Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 29 de enero

28 Ene 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 29 de enero

Encuentro con Dios


Salmo 27: 7-14 – RVC

Señor, escúchame cuando a ti me dirija;
¡ten compasión de mí, y respóndeme!
A mi corazón le pides buscar tu rostro,
y yo, Señor, tu rostro busco.
Tú eres mi Dios y salvador;
¡No escondas de mí tu rostro!
No apartes con enojo a este siervo tuyo,
pues siempre has sido mi ayuda.
¡No me dejes ni me desampares!

Podrían mi padre y mi madre abandonarme,
pero tú, Señor, me recogerás.
Por causa de mis adversarios,
enséñame, Señor, tu camino
y llévame por el camino recto.
Testigos falsos y violentos se levantan contra mí;
¡no permitas que hagan conmigo lo que quieran!
¡Yo estoy seguro, Señor, que he de ver
tu bondad en esta tierra de los vivientes!

¡Espera en el Señor!
¡Infunde a tu corazón ánimo y aliento!
¡Sí, espera en el Señor!


Alabad al Señor

Jesucristo ayer, junto a mis abuelos;
Jesucristo hoy, junto a mis hermanos;
Jesucristo aquí, presencia y memoria,
Señor de la historia, Jesús, salvador.

¡Qué linda la gente que tiene memoria!
Seguro que tiene esperanza también.
¡Qué lindo este pueblo que mira su historia,
se junta y celebra cantando su fe!
¡Qué lindo este encuentro de hermanas y hermanos
que viven haciendo la comunidad!
¡Qué linda la vida si juntos buscamos
verdad y justicia, paz y libertad!

Jesucristo ayer, Dios crucificado,
Jesucristo hoy, hombre solidario,
Jesucristo aquí, fiesta y alabanza,
Señor de esperanza, Jesús, salvador.


Lectura del Día

Lucas 1:67-79 – RVC

67 Lleno del Espíritu Santo, Zacarías, su padre, profetizó:
68 «Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha venido a redimir a su pueblo.
69 Nos ha levantado un poderoso Salvador
en la casa de David, su siervo,
70 tal y como lo anunció en el pasado
por medio de sus santos profetas:
71 “Salvación de nuestros enemigos,
y del poder de los que nos odian.”
72 Mostró su misericordia a nuestros padres,
y se acordó de su santo pacto,
73 de su juramento a nuestro padre Abrahán:
Prometió que nos concedería
74 ser liberados de nuestros enemigos,
para poder servirle sin temor,
75 en santidad y en justicia
todos nuestros días delante de él.
76 Y a ti, niño, te llamarán “Profeta del Altísimo”,
porque irás precediendo al Señor
para preparar sus caminos.
77 Darás a conocer a su pueblo la salvación
y el perdón de sus pecados,
78 por la entrañable misericordia de nuestro Dios.
La aurora nos visitó desde lo alto,
79 para alumbrar a los que viven en tinieblas
y en medio de sombras de muerte;
para encaminarnos por la senda de la paz.»

 

La lectura de esta semana, no deja de sorprenderme, dado que es un texto que leemos en el Tiempo de Adviento y… estamos transitando el Tiempo de Epifanía…A ver… Zacarías tuvo una gran visión de la misión de su hijo ―Juan, el Bautista; que lo reconoce como el profeta y precursor que había de preparar el camino de Jesús.

Ahora… Toda nuestra vida es una preparación que nos conduce a Cristo y por lo general no nos damos cuenta. Si…en realidad Dios hace que todo contribuya a llevarnos a Cristo; obviamente, todo esto depende de la decisión que tomemos.

A decir verdad, nadie sabía cómo era Dios hasta que vino Jesús a decírnoslo. Los griegos hablaban de muchos dioses; impasibles, caprichosos, sujetos a las mismas pasiones que los humanos, por encima de la alegría y del dolor, observando a los humanos con tranquila indiferencia porque ellas y ellos eran igual; de manera que, no había que esperar ninguna ayuda de ellas(os).

Los judíos tenían un Dios exigente, que imponía una ley y cuya función era la del juez que pedía una absoluta lealtad. Aquello no producía más que terror. Pero; Jesús vino para decirnos que Dios es amor, y la gente sólo podía decir con sorpresa y encanto: « Nunca nos habríamos imaginado que Dios nos respeta, nos hace tomar nuestra propia decisiones, no da vida y plena libertad »

¡Qué maravilla…! Uno de los grandes propósitos de Jesús humano, fue traernos a la el conocimiento de un Dios, que es Amor.

Una cosa debemos tener clara a este respecto: que a veces nuestras equivocaciones, errores o… “pecados” tienen consecuencias que no las podemos quitar de encima. Como se suele decir “no se puede retrasar el reloj”, pero podemos hacer que nuestro el alejamiento de Dios, se convierte en amistad, que el Dios distante se haga cercano, y el Dios temido sea ahora, el Dios que nos ama, el Dios que perdona y nos ayuda hacer nuevas todas las cosas.

Andar con el Dios de Jesús es andar por los caminos de la paz. Paz en hebreo no quiere decir solamente ausencia de guerra, sino todo lo que comprende el sumo bien de cada persona y su interacción con las y los demás.

De manera que por medio de Cristo se nos capacita para andar por los caminos que conducen a todo lo que significa vida, y ya no a todo lo que significa muerte. ¡Bendito sea Dios, por el maravilloso regalo entregado por Cristo…! AMÉN.

ROG

Motivos de Oración

  • Que nuestro Dios que es por sobre todo, Padre, Madre, nos conceda la paz para ser luz en los caminos oscuros y guías para quienes necesiten ir hacia su encuentro.
  • Por quienes están transitando momentos de depresión y soledad.
  • Por nuestras familias.
  • Por el trabajo en cada comunidad de fe y su testimonio en el barrio, la ciudad, el país.
  • Para que la construcción de la paz sea el caminar cotidiano en un nuevo mundo.
  • Por quienes todavía no entendieron o no quieren entender que el prójimo es quien hace posible su vida.
  • Por las familias que han perdido a sus seres queridos.
  • Por nuestra tierra y el compromiso de cada una, cada uno de nosotros en la defensa de la vida.
  • Por nuestros guías espirituales: pastores/as, líderes.
  • Las actividades que se están planificando en cada comunidad, congregación.

Recomendación y Bendición Apostólica

Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura completa! Así, cuando llegue el día malo, podrán resistir los ataques del enemigo y se mantendrán firmes hasta el fin.
¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia de Dios los vistan y protejan como una armadura. Compartan la buena noticia de la paz; ¡estén siempre listos a anunciarla! Que su confianza en Dios los proteja como un escudo, y apague las flechas encendidas que arroja el diablo. Que la salvación los proteja como un casco, y que los defienda la palabra de Dios, que es la espada del Espíritu Santo.
No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, dejen que los dirija el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. En sus oraciones, pidan siempre por todos los que forman parte del pueblo de Dios.

Y… que Dios el Padre, y el Señor Jesucristo, les den paz, amor y confianza a todos los miembros de la iglesia. 24 Y espero que Dios sea bueno con todos los que nunca dejan de amar a nuestro Señor Jesucristo.

EFESIOS 6: 13-18, 23 TLA


propuestas anteriores

Compartir

X