Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 2 de octubre

02 Oct 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 2 de octubre

Encuentro con Dios


Salmo 119: 49-56 – RVC

Recuerda las promesas que me hiciste,
en las cuales he puesto mi esperanza.
En mi aflicción, ellas son mi consuelo;
pues tu palabra me infunde nueva vida.
Los soberbios se burlan mucho de mí,
pero ni así me aparto de tu ley.

Mi consuelo, Señor, es recordar
que tu justicia es siempre la misma.
Me horroriza pensar que hay malvados
que se mantienen alejados de tu ley.
Aunque en este mundo estoy de paso,
mis canciones son tus estatutos.

Por las noches pienso en ti, Señor,
pues quiero obedecer tu ley.
Esto es lo que me ha tocado:
poner en práctica tus mandamientos.


Alabad al Señor

Pan al hambriento puedes dar, la voz del mundo puedes ser,
Canción al triste entonar, tu casa al solitario abrir.

La voz del mundo puedes ser, canción al triste entonar,
Tu casa al solitario abrir, pan al hambriento puedes dar.

Canción al triste entonar,tu casa al solitario abrir,
Pan al hambriento puedes dar, la voz del mundo puedes ser.

Tu casa al solitario abrir, pan al hambriento puedes dar,
La voz del mundo puedes ser, canción al triste entonar.

F. Barth – Canto y Fe 319

Lectura del Día

Mateo 19: 16-22 – RVC

De pronto vino uno y le dijo: «Maestro, ¿qué de bueno debo hacer para obtener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me preguntas acerca de lo “bueno”? Uno solo es bueno. Pero si quieres entrar en la vida, practica los mandamientos.» Aquél preguntó: «¿Cuáles?» Y Jesús respondió: «No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» El joven le dijo: «Todo esto lo he cumplido desde mi juventud. ¿Qué más me falta?» Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Después de eso, ven y sígueme.» Cuando el joven oyó estas palabras, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

Aquí tenemos una de las historias más conocidas y apreciadas del Evangelio. Por lo general la llamamos la Historia del Joven Rico, El texto de Mateo es el último de los tres primeros evangelios, donde Jesús no hace la pregunta: «¿Por qué me llamas bueno?” Eso casi le sonaba como si Jesús rechazara que se le llamara bueno, así que lo cambió por: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno?” a fin de evitar la posible irreverencia. Esta historia enseña una de las lecciones más profundas, porque contiene la base total de la diferencia entre la idea correcta y la equivocada de lo que es la religión.

Esta persona vino a Jesús porque estaba buscando lo que él llamaba “la vida eterna”. Estaba buscando la felicidad, la satisfacción, la paz con Dios. Como muchas personas hoy; como Usted o yo, estimada lectora, lector; en algún momento de nuestra vida… Pero la misma manera de hacer la pregunta le delató. Esta persona, preguntó: » ¿Qué debo yo hacer? “

Ahora bien… Jesús le está preguntando a este joven cuál era su actitud para con sus semejantes; es decir, cómo eran sus relaciones inter-personales. La respuesta del joven fue que él había cumplido todos los mandamientos; y sin embargo había todavía algo que él sabía que debía tener y no tenía. Así que Jesús le dijo que lo vendiera todo, que se lo diera a los pobres y que le siguiera.

Ahora, esta persona pretendía haber cumplido la Ley. En un sentido legalista, aquello podría ser cierto; pero en el sentido espiritual, no lo era, porque su actitud hacia sus semejantes era errónea, era totalmente egoísta, mezquina…

Se piensa, desde el punto de vista de la fe, que ir al culto, participar del Sacramento, cumplir con normas morales impuestas, es hacer la voluntad de Dios Padre y Madre. Esta idea puede ser tramposa porque tiene algo de verdad; aunque, Dios Padre y Madre, no necesita del culto ni de la Santa Cena ni ser complacido con nuestro “buen comportamiento” quienes necesitamos de todo este “legalismo” somos nosotras(os).

Seguir a Cristo, en gracia y generosidad,es servir a las personas a las cuales Cristo les anuncia vida abundante constantemente y sin reservas… (JUAN 10: 10). Por último, el Joven Rico volvió la espalda con gran tristeza. No aceptó el desafío, porque tenía muchas posesiones. Su tragedia era que amaba las cosas más que a las personas; y se amaba a sí mismo más de lo que amaba a otros. Cualquier persona que ponga las cosas por delante de las personas, y al yo antes que a los demás, es darle la espalda a Jesucristo. Es Jesucristo mismo quien nos desafía, hoy. Amén.

ROG

Oramos por

  • La conversión de quienes se alejan de Dios, buscando dioses falsos en la satisfacción personal sin importarles las demás personas.
  • Por quienes sufren el desamparo, la falta de trabajo o del alimento cotidiano.
  • Quienes están enfermos, enfermas y necesitan del cuidado y amor de otras personas.
  • Por el trabajo de la iglesia en el campo de la educación cristiana.
  • Por los pastores, pastoras, líderes que predican y enseñan a vivir el evangelio en la vida cotidiana.
  • Por la misión de nuestra iglesia en nuestra sociedad.
  • Por la preparación de la Asamblea Nacional.
  • Por quienes han sufrido la pérdida de un ser querido.
  • Para que en nuestro país y en el mundo prevalezca la justicia.

Agregamos otros motivos sabiendo que Dios nos escucha y responde con misericordia nuestras súplicas…


Recomendación y Bendición Apostólica

Nosotros somos de la luz y del día; no somos de la noche ni de la oscuridad. Por eso debemos mantenernos despiertos y en nuestro sano juicio. Protegernos como con una coraza con la fe y el amor, y cubrirnos como con un casco con la esperanza de la salvación.

1ª Tesalonicenses 5: 5,9

De manera que:
El amor de Dios Padre y Madre que
Sobre pasa toda comprensión,
La gracia abundante de Jesús, el Liberador
Y el consuelo y el poder del Espíritu de Luz
Sea con el pueblo que ama y sirve a todo lo creado
Con amor y alegría.
AMÉN.



propuestas anteriores

Compartir

X