucristo, con tu muerte
diste al mundo nueva vida. //

 

Lectura del día

Marcos 6: 1-6 RVC

De allí, Jesús se fue a su tierra, y sus discípulos lo siguieron. Cuando llegó el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga. Al escuchar a Jesús, muchos se preguntaban admirados: « ¿De dónde sabe éste todo esto? ¿Qué clase de sabiduría ha recibido? ¿Cómo es que con sus manos puede hacer estos milagros? ¿Acaso no es éste el carpintero, hijo de María y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? ¿Acaso no están sus hermanas aquí, entre nosotros?» Y les resultaba muy difícil entenderlo. Pero Jesús les dijo: «No hay profeta sin honra, excepto en su propia tierra, entre sus parientes, y en su familia.» Y Jesús no pudo realizar allí ningún milagro, a no ser sanar a unos pocos enfermos y poner sobre ellos las manos; y aun que se quedó asombrado de la incredulidad de ellos, siguió recorriendo las aldeas de alrededor para seguir enseñando.

 

El Evangelio hoy, marca un punto clave: Jesús -que es presentado aquí como profeta- ve la absoluta falta de fe de los suyos, amigos y parientes. El “fracaso” de Jesús se va acentuando; en la tercera parte del relato donde se empieza a presentir la “derrota” del Señor.

Jesús entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Lo que dijo, no fue recibido con entusiasmo o alegría, sino sencillamente, con desprecio; pues,  « Al escuchar a Jesús, muchos se preguntaban admirados: ¿De dónde sabe éste todo esto? ¿Qué clase de sabiduría ha recibido? ¿Cómo es que con sus manos puede hacer estos milagros?» « ¿Cómo puede ser que un carpintero nos hable de esta manera?»

A ver… En todas las épocas han existido y existen personas que trabajan con sus manos, artesanos capaces de construir cualquier cosa, en algunos casos dan forma a objetos útiles o sencillamente bellos. Esto también se puede trasladar a quienes hemos escuchado y aceptado el mensaje liberador de Jesús. Él con su gracia y amor transformó nuestra vida; tal cual un alfarero que, con sus manos, moldea la arcilla dando forma a una útil y hermosa vasija. De igual manera Jesús crea con su poder liberador; como hemos dicho tantas veces, el « ser humano nuevo » (JEREMÍAS 18: 6)

También le decían: « ¿no es éste el carpintero, hijo de María y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? ¿Acaso no están sus hermanas aquí, entre nosotros?» Es probable que José, en el momento que sucede este hecho haya fallecido, por eso los judíos aseguran que es hijo de María y que conocen a su familia. Dada esta situación es probable, también que Jesús haya tenido que sostener a su familia con su trabajo.

El resultado de todo esto es que Jesús no pudo manifestar su poder, es decir… No pudo hacer nada. Muchas veces nuestra fe y pasión por el Evangelio nos impulsa a dar testimonio con vehemencia; sin embargo quien nos escucha, no le interesa lo que testificamos o tiene otra fe que es tan válida como la nuestra. Nuestra postura será, aunque no nos guste, tomar una actitud de respeto y retirarnos de la discusión porque debemos aprender “a pensar y dejar pensar” (J. WESLEY)

El texto; también, nos ayuda a pensar que es cierto; nadie puede ser sanado sin no quiere serlo. Hay una ley “existencial” que afirma que cada quien elige el mal o el bien que quiere vivir, esto también es respetable.

Por último, no se puede predicar en una atmósfera que no es la adecuada por eso Jesús se retira y se encamina a otros pueblos o aldeas.

Muchas veces nosotras y nosotros, tampoco sabemos ver el paso de Dios en nuestra historia, no sabemos reconocer a nuestras hermanas y hermanos que “profetizan” o predican de manera sencilla e implícita; con esto queremos decir que no es necesario repetir, incansablemente, “a Dios o a Jesús con la Biblia debajo del brazo” porque una actitud o acción concreta habla mucho mejor que muchas palabras “bien intencionadas”.

Por otro lado, siempre es más fácil esperar señales extraordinarias y espectaculares, o mirar alguien de afuera. Es más “espectacular” mirar el testimonio de un Lutero, de un Wesley o de una Florencia Nightingale que mirar los cientos de miles de hermanas y hermanos de América Latina que trabajan, se “gastan y desgastan” trabajando por la vida, aunque les cueste la propia.

Es más maravilloso mirar los milagros que nos anuncian los predicadores itinerantes y televisivos que exponen su  narcisismo y su manera frívola de predicar, que aceptar el signo cotidiano de la solidaridad y la fraternidad. Es más fácil esperar y escapar hacia un mañana que ‘quizá vendrá’, que ver el paso de Dios en nuestro tiempo, y sembrar la semilla de vida y esperanza en el tiempo y espacio de nuestra propia historia.

Todo esto será más fácil, pero, ¿no estaríamos dejando a Jesús pasar de largo? De manera que debemos reconocer, que Dios nos ha entregado la gran responsabilidad de poder ayudar, no obstaculicemos la obra de Jesús, junto con Él tratemos de enderezar el camino que está torcido. (Mateo 3: 1-3) AMÉN.

R.G.

Oración de la mañana

Señor creador de todo cuanto existe, te pido que en el día de hoy, no me des un espíritu de ocio, de indiscreción, de ambición y de locuacidad. Más bien, concédeme, un espíritu de dominio propio, de humildad, de paciencia y de amor. Sí, amado Jesús, concédeme percibir mis propias ofensas y no juzgar a mis hermanas y hermanos. Porque bendito eres tú, por los siglos de los siglos. Amén.

EFREN el SIRIO (306-373)

 

Motivos de oración

Hoy los invitamos a orar por nuestro pais, por nuestro pueblo: nosotros, nuestras familias, amigos, vecinos,…

Sabemos que muchas personas han quedado sin trabajo, que se cerraron fábricas, empresas, emprendimientos famiiliares.

También somos conscientes que se cierran escuelas, que se desmantelan hospitales y que nuestra herencia más amada: nuestros hijos, está hipotecada.

Como cristianos/as, activos y sensibles, pidamos a nuestro Padre-Madre, su misericordia y para que nos de la fuerza y sabiduría en cada paso de nuestras vidas. Jesús es nuestro maestro, Él no desampara al necesitado, Él nos enseña de la justicia, nos habla de la verdad y nos demuestra su amor.

Oremos sin cesar!

 

Oración Nocturna

Oh, Espíritu de consuelo y de todos mis anhelos, envuelve mis temores, quita mi orgullo, desteje mis pensamientos torcidos, libera mi corazón, Permite que al retirarme a descansar pueda dejar mi mente en completa paz de los trabajos de este día; que tu presencia que vela mi sueño repare mi cansancio, para que al levantarme mañana, pueda seguir sirviéndote con amor y alegría. Amén.

 

Salmo 123 RVC

Hacia ti, Señor, levanto mis ojos;
hacia ti, que habitas en los cielos.

Nuestros ojos están puestos en ti,
Señor y Dios nuestro,
como los ojos de los siervos y las siervas
que miran atentos a sus amos y sus amas;
¡esperamos que nos muestres tu bondad!

Muéstranos tu bondad, Señor;
¡muéstranos tu bondad!
¡Ya estamos cansados de que nos desprecien!

¡Ya estamos cansados de tantas burlas
por parte de quienes todo lo tienen!
¡Cansados de que los soberbios nos menosprecien!

 


propuestas anteriores

Compartir

X