Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 23 de enero

22 Ene 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 23 de enero

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 145: 8-21. RVC

El Señor es compasivo y lleno de ternura;
lento para la ira y grande en misericordia.
El Señor es bueno con todos,
y se compadece de toda su creación.
Señor, ¡que toda tu creación te alabe!
¡Que te bendigan todos tus fieles!
¡Que proclamen la gloria de tu reino!
¡Que den a conocer tu poder!

¡Que conozcan todos tus hechos poderosos
y la gloriosa majestad de tu reino!
Tu reino es un reino de todos los siglos;
tu dominio durará por todas las generaciones.
Tú, Señor, levantas a los que tropiezan,
y reanimas a los que están fatigados.
Todos fijan en ti su mirada,
y tú les das su comida a su tiempo.
Cuando abres tus manos,
colmas de bendiciones a todos los seres vivos.

Tú, Señor, eres justo en todo lo que haces,
y todo lo haces con misericordia.
Tú, Señor, estás cerca de quienes te invocan,
de quienes te invocan con sinceridad.
Tú respondes a las peticiones de quienes te honran;
escuchas su clamor, y los salvas.
Tú, Señor, proteges a los que te aman,
pero destruyes a los malvados.

Señor, mis labios proclamarán tu alabanza.
¡Que la humanidad entera bendiga tu santo nombre
desde ahora y hasta siempre!


Alabad al Señor

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
y bendeciré tu nombre
eternamente y para siempre.
Cada día te bendeciré
y alabaré tu nombre
eternamente y para siempre.
Grande es Jehová
y digno de suprema alabanza;
y su grandeza es inescrutable;
cada día te bendeciré.

Casiodoro Cárdenas, Ecuador

Lectura del Día

Lucas 5: 33-35 RVC

Entonces ellos le dijeron: « ¿Por qué los discípulos de Juan y de los fariseos ayunan muchas veces, y hacen oraciones, mientras que los tuyos comen y beben?» Jesús les dijo: « ¿Acaso ustedes pueden hacer que ayunen los invitados a una boda, mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que el novio ya no estará con ellos. Entonces sí, ese día, ayunarán.»

 

Algunos le dijeron a Jesús: -Los discípulos de Juan el Bautista ayunan con frecuencia y cumplen escrupulosa-mente con las oraciones rituales, y los discípulos de los fariseos también; pero tus discípulos comen y beben cuando les da la gana, lo que se les antoja. -Está claro -les contestó Jesús- que no se espera que los invitados a una boda se pongan a ayunar cuando están en compañía del novio. Ya llegará la hora en que el novio no va estar con ellas y ellos, entonces tendrán que ayunar.

Lo que sorprendía y escandalizaba a los escribas y fariseos era que los seguidores de Jesús fueran “tan normales”. Escuché decir a un predicador: « no hagas de tu religión una agonía.» Quien suscribe esta meditación sabe bien de que se trata esta “agonía”. Ayunos, oraciones, largas lecturas de las Escrituras y de libros clásicos de piedad cristiana… Un ejercicio espiritual mercantilista para convencer a Dios que cambie, mágicamente, lo que su gracia ha creado con amor… ¡Que frustrante, cuando tanto sacrificio no ha servido de nada…! Porque a pesar de nuestra insistencia la negociación ha fracasado. No estamos en contra de estos ejercicios espirituales, pueden ser edificantes; siempre que no perdamos de vista, de no caer en un peligroso individualismo.

¿Qué sucedería si todo ese esfuerzo espiritual lo transformamos en una ofrenda de gratitud, de alabanza, de honra, de adoración a ese Dios Padre y Madre que nos da tantas cosas que, muchas veces, no nos damos cuenta…?  Y expresar con el salmista: « ¡Recibe mi oración como ofrenda de incienso, y mis manos levantadas como ofrenda de la tarde!» « ¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguna de sus bendiciones!» (SALMO 141: 4; 103:2)

Es sumamente significativo que Jesús comparara la vida cristiana con una fiesta de bodas. La alegría debe ser la primera característica cristiana. Son demasiados los que creen que la religión los obliga a hacer todo lo que no quieren, y a no hacer lo que quieren y donde la risa se convierte en un pecado.

Es cierto también que la cruz nos hace sombra; Jesús lo sabía y lo sabe pero a pesar de ello nadie ni nada nos puede quitar el gozo y la alegría de ser suyos y disfrutar, a toda hora,  de la presencia Divina. Amén

 


Oración

Amado Señor, te agradezco por este día maravilloso, por mi familia, por mi alimento, por mi casa –lugar donde descanso, por un día más de trabajo y principalmente por un día más de vida junto a las personas que más amo. Bendice, Señor a mi familia, a mis amigos y a quienes no lo son, porque ellos, también necesitan de ti y que además son muchos. Bendice, Señor a mi país, báñalo de tu misericordia, que es grande e infinita que no falte en ninguna situación tu gran amor y tu poderosa justicia. Todo mi ser te rinde culto; pues, con gran alegría he puesto mi vida a tu servicio. Amén


Oramos por…

Hoy te invito a que te tomes unos minutos más para orar por muchas personas que están en situaciones de pruebas y de gran vulnerabilidad. Cierra los ojos, entrégate a Dios y habla con Él.

  • Por quienes han quedado sin trabajo.
  • Las familias que tienen problemas de vivienda,.
  • Los/as que han quedado solos/así,.
  • Familiares, personas allegadas, que están sufriendo una enfermedad, dolencia.
  • Por nuestros padres, madres.,hijos/as.
  • Por las actividades de verano en nuestras iglesias.
  • Sus líderes, pastores, pastoras.
  • Para que tu mano protectora esté en cuidando a quienes están viajando.
  • En cada pedido, decimos el nombre de la persona.
  • Y por nosotros, nuestras vidas, luchas y compromiso por hacer realidad el Evangelio.

…¡Oremos sin cesar!


Recomendación y Bendición Apostólica

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, 2 completen mi gozo sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. 3 No hagan nada por contienda o por vanagloria. Al contrario, háganlo con humildad y considerando cada uno a los demás como superiores a sí mismo. 4 No busque cada uno su propio interés, sino cada cual también el de los demás. 5 Que haya en ustedes el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús,6 quien, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo y tomó forma de siervo, y se hizo semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios el Padre. 23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.

Filipenses 2: 1-11; 4: 23


propuestas anteriores

Compartir

X