Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 2 de enero

02 Ene 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 2 de enero

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 147: 1-7. RVC

¡Aleluya!
¡Cuán bueno es cantar salmos a nuestro Dios!
¡Cuán grato y hermoso es alabarlo!

El Señor reconstruye a Jerusalén,
y hace volver a los israelitas desterrados.

El Señor reanima a los descorazonados,
y sana sus heridas.

El Señor creó todas las estrellas del cielo,
y a cada una le puso nombre.

Nuestro Señor es grande y poderoso,
y su sabiduría no tiene límite.

El Señor exalta a los humildes,
y humilla hasta el polvo a los malvados.

¡Cantemos alabanzas al Señor!
¡Cantemos salmos a nuestro Dios al son del arpa!

 

Alabad al Señor

Cuando el Señor nos libre de este cautiverio,
parecerá un sueño
y nuestra boca sonreirá contenta
y cantaremos sin cesar.

Cuando el Señor, al fin, la aurora nos restaure,
parecerá un sueño
y nuestras manos se unirán, felices,
para afirmar la libertad.

Cuando el Señor construya nuestro horizonte,
parecerá un sueño
y nuestros ojos verán sorprendidos,
un nuevo mundo germinar.

Cuando el Señor nos una a todos, victorioso,
parecerá un sueño.
Ya nuestras lágrimas habrán pasado
y cielo y tierra se unirán.

CyF 246

 

Lectura del Día

Isaías 9: 2-7

¿Quién de ustedes es sabio y entendido? Demuéstrelo con su buena conducta, y por medio de actos realizados con la humildad propia de la sabiduría. Pero si ustedes abrigan en su corazón amargura, envidia y rivalidad, no tienen de qué presumir y están falseando la verdad. Esta clase de sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino que es terrenal, estrictamente humana, y diabólica. Pues donde hay envidias y rivalidades, allí hay confusión y toda clase de mal. Pero la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura, y además pacífica, amable, benigna, llena de compasión y de buenos frutos, ecuánime y genuina. Y el fruto de la justicia se siembra en paz para los que trabajan por la paz.

 

Es muy interesante que, justo en la primera semana del año, Santiago nos hace pensar en un tema importante que no deja de tener sus dificultades: la Sabiduría… Tema tan repetido para filósofos o teólogos y no para gente simple o sencilla como uno. A ver…

¿Hay alguien que no desee ser sabio y penetrar, con su inteligencia a los problemas de la vida, para deducir cuál es la forma objetiva, sensata y sabia, de comportarse en la vida práctica?

Para quien cree, lo importante es entender el camino de la salvación y la voluntad salvífica de Dios. Salvación y voluntad de Dios que no siempre entendemos y de allí emanan todos nuestros errores… A pesar de ello; es sabio quien entiende bien la voluntad de Dios y vive según ella.

Por lo visto el afán de comprender la revelación divina había provocado, en la comunidad de Santiago, rivalidades, pendencias y tensiones, como sabernos que sucedía en las comunidades de aquellos tiempos. Quizá para explicar estas desavenencias haya que tener en cuenta el problema de las relaciones entre la fe y las obras…

Santiago recalca que la verdadera sabiduría se demuestra en la vida: es sabio quien vive dejando que el amor de Dios determine su obrar. Santiago insiste una vez más en la voluntad de Cristo y en el modelo de mansedumbre que en él tenemos, como ya había hecho antes. Es sabio quien vive con bondad, mansedumbre y humildad, tomando a Cristo por modelo. Sólo a quien vive así, se promete que un día poseerá la herencia de Dios.

De manera que la sabiduría que plantea Santiago es todo un desafío, que viene bien al comenzar el año. Un desafío que nos mueve a buscar la voluntad de Dios; posiblemente, muchas veces no estaremos seguras y seguros que hacemos lo correcto… Pero, dejemos que el bendito Espíritu Santo haga su trabajo.

No nos olvidemos y siempre tengamos presente que somos la Iglesia en el mundo; y que durante todo este Año de Gracia y siempre Dios está presente: « ¡Que el Señor nos bendiga, y nos cuide! ¡Que el Señor haga resplandecer su rostro sobre su pueblo, y tenga de él misericordia! ¡Que el Señor alce su rostro sobre nosotras y nosotros y ponga su paz! » Amén. Paráfrasis de NÚMEROS 6: 24-26

ROG

Oración de Año Nuevo

Dios Padre y Madre, al comenzar este Nuevo Año te doy gracias por estar presente en mi vida. Te alabo, porque sé que tus bendiciones y ayuda no faltaran en las situaciones difíciles que deba afrontar. También sé que tu amor es infinito, tu gracia está siempre presente y así como me diste, me das y siempre me darás otra vez, de tu caudal infinito. Ayúdame a enfrentar los futuros desafíos que significan defender los derechos de mi prójimo o sea defender la vida toda de tu maravillosa creación. Elevo mi oración en el bendito nombre de Jesús. Amén.


Oramos por…

  • Hoy los invitamos a orar por nuestro país, por nuestro pueblo: nosotros, nuestros vecinos, familia.
  • Por la lucha de los docentes, médicos.
  • Por nuestros jubilados.
  • Para que haya trabajo, techo y pan en cada familia.
  • Por los campamentos de niños y adolescentes.
  • Por líderes y pastoras/es .
  • Por un nuevo año que comienza….

¡Oremos sin cesar!



propuestas anteriores

Compartir

X