Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 27 de enero

26 Ene 2021
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 27 de enero

 LA ORACIÓN – MI ORACIÓN

Si pensamos de la oración como del aliento de nuestros pulmones y la sangre de nuestros corazones, pensamos bien.

La sangre fluye sin cesar y la respiración continúa sin cesar.

Oswald CHAMBERS (del libro “En pos de lo Supremo”)

Y escriben sobre la oración, algunas compañeras y compañeros de ruta en este camino de intimidad con el Señor:


Orar es sentirme cerca del Dios del Amor. Orar es encontrar La Paz que aquieta mi corazón y mis dudas. Orar es confiar sabiendo que descanso en sus manos dejando mi vida y la de mis seres queridos. Orando te alabo y reconozco como Dios poderoso que cumple sus promesas y renueva la esperanza cada dia. Amén

Verónica Hernández (Iglesia del Cerro – Córdoba)

Orar es abrir el corazón delante de Dios. Lo podemos hacer en mayor o menor medida. En ocasiones lo hacemos compartiendo angustias, pesares, dolores o grandes alegrías. En otras ocasiones compartimos menos, cosas de nuestra cotidianidad, casi como comentarios al pasar. Pero siempre Dios está ahí, escuchándonos con amor, dispuesto a susurrar una palabra de gracia.

Pastor Maxi Heuser (Distrito Cordillera)

La oración para mi es el momento de charla cálida, tranquila, íntima, sincera con mi mejor e incondicional amigo. Hablo con él con todo mi ser, sin ninguna máscara, sin pretender ser lo que no soy… Y me callo muchas veces, porque en el silencio su voz me responde y su Espíritu me abraza y me hace sentir pequeña e inmensa a la vez.

Pastora Anahí Maiten Alberti D´Amato (Salta)

La oración para mi es esa manera de comunicarme con Dios, que fui cambiando, con el tiempo de vida y la experiencia, de hablar y escuchar de pedir y agradecer, el lazo que me une a Dios en cualquier momento y lugar.

Pastor Hugo Torredeflo (Rosario)

Hoy lo hacemos con la Biblia cerrada


Hoy no vamos a abrir La Biblia, hoy nos vamos a poner en comunión con el Señor, en ayuno, si es posible, y a través de la oración con nuestro propio sentir, con las palabras que nos salgan del corazón.

  • Pensemos ¿qué significa orar para nosotros?
  • ¿Cómo lo hacemos habitualmente?

PARA PENSAR

Alguien dijo una vez…

  • Orar es una gran aventura y un gran misterio que todo cristiano debería vivir con inten­sidad.
  • Orar es acercarse a Dios para entablar un diálogo amoroso. Orar es amar, reír, llorar, soñar, pero también es comprometerme, responsabilizarse, confiar, esperar…
  • Orar no es una receta contra la «depre», ni una «pastilla» que me permita dormir tranquilo.
  • Orar no es pedirle a Dios que me dé lo que me toca de la «herencia», por ser su hijo;
  • Orar es querer encontrarse con Dios, es desear buscar dentro para sacar fuera y compar­tir con los demás;
  • Orar NO es “un descanso del guerrero es una preparación para la guerra”.

¿Cuál de las siguientes descripciones caracteriza tu vida de oración? SÉ SINCERO

Robin Hood: Tienes una serie de oraciones cortas que lanzas como «flechas» hacia Dios cuando te ves en dificultades.

El corredor: Casi siempre oras corriendo. No te tomas el tiempo necesario para orar como es debido.

El paciente en estado de coma: Terminas tu día hablando con Dios… o al menos eso crees. Pero no estás seguro porque siempre te quedas dormido antes de terminar.

El actor: Oras mejor en público, sobre todo si hay personas escuchándote, porque te gusta impresionarlas.

El que va de compras: Tus oraciones consisten en una lista de cosas que deseas. Hasta lo que pides para otros es porque vas a sacar provecho.

El recaudador de impuestos (Lucas 18:9-13): Oras de corazón, reconociendo que es un privilegio que Dios te escuche. Eres humilde y reverente al dirigirte a Dios. Estás consciente de que Él sabe lo que te conviene y le importa cada detalle de tu vida.


¡Óyenos, Señor!

Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, oh Dios, Y danos tu paz.


ORAR no es fácil, es trabajo. Y es el trabajo más importante que tiene el que cree. De manera que ponte ya a orar, busca la presencia del Señor en tu intimidad y tomate el tiempo para hablar con él. Será de bendición.



Oramos por. . .


  • Este tiempo de ayuno y oración en que podemos encontrarnos con el Señor en forma tan íntima.
  • Las propuestas que DIOS tiene para nuestras vidas, para que con todo coraje le digamos que sí.
  • Las familias que tienen que enfrentar grandes preocupaciones (trabajo, enfermedad, vivienda), para que no se trasladen a las relaciones familiares, sino que puedan sostenerse unos a otros con valor y sinceridad.
  • El tiempo de vacaciones que sea un tiempo de disfrutar.
  • Nuestro tiempo de oración con el Señor, para que sea genuino, sincero y lleno del Espíritu Santo.
  • ¡¡Ir aprendiendo de a poco no sólo hablar con el Señor sino también a escucharlo!!

Las Comunidades de Fe:

  • ¡¡Mar del Plata está orando para ver crecer la Iglesia con jóvenes, niñas y niños!! ¡¡Cuando los hermanos y hermanas oran juntos el Señor manda bendición!!
  • Distrito Córdoba: Que tu Consuelo oh Dios llegue a las familias que están atravesando problemas económicos, de salud y de relaciones. Restaura y transforma nuestras familias.
  • el Distrito Norteño , para poder programar actividades juntos ,para crecer como distrito ….
  • Por la comunidad de Tucumán, Pido que oremos por sus jóvenes y adolescentes ,por sus hogares, y que el Señor los ilumine para tener un encuentro personal y reconocerlo como Señor de sus vidas..
  • La Iglesia Nacional, el Obispo, los Pastores y Pastoras, que siguen sosteniendo la comunión en sus lugares habituales de mil formas diferentes Virtuales o presenciales.


CAMINANTES DE ESTE AÑO 2021, NO HAY CAMINOS ABIERTOS, HAREMOS CAMINO AL ANDAR DE LA MANO DEL SEÑOR.



DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

¡¡¡Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinotto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA

Suscribite al envío semanal

Compartir

X