Tiempo de Oración – Propuesta semanal para 27/01

27 Ene 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración

Archivo para imprimir propuestas anteriores

Canción

Dios entre tus manos (Kaskinen-Simojoki, Finlandia)

Dios, entre tus manos quiero yo habitar,
sé que me proteges y allí estás.
Te busco, te espero, me quieres hablar,
¡sana mi alma, cerca mío está!

Dios dador de vida, vida me darás.
Tú eres el que al mundo hace andar.
Dios dador de vida, vida me darás.
Mientras viva yo te he de cantar.

Cerca de tus manos mi vida está,
no se rinde ante la oscuridad.
Borras mis pecados, me hablas de perdón,
tu amor es la reconciliación.

 

Texto sugerido

Lucas 12, 22-31

 

Oración de la mañana

Padre Nuestro… Madre Nuestra

Dador de todo lo bueno:
te damos gracias por responder a nuestra oración
con el pan de cada día.

A tus órdenes, la semilla germina y el grano se levanta desde la tierra,
los agricultores están atentos a la llamada a trabajar
los campos maduros para la cosecha.

Por tu gracia, los molineros muelen y los panaderos hacen el pan,
y así las ciudades y las naciones tienen alimento.
Abre nuestros ojos y nuestros oídos,
da vida a cada uno de nuestros sentidos
para que podamos encontrar en cada dádiva tuya una prueba de tu providencia.

Tú eres la fuente de nuestro alimento corporal y espiritual,
sorpréndenos de nuevo con tus dones generosos,
que se muestran como el maná en medio de quienes enfrentan la muerte,
de quienes lloran, de quienes sufren.

Enséñanos a orar desde el corazón, que lleguemos a confiar en ti por completo.
Nos acompañas también en tiempos de ayuno,
y permaneces como compañero nuestro en tiempos de pobreza y escasez.

Haz que permanezcamos en tu amor
y concédenos que mostremos amor hacia ti y hacia los demás.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús,
que partió el pan y lo compartió generosa y gratuitamente.

Amén.

Consejo Mundial de Iglesias 2005.
Tomado del libro de culto “En tu gracia”.

 

Para sembrar en el corazón durante el día

No te preocupes
Guido Bello Henríquez

No te preocupes por lo que has de comer para vivir,
ni por lo que vas a recibir
por amar, ni por tu paz de conciencia
al dar, ni porque tu dolor se mitigue
al consolar.

La vida vale más que la comida,
y el cuerpo más que la ropa, y el verso
más que la encuadernación, y la canción
más que el CD, y el cuadro
más que el marco, y tu amor vale más
que la seguridad de ser amada,
y el beso más que el perfume
y el brindis más que la marca del vino.

Fíjate en las aves: ni siembran
ni cosechan, ni tienen granero en silos,
y sin embargo Dios les da de comer. Vuela,
vuela simplemente, disfruta del aire,
déjate llevar por el viento, ejercita tus alas,
descubre otros cielos. Con esa pura alegría
serás el mensajero del germen y del fruto.
Anunciarás la primavera, como la golondrina,
fecundarás la flor, como la abeja.

Y fíjate cómo crecen las flores,
no trabajan ni hilan. Sin embargo, te digo
que ni siquiera el rey Salomón,
con todo su lujo, se vestía como una de ellas.
Vive en el secreto de la planta
que no proclama su crecimiento,
sé como la rosa, que de pronto
aparece abierta una mañana.

Disfruta tu color de un día,
la gloria de tu pétalo brillante y tembloroso,
la gracia de tu tallo vital y flexible,
la magia de tu verde mezcla
de aire, sol y lluvia, vive la eternidad
de esta mañana y esta tarde
con el fresco regocijo
de tu fugaz reflejo en el arroyo:
el agua pasa, la imagen queda,
se marchitará ciertamente la flor,
pero su exaltación florida será eterna.

Por lo tanto, no andes afligido…
Pon tu atención en el reino que viene
y recibirás también el pan y la manta,
las alas y el cielo, la tierra y la semilla.

 

Canción

Como la cigarra (María Elena Walsh)

Tantas veces me mataron,
tantas veces me morí,
sin embargo estoy aqui
resucitando.
Gracias doy a la desgracia
y a la mano con puñal
porque me mató tan mal,
y seguí cantando.

Cantando al sol como la cigarra
después de un año bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Tantas veces me borraron,
tantas desaparecí,
a mi propio entierro fui
sola y llorando.
Hice un nudo en el pañuelo
pero me olvidé después
que no era la única vez,
y volví cantando.

Cantando al sol como la cigarra…

Tantas veces te mataron,
tantas resucitarás,
tantas noches pasarás
desesperando.
A la hora del naufragio
y la de la oscuridad
alguien te rescatará
para ir cantando.

Cantando al sol como la cigarra...

 

Oración nocturna

Señor, tú que escuchas nuestras oraciones, que tienes presente nuestras peticiones y consideras nuestra conducta.

Atiende el clamor de hombres y mujeres, ancianos y niños, jóvenes y adolescentes de buena voluntad que sueñan y luchan por un mundo diferente.

Señor, tú que irrumpes en nuestra vida y nos traes nuevas visiones, nuevas comprensiones, nuevas formas de relacionarnos y nuevos aprendizajes.

Danos el valor suficiente para cambiar lo que deba ser cambiado, para mirarnos por dentro, descubrir nuestras luces y sombras, y poder así comprender mejor a la humanidad.

Señor, tú que nos has creado a tu imagen y semejanza, que nos convocas como pueblos diversos, afirmando nuestras identidades y valores propios.

Ayúdanos, con humildad y respeto, a ser parte activa y comprometida de esta sinfonía de razas y culturas, de historias y tradiciones, de iglesias y movimientos, que se acercan para buscar tu gracia y unirnos para servir y dar razón de nuestra esperanza.

Señor, tú que envías a tu Espíritu para renovar nuestra mente y corazón.

Encamina nuestros pasos hacia aquellos y aquellas que nos esperan, hacia los hogares que necesitan ser edificados, hacia las comunidades que se debilitan y pierden la fe, hacia los pueblos que añoran una vida plena y abundante, el derramamiento final de la justicia y la paz.

AMÉN.

Amós López, Cuba.

Motivos que presentamos en Oración y Ayuno

  • Que nos nutras de amor, valentía y discernimiento para seguirte y convertirnos en discípulos y discípulas tuyos.
  • Que los integrantes de las familias y amigas y amigos de nuestra comunidad de fe se sumen a compartir en alegría.
  • Que fortalezcas y alumbres el espíritu misionero de nuestra iglesia.
  • Que derrames tu bendición sobre quienes se encuentran en un camino de preparación educativa teológica y sobre todas las personas que comparten con ellas sus dones.
  • Que derrames tu Espíritu Santo sobre el ministerio ordenado y laico.
  • Que las hermanas y hermanos que integran la Junta General sean guiados por tu ternura y tu luz.
  • Que seamos guardas de quienes sufren y de quienes esperan justicia.
  • Que seamos instrumentos para que las niños y niños se acerquen a ti.
  • Que seamos responsables y solidarios con tu Creación y con las víctimas de las inundaciones y otros desastres climáticos.
  • Que tu Espíritu Santo renueve, restaure, sane y libere a quienes padecen enfermedad y dolor.
  • Que bendigas y fortalezcas a las personas que en las últimas semanas han perdido sus trabajos.
  • Que seamos reflejo de tu amor ahora y siempre.
Compartir

X