Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 24 de julio

24 Jul 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 24 de julio

Encuentro con Dios


Salmo 119: 17-32 RVC

Guímel

Haz bien a tu siervo; que viva,
Y guarde tu palabra.
Abre mis ojos, y miraré
Las maravillas de tu ley.
Forastero soy yo en la tierra;
No encubras de mí tus mandamientos.

Quebrantada está mi alma de desear
Tus juicios en todo tiempo.
Reprendiste a los soberbios, los malditos,
Que se desvían de tus mandamientos.
Aparta de mí el oprobio y el menosprecio,
Porque tus testimonios he guardado.

Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí;
Mas tu siervo meditaba en tus estatutos,
Pues tus testimonios son mis delicias
Y mis consejeros..


Alabad al Señor

¡Oh pan del cielo, dulce bien, más excelente que el maná!
Si el alma busca tu sostén eternamente vivirá.
Si el alma busca tu sostén eternamente vivirá.

¡Oh nuevo pacto del Señor, en santa copa de salud!
Reconciliado, el pecador se acerca a Dios por tu virtud.
Reconciliado, el pecador se acerca a Dios por tu virtud.

Hambrienta el alma, vengo a ti, Señor Jesús, con viva fe;
Tu mesa es franca para mí, y en humildad me acercaré.
Tu mesa es franca para mí, en humildad me acercaré.

Himno latino anónimo – Cántico Nuevo 208

Lectura del Día

Mateo 25:31-46. RVC

Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera.

 

El Evangelio hoy, no sólo nos demuestra “lo malo, que son los judíos” contemporáneos de Jesús, sino que, su exhortación trasciende hasta las comunidades de nuestro presente.    Debemos tener cuidado con rechazar un mensaje de Dios al despreciar o infravalorar a su mensajero. Sabemos que Dios tiene muchos mensajeros; sin embargo su mensaje supremo nos lo trajo un carpintero galileo; parafraseando una novela de Oscar Wide (1854-1900) « Un Hombre sin Importancia »por eso fue por lo que los judíos lo rechazaron; pues era “uno” del montón…

Los judíos se pusieron a murmurara o discutir entre ellos. Estaban tan pegados de sus razonamientos personales que no se les ocurrió dejar a Dios que decidiera la cuestión. Lo que más les interesaba era hacerles saber a los demás cuál era su opinión o lo que Dios pudiera pensar. Ahora… Sucede a veces, en nuestras juntas, asambleas, comisiones, cuando cada cual está tratando de hacerle tragar a los demás su parecer, ¿no sería mejor callarse y preguntarle a Dios? O cuando lo tenemos todo resueltole pedimos al Espíritu Santo, con una fe mágica ―por cierto, bendiga aquello que vamos a realizar. Además; después de todo, no importa tanto lo que pensemos nosotros; pero lo que piense Dios sí tiene una importancia suprema -aunque rara vez nos interesa lo bastante como para preguntárselo.

Otro tema es que los judíos oyeron, pero no aprendieron. Hay diferentes maneras de escuchar. Está la manera de la crítica; la del resentimiento; la de la superioridad; la de la indiferencia, y la del que escucha sólo porque en ese momento no tiene oportunidad de hablar. La única manera de escuchar que vale la pena es la de oír y aprender.Por eso insistimos sobre el valor de la Oración: privada y colectiva es, en ese espacio donde hablamos con Dios y nos responde…

Jesús es el pan de la vida, lo que quiere decir que es esencial para la vida; por tanto, el rechazar la invitación y orden de Jesús es perder la vida, y morir. El rehusar el ofrecimiento de Cristo es perderse la vida en este mundo y en el venidero, mientras que el aceptarla es hallar la verdadera vida en este mundo y la gloria en el venidero. Por eso cada vez que nos juntamos alrededor de Mesa a comer el Pan y beber el Vino; respondemos a un llamado y anticipamos nuestra llegada a la Tierra Prometida… ¡Aleluya…!!!

ROG

Oramos por

  • Tantas personas que están en situación de calle.
  • Por nuestras niñas y niños.
  • La salud y educación en nuestro país.
  • Por el trabajo de misión y evangelización en nuestras congregaciones.
  • Por cada una de nuestras familias.
  • Para que no nos falte el pan en la mesa.
  • Por el trabajo de pastoras, pastores, líderes en cada una de nuestras comunidades.
  • Por los preparativos para la próxima Asamblea Nacional.
  • Por los enfermos/as.
  • Por paz y verdadera justicia.

Oremos sin cansarnos. Dios está aquí!!!!


Recomendación y Bendición Apostólica

“Bendito sea nuestro Dios, porque suyos son la sabiduría y el poder. Pues, cambia los tiempos y las épocas. Revela lo profundo y lo escondido; sabe lo que está en la oscuridad, porque él es la luz.” 

Daniel 2: 20-22

Y ahora;
Que la bendición de Dios Padre y Madre,
Del Hijo y del Espíritu Santo
Sea con nosotras y nosotros,
Ahora y siempre.
AMÉN.



propuestas anteriores

Compartir

X