Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 25 de septiembre

24 Sep 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 25 de septiembre

Encuentro con Dios


Salmo 106: 40-48 – RVC

El Señor se enfureció contra su pueblo,
y sintió repugnancia por los que eran suyos.
Los dejó caer en manos de los paganos,
y fueron sometidos por quienes los odiaban.
Sus enemigos los oprimieron;
los sometieron bajo su poder.
Muchas veces el Señor los libró,
pero ellos optaron por ser rebeldes,
y por su maldad fueron humillados.

Al verlos Dios angustiados,
y al escuchar su clamor,
se acordaba de su pacto con ellos,
y por su gran misericordia los volvía a perdonar
y hacía que todos sus opresores
les tuvieran compasión.

Señor y Dios nuestro, ¡sálvanos!
¡haz que regresemos de entre las naciones
para que alabemos tu santo nombre,
y alegres te cantemos alabanzas!
¡Bendito seas Señor, Dios de Israel,
desde siempre y hasta siempre!
Que todo el pueblo diga: «¡Amén!»¡Aleluya!


Alabad al Señor

Señor, que nuestra vida sea
Cual una quena simple y recta,
//para que tú puedas llenarla,
Llenarla con tu música.//

Señor que nuestra vida sea
Arcilla blanda en tus manos
//para que tu puedas formarla,
Formarla a tu manera.//

Señor que nuestra vida sea
Semilla suelta por el aire
//para que tú puedas sembrarla,
Sembrarla donde quieras.//

Señor, que nuestra vida sea
Leñita humilde y siempre seca,
//para que tu puedas quemarla,
Quemarla para el pobre. //

Osvaldo Catena CyF. 295

Lectura del Día

Lucas 20: 45 al 21: 4 RVC

Como todo el pueblo lo estaba escuchando, Jesús les dijo a sus discípulos: «Cuídense de los escribas, porque les gusta pasearse con ropas largas, y que los saluden en las plazas, y sentarse en las primeras sillas de las sinagogas, y en los lugares más importantes de los banquetes. Se adueñan de los bienes de las viudas, y para disimular todo esto hacen largas oraciones. ¡Pero ellos recibirán una mayor condenación!»

Jesús estaba observando a los ricos que depositaban sus ofrendas en el arca del templo, y vio que una viuda muy pobre depositaba allí dos moneditas de poco valor. Entonces dijo: «En verdad les digo, que está viuda pobre ha echado más que todos. Porque todos aquellos ofrendaron a Dios de lo que les sobra, pero ella puso, en su pobreza, todo lo que tenía para su sustento.»

Los rabinos en tiempos de Jesús habían establecido toda clase de reglas. En los centros de estudios, eran los rabinos más eruditos los que tenían preferenciay en los banquetes, los más viejos. Se cuenta que dos rabinos estaban muy ofendidos porque varias personas los habían saludado con « ¡Que tengáis mucha paz!», sin añadir « ¡Maestros míos!» Pretendían que se los considerara por encima de los padres. Decían: «El respeto que debes a tu maestro es casi como el que debes a Dios.» «El respeto que se le tiene a un maestro debe estar por encima del que se le tiene al padre, porque tanto el padre como el hijo deben respetar al maestro.» «Si el padre y el maestro pierden algo, lo que pierde el maestro es más importante, porque el padre no ha hecho más que traerle a uno a este mundo, pero el maestro le enseña la sabiduría que le permitirá entrar en el mundo venidero… Si el padre y el maestro de alguien llevan cargas, debe ayudar al maestro en primer lugar, y luego a su padre. Si su padre y su maestro están cautivos, debe redimir primero a su maestro, y después a su padre.» (William Barclay)

Tales pretensiones, hoy parecen increíbles; por su parte, Jesús, también acusa a los escribas de devorar las haciendas de las viudas. La ley obligaba al rabino a no cobrar por enseñar. A ver… Para hacer honor a la verdad, hoy los rabinos tienen negocios o trabajos para mantenerse, y enseñan o “predican” gratis. No cuesta creer que ciertas mujeres impresionables fueran presas fáciles de rabinos poco escrupulosos y muy dados a la codicia. Estos a veces devorarían las casas de las viudas. .Todo ese negocio le disgustaba y repugnaba a Jesús. Y además, eran precisamente los hombres que tenían acceso a la cultura y que tenían puestos de responsabilidad en la comunidad. Dios no dará por inocente al que usa una posición de confianza y una piedad falsa para aprovecharse y abusar de los que confían en su gracia infinita y sobre todo gratuita: Oigan esto, los que pisotean a los necesitados y exterminan a los pobres de la tierra.Ustedes dicen: « ¿Cuándo pasará la fiesta de luna nueva para que podamos vender grano,o el día de reposo para que pongamos a la venta el trigo?»Ustedes buscanachicar la mediday aumentar el precio,falsear las balanzas y vender los desechos del trigo,comprar al desvalido por dinero,y al necesitado, por un par de sandalias.Jura el Señor por el orgullo de Jacob: «Jamás olvidaré nada de lo que han hecho ». AMOS 8: 4-7 NVI

Jesús nos da el ejemplo de la viuda y nos dice que una ofrenda que se hace por obligación, a regañadientes o para presumir, pierde casi todo su valor. La única ofrenda que vale la pena es la que sale de un corazón de amor, la que se da con libertad y voluntad. El sacrificio que supone. Lo que es una miseria para uno puede ser una fortuna para otro.

Las ofrendas que los ricos dejaban caer para que todos las vieran y oyeran tintinear no les suponían ningún sacrificio; pero las dos monedas de la viuda eran todo lo que tenía. Probablemente los ricos ofrendaban después de calcular el valor de cada moneda. Ella daba con la máxima generosidad, porque no tenía más. El dar no empieza a ser real hasta que duele. Muchos pensamos que “levantar las ofrendas en el culto” es para pagar los gastos que genera la comunidad, esto es muy  cierto; pero qué bendición sería para mí y mi comunidad cuando entrego mi ofrenda suelta o en un sobre, tener la convicción de que:

« Mi espíritu, alma y cuerpo,
Mi ser, mi vida entera,
Cual viva, santa ofrenda
Entrego a ti, mi Dios. »

« Mi todo a Dios consagro
En Cristo, el vivo altar;
Encienda él en mi vida
El fuego celestial. » (HIMNARIO EVANGÉLICO N° 316)

 

Sería una señal de suprema desinteligencia; el ser capaz de leer la historia de la viuda sin hacer un examen de conciencia y con plena decisión entregar nuestra vida como una ofrenda a la causa de Jesús. Amén.

ROG

Oramos por

A lo largo de esta semana, hemos pasado, muchos/as por pruebas difíciles, por la pérdida de un ser querido, por dolencias de salud, o por tener que enfrentar momentos de decisiones importantes. Aunque nos resulte dolorosa o pesada la carga, sabemos que Jesús nos ayuda a seguir andando, nos toma de la mano y muchas veces, hasta nos levanta en sus brazos.

Por esto, en la plena confianza del amor de Dios, dejamos nuestros pesares en El y pedimos por quienes están necesitando de su ayuda.

  • Decimos sus nombres…
  • También pedimos por nuestro país.
  • Para que la humanidad se dé cuenta de la necesidad del cuidado y protección de la naturaleza y toda creatura de Dios.
  • Agregamos motivos…

Recomendación y Bendición Apostólica

“Ustedes son miembros de la familia de Dios, sacerdotes al servicio del Rey, y son su pueblo. Y esto es así para que anuncien las obras maravillosas de Dios, que los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa.”

1ª Epístola de Pedro 2:9

Y ahora y siempre:
Que el amor de Dios Padre y Madre;
Que la presencia de Cristo Liberador y
El poder vivificante del Espíritu Santo,
Sea con nosotras y nosotros.
AMÉN.



propuestas anteriores

Compartir

X