Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 24 de abril

24 Abr 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 24 de abril

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 118: 1-2, 14 – 24 RVC

¡Alabemos al Señor, porque él es bueno;
porque su misericordia permanece para siempre!
Que lo diga ahora Israel:
«¡Su misericordia permanece para siempre!»
El Señor es mi fuerza, y a él dedico mi canto
porque en él he hallado salvación.
En el campamento de los hombres justos
se oyen gritos jubilosos de victoria:
« ¡La diestra del Señor hace grandes proezas!
¡La diestra del Señor se ha levantado!

La diestra del Señor hace grandes proezas! »
No voy a morir. Más bien, voy a vivir
para dar a conocer las obras del Señor.
Aunque el Señor me castigó con dureza,
no me entregó a la muerte.
¡Ábranme las puertas donde habita la justicia!
¡Quiero entrar por ellas para alabar al Señor!
Ellas son las puertas que llevan al Señor,
y por ellas entran quienes son justos.

Te alabo, Señor, porque me escuchas,
y porque me das tu salvación.
La piedra que los constructores rechazaron,
ha llegado a ser la piedra angular.
Esto viene de parte del Señor,
y al verlo nuestros ojos se quedan maravillados.
Éste es el día que el Señor ha hecho;
y en él nos alegraremos y regocijaremos.


Alabad al Señor

¡Este es el día! ¡Este es el día!
¡Este es el día que hizo el Señor!

Ábranme las puertas de la justicia,
Entraré para alabar al Señor.
Esta es la puerta que Dios nos ha dado,
Todos los justos por ella entrarán.

Voy a alabarte porque me has oído
Y porque fuiste mi gran salvación.
Esa piedra que todos despreciaron
Resulta ahora ser fundamental.

Es el Señor quien ha hecho todo esto;
Qué maravilla poder verlo hoy.
Este es el día que el Señor ha hecho,
Con alegría gocemos en él.

Al Padre, Hijo y Espíritu Santo
Demos la gloria por la eternidad;
Como al principio, tal cual es ahora
Y lo será para siempre jamás.


Lectura del Día

Lucas 24; 1-12. RVC

Pero el primer día de la semana, muy temprano, las mujeres regresaron al sepulcro. Llevaban las especias aromáticas que habían preparado. Como se encontraron con que la piedra del sepulcro había sido quitada, entraron; pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Mientras ellas se preguntaban qué podría haber pasado, dos hombres con vestiduras resplandecientes se pararon junto a ellas. Llenas de miedo, se inclinaron ocultando su rostro; pero ellos les dijeron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí. ¡Ha resucitado! Acuérdense de lo que les dijo cuando aún estaba en Galilea: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado. Pero al tercer día resucitará.”» Ellas se acordaron de sus palabras, y cuando volvieron del sepulcro les contaron todo esto a los once, y a todos los demás. Las que contaron esto a los apóstoles eran María Magdalena, Juana, María la madre de Jacobo, y las otras mujeres. El relato de las mujeres les pareció a los apóstoles una locura, así que no les creyeron; pero Pedro se fue corriendo al sepulcro y, cuando miró hacia dentro y vio los lienzos allí dejados, volvió a su casa pasmado de lo que había sucedido..

 

El shabat judío, nuestro sábado, es el séptimo día de la semana, donde se recuerda el descanso de Dios cuando completó la Creación: El domingo cristiano es el primer día de la semana, y se recuerda la resurrección de Jesús. Aquel primer domingo cristiano, las mujeres fueron a la tumba para llevar a cabo los últimos quehaceres del amor a su Maestro, embalsamando el cuerpo de su amado muerto con aromas y ungüentos. En Oriente, las tumbas se hacían muchas veces en la roca. El cadáver se envolvía en largas tiras de lino, como vendas, y se colocaba en un poyo de la roca. Luego se cerraba la tumba con una gran piedra circular.

Cuando llegaron las mujeres se encontraron con que la piedra no estaba en su sitio, y la tumba se encontraba abierta.Es cierto que hay algunas diferencias de detalles con los otros evangelios; pero también es cierto que lo importante está muy claro y siempre igual: el hecho de que las mujeres encontraron la tumba vacía. Uno de los temas significativos de este relato es que las mujeres volvieron con la mejor noticia de la historia, pero los apóstoles no las creyeron. Aquello les sonaba a cuento; ¿machismo, descalificación, falta de fe…? Vaya uno a saber, como decimos popularmente.

La pregunta ineludible y desafiante de esta historia es la que dirigieron a las mujeres los mensajeros: « ¿Cómo es que están buscando entre los muertos al que está vivo? »

Lamentablemente… Todavía hay muchas y muchos que buscan a Jesús entre los muertos… ¿Qué significa esto…?

Pues bien, buscar entre los muertos significa que, hay quienes le consideran el hombre más grande y el más noble héroe que haya habido jamás, y el que vivió la vida más encantadora que se haya existido en la Tierra pero… Murió hace mucho tiempo… ¡Eso no es cierto. Jesús no está muerto…! ¡Está vivo! No es meramente un héroe del pasado, sino una realidad viviente del presente. Está vivo en la mente y corazones de quienes hemos creído en su mensaje liberador y abrazado su causa que beneficia a todas las personas.

Por otra parte; también, hay quienes consideran a Jesús meramente como un hombre cuya vida hay que estudiar, cuyas palabras hay que examinar y cuya enseñanza hay que analizar. Sí, lo consideran un personaje raro, distinto que no condice con lo que ellas y ellos consideran “normal”; un personaje dudoso a quien no le permiten entrar en sus vidas.

Por último; hay quienes ven en Jesús como el modelo y ejemplo perfecto. Y lo es; pero un ejemplo perfecto puede ser algo descorazonador. Recuerdo cuando comencé ir al “cole” y todavía no sabía escribir ni leer; la maestra tomaba mi mano y me ayudaba a escribir mis “primeras patas de araña”… Eso hace Jesús con nosotras y nosotros: nunca podremos reproducir a la perfección la vida de Jesús en la nuestra, lo que sí podemos es seguir su ejemplo. No es sólo un modelo de vida; es también una presencia que nos ayuda a vivir y a transmitir vida a quien la necesite. Podría ser que nuestra vida cristiana careciera de este elemento esencial porque hemos estado buscando al que está vivo entre los muertos. Pero también es cierto que en esa búsqueda encontremos al que está vivo.

Bendecido Tiempo de Pascua para todas y todos. Amén.

ROG

 


Oramos por…

  • El trabajo de nuestras iglesias en todo el país.
  • Por la cantidad de gente de nuestras ciudades, barrios, pueblos que han quedado sin trabajo, sin techo, sin alimento….
  • Por quienes sufren violencia, discriminación, en sus propias familias, en sus lugares de trabajo o estudio.
  • Por nuestros/as gobernantes. Para que nuestro Dios les quite la venda de sus ojos, los tapones de sus oídos y les ablande sus corazones.
  • Por tantos niños, niñas, ancianas y ancianos que están esperando sus vacunas, remedios para su salud, asistencia social o simplemente, el cariño y amor que se merecen como criaturas de Dios.
  • Por quienes están enfermos.
  • Están pasando una prueba en su familia.
  • Están solos-solas.
  • Necesitan del acompañamiento, consuelo del otro.
  • Nuestras pastoras y pastores.
  • Laicos, líderes de nuestras congregaciones.
  • Agreguemos más motivos y coloquemos sus nombres para seguir orando por ellos/as durante toda la semana)

Recomendación y Bendición Apostólica

¿Qué podrá separarnos del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, espada? Como está escrito:

«Por causa de ti siempre nos llevan a la muerte,
somos contados como ovejas de matadero.”

Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Romanos 8: 35-39 RVC

Dios te bendiga, protección te dé;
sea su gracia siempre tu sostén;
su ángel velando a tu redor esté,
dándote abrigo por doquier. Amén.



propuestas anteriores

Compartir

X