Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 25 de noviembre

24 Nov 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 25 de noviembre

Para comenzar el día

Todos llevamos cicatrices en el alma. Son como el mapa de nuestra vida desde su punto de origen. Mojones en el camino que nos indican dónde nos equivocamos en el pasado, y nos ayudan a esquivar el sufrimiento, a huir de él. Hay quienes piensan que necesitan de su pasado para sobrevivir, y también quienes estamos convencidos de que dando el paso siguiente construiremos una vida nueva, y queremos tener el arrojo de intentarlo. Estamos seguros de que la historia más importante es la que construimos hoy. Tanto trabajo, tantas privaciones, tantos sueños de libertad no pueden acabar en el estercolero.

Nos sentimos parte del proyecto que Jesús de Nazaret quiso proponer a los seres humanos. Creemos en nuestra misión. Pensamos que un ser humano sólo lo es de verdad cuando es consciente de que está aquí para algo.

LUPA PROTESTANTE – ESCRITO POR JUAN RAMÓN JUNQUERAS



COMENZAMOS TIEMPO DE AYUNO Y ORACIÓN

Oramos

Dios de toda justicia, mantenenos en silencio cuando las únicas palabras que tenemos para decir son palabras de enjuiciamiento, exclusión o prejuicio. Enséñanos a enfrentarnos con las heridas de nuestro corazón.

(Silencio)

Dios de toda justicia, danos el poder de la palabra que resista la injusticia, la opresión y el odio. No sólo cuando nos afecta a nosotras y nosotros, sino sobre todo cuando afecta a otras personas, que sufren. Convertinos en hacedores y de paz y restauradoras de los quebrados que están cerca nuestro.


Dios de todo poder, mantenenos en silencio para que podamos escuchar respetuosamente el dolor ajeno, sin ignorarlo y también a veces sin poder curarlo. Porque vos estás presente en cada uno de nosotras y nosotros.

(Silencio)

Dios de todo poder, danos el coraje para compartir el don de nuestra palabra que conforte, sostenga y fortalezca. Que podamos ser un anticipo de tu amor para las personas que están en necesidad de amor.

Dios de todo amor, en el silencio de nuestro corazón danos palabras de bienvenida, aceptación y renovación para que cada vez que hablemos, nuestras palabras vengan de vos.

(Silencio)

Dios de todo amor, danos voces de alabanza para celebrar la vida de cada uno y cada una y las glorias de la creación, creyendo que todas las personas vivimos bajo tu bendición.

AMÉN

Yvonne Morland: The Coracle, Comunidad de Iona, Escocia

Con La Biblia en la mano

Vamos leyendo en la Carta de Pablo a los Efesios en el cap. 4 : 17 – 32. Y como siempre la sugerencia es leer en voz alta una vez, escuchándonos lo que vamos leyendo, permitiendo que cada palabra vaya fluyendo dentro nuestro buscando el lugar apropiado para ir formando la idea, el pensamiento.

  • Oramos y le pedimos a DIOS que nos muestre su mensaje.

Y ahora volvemos a leer en silencio, que sea  para el corazón.

El texto nos lleva a repensarnos, a poner delante nuestra manera de ser y de actuar. Es cierto que vivimos tiempos en que la paciencia, los enojos, la amargura, se  nos escapan, porque están a “flor de piel”, por eso más que nunca delante del Señor examinemos nuestros corazones.

Y una vez que leímos todo el texto, volvemos al versículo 24  “revestirse del nuevo ser que Dios creó a su imagen para que practique la justicia y la santidad por saber la verdad.”

Y desde el 24  al verso 32 vamos pensando uno a uno.

Sugerencia: tomarse el tiempo para leerlos de uno en uno y pensarnos.

Y entonces te hago la propuesta: ¿ Podemos ayunar  ( por lo menos algunos motivos) de lo que Pablo nos sugiere en esos versículos ?

  • Ayunar de mentiras
  • Ayunar de enojos duraderos
  • Ayunar de robar ( cosas si, pero también tiempo – espacio – lugares)
  • Ayunar de insultos
  • Ayunar de amargura – ira – gritos – calumnias . . . 

Probemos cuánto de esto somos capaces de ayunar, no sólo un día, sino comenzando con ¿tres días? ¿cinco días ?  Tal vez una semana. . . 

Nos tomamos unos minutos para pensar con el corazón derramado al Señor ¿ qué ayuno me hace falta más?

Y en verdadera comunión con el Señor, pedir su ayuda y su sostén para que todo esto vaya haciéndose parte de nosotros para siempre.

Y entonces volvemos a leer para grabar en el corazón el verso 32: “Sean amables y considerados unos con otros, y perdónense como Dios los ha perdonado a través de Cristo.”

  • Que tengas tiempo para pensar lo leído, tiempo para encontrarte con algunas de las situaciones para ayunar, tiempo para escuchar lo que el Señor tiene para decirte. Tiempo suficiente para revestir tu vida (verso 24).

Y nos inundamos el corazón con la canción de Salomé Arricibita “ CÚRAME”


Y ahora sí, oramos al Señor, intercedemos y le damos gracias:

  • Por las y los estudiantes en este año tan particular, ahora que están al final de clases y por los docentes que debieron redoblar esfuerzos para hacer la tarea. El Señor siga acompañándolos y repartiendo fuerza y sabiduría.
  • Por las personas que que están enfrentando tiempos de enfermedad, y las personas que cuidan a los enfermos, también necesitan de tu misericordia Señor.
  • Por las personas que trabajan en Centros de Salud, cualquiera sea el puesto, cuídalos Señor, que sientan que vas reponiendo sus fuerzas.
  • Por todas y todos los hermanos de las Comunidades de Fe, que soñamos con volver a encontrarnos, abrazarnos, alabar tu nombre en las canciones y juntas y juntos y con toda fuerza poder decir AMÉN!!
  • Y le damos gracias al Señor por amarnos de esta manera, gracias por hacer de su amor un auténtico estilo de vida que nos enseña a vivir. Que podamos aprender a amarnos y a corregirnos con amor.

DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinotto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA

Suscribite al envío semanal

Compartir

X