Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 19 de febrero

18 Feb 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 19 de febrero

Encuentro con Dios


Salmo 119: 57 – 54 – RVC

Señor, tú eres todo lo que tengo,
y prometo que obedeceré tu palabra.
De todo corazón busco tu presencia;
ten compasión de mí, conforme a tu promesa.
He estado pensando en mis acciones,
y decidí encaminar mis pies hacia tus estatutos.
Voy a darme prisa, y sin tardanza
cumpliré con tus mandamientos.

Me hallo sujeto a gente sin piedad,
pero no me olvido de tu ley.
Me levanto a medianoche, y te alabo
porque tus juicios son rectos.
Soy amigo de todos los que te honran,
de todos los que obedecen tus preceptos.
Señor, tu misericordia llena la tierra;
¡enséñame tus decretos!


Alabad al Señor

Cuando el pobre nada tiene y aún reparte
Cuando alguien pasa sed y agua nos da,
Cuando el débil al más débil fortalece,
// Va Dios mismo, en nuestro mismo caminar. //

Cuando alguien sufre y logra su consuelo,
Cuando espera y no se cansa de esperar,
Cuando amamos aunque el odio nos rodee,
// Va Dios mismo, en nuestro mismo caminar. //

Cuando crece la alegría y nos inunda,
Cuando dicen nuestros labios la verdad,
Cuando amamos el sentir de los sencillos,
// Va Dios mismo, en nuestro mismo caminar. //

Cuando abunda el bien y todos lo comparten,
Cuando alguien donde hay guerra pone paz,
Cuando ¨hermano¨ le llamamos al extraño,
// Va Dios mismo, en nuestro mismo caminar. //


Lectura del día

Lucas 18:18-30 RVC

18 Un hombre importante le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?»19 Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie que sea bueno, sino sólo Dios.20 Conoces los mandamientos: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.»21 Aquél le dijo: «Todo esto lo he cumplido desde mi juventud.»22 Al oír esto, Jesús le dijo: «Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dáselo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después de eso, ven y sígueme.»23 Cuando aquel hombre oyó esto, se puso muy triste, porque era muy rico.24 Y al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: «¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios!25 Le es más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.»26 Los que oyeron esto dijeron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?»27 Y Jesús les respondió: «Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.»28 Pedro dijo entonces: «Nosotros hemos dejado nuestras posesiones, y te hemos seguido.»29 Y Jesús les dijo: «De cierto les digo, que cualquiera que haya dejado casa, padres, hermanos, mujer, o hijos, por el reino de Dios,30 recibirá mucho más en este tiempo, y en el tiempo venidero recibirá la vida eterna.»

 

Este oligarca judío se dirigió a Jesús de una manera totalmente extraña… En toda la literatura judía no se encuentra ningún caso de un rabino al que se llamara «Maestro bueno.» Los rabinos decían siempre que «no hay nada que sea bueno más que la ley.» El dirigirse así a Jesús sonaba a cumplido exagerado o como solemos decir en nuestra jerga se mostró bien “camelero”, y Jesús, hábilmente, empezó por hacer volver sus pensamientos hacia Dios. Jesús siempre reconocía que su poder y su mensaje procedían de Dios. Recordemos que; cuando los nueve leprosos no volvieron, (esto puede ser “discutible”) Jesús se entristeció, no porque no habían vuelto a darle las gracias a Él, sino a Dios (Lucas 17:18). No hay duda que esta persona, con un buen pasar económico, aristócrata o como queramos llamarlo era una buena persona; pero reconocía en lo íntimo de su corazón que algo faltaba en su vida.

La respuesta de Jesús fue que si quería encontrar todo lo que estaba buscando tenía que vender sus posesiones y distribuir el producto entre los pobres, y entonces seguir a Jesús.

Esta respuesta de Jesús me resulta muy interesante… ¿Por qué hizo aquella demanda precisamente a aquel hombre? A ver…

Ante todo, no le tengamos miedo prejuicioso a la literatura apócrifa, pues muchas veces puede darnos luz a la lectura canónica, bien…  El Evangelio según los Hebreos, que se ha perdido en su mayor parte, uno de los fragmentos cuenta este incidente de forma que nos da una clave.

EL otro hombre rico le dijo a Jesús: -Maestro, ¿qué cosa buena debo hacer para vivir de veras? -Hombre, obedece la ley y los profetas -le respondió Jesús. -Ya lo he hecho -añadió el hombre. -Entonces, ve -le dijo Jesús-, vende todo lo que tienes, distribúyelo entre los pobres, y ven a seguirme. “El rico entonces empezó a rascarse la cabeza, porque no le gustaba este mandamiento. El Señor le dijo: -¿Cómo dices que has obedecido la ley y los profetas? En la ley está escrito: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» Y fíjate que hay muchos hermanos tuyos, hijos de Abraham, que se están muriendo de hambre, y tú tienes la casa llena de cosas buenas, y no les das ni una a los pobres. Y Jesús se volvió a decirle a su discípulo Simón, que estaba sentado a su lado: -Simón, hijo de Jonás: le es más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el Reino de los Cielos.

Aquí tenemos el secreto y la tragedia de esta persona. Llevaba una vida egoísta. Era rico, pero no daba nada. Su verdadero dios, era la comodidad, y a lo que daba culto era a sus posesiones y a su riqueza. Y por eso Jesús le dijo que tenía que darlo todo. No debemos asombrarnos; en nuestro presente histórico hemos visto como gente muy poderosa, con un buen pasar económico robó el bienestar de las personas más carenciadas; en salud, educación, empleos. En fin…

Ahora… ¿Por qué? Las posesiones tienden a encadenar el corazón a este mundo y a no dejar que se piense en nada más. No tiene por qué ser pecado el tener riquezas, pero sí entraña un peligro y una gran responsabilidad. Pedro mencionó que él y sus compañeros lo habían dejado todo para seguir a Jesús; y Jesús prometió que nadie dejaría nada por el Reino de Dios que no recibiera mucho más.

Estimada lectora (or)… Una de las afirmaciones de este texto, que me siguen preocupando, son: « Aún te falta una cosa »De manera que, les dejo para que pensemos juntas(os) y en comunión ¿Qué es lo que nos falta dar…? Esto no pasa; sólo, por el dinero que ofrendemos en causas nobles; sino la buena disposición, de ofrendar nuestra propia vida a la causa de Cristo. Que el Espíritu Santo nos muestre que es lo que, aún nos falta dar… AMÉN

ROG

Alabad al Señor

  • Por las actividades de acompañamiento pastoral en nuestras congregaciones.
  • Por nuestro obispo y su familia.
  • Por cada pastora, pastor, laico, laica que tiene la misión de acompañar, guiar y dar testimonio en nuestras comunidades.
  • Para que el amor de Dios y su misericordia, nos una como hermanas, hermanos en este país y en todo el mundo.
  • Por nuestros adolescentes y jóvenes que están estudiando para rendir materias.
  • Para que no nos falte trabajo y pan sobre la mesa de cada día.
  • Por nuestros enfermos.
  • Agreguemos los motivos que tenemos en nuestra mente y corazón, Dios nos está escuchando.

Recomendación y Bendición Apostólica

Pero ustedes, amados hermanos, sigan edificándose sobre la base de su santísima fe, oren en el Espíritu Santo,21 manténganse en el amor de Dios, mientras esperan la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. Sean comprensivos con los que dudan. A otros, arrebátenlos del fuego y pónganlos a salvo; y a otros más, ténganles compasión, pero ¡cuidado!, desechen aun la ropa que su cuerpo haya contaminado.

Y a aquel que es poderoso para cuidar de que no caigan,
Y presentarlos intachables delante de su gloria con gran alegría,
Al único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo,
Sean dadas la gloria y la majestad, y el dominio y el poder,
Desde antes de todos los siglos y siempre. Amén.

Judas 20-25



propuestas anteriores

Compartir

X