Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 19 de agosto

18 Ago 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 19 de agosto

Encuentro con Dios


En estas últimas semanas, por razones ya sabidas, hemos estado trabajando, investigando, estudiando y por sobre todo, comunicándonos de diferentes formas pero todas virtuales, algunas nuevas para muchas personas. Quizás algunos se sientan como encarcelados en sus propias casas, deseando poder reanudar la vida pasada y borrar del calendario este año.

Pero este tiempo nos ha enseñado a parar y ver, ¿se dieron cuenta todo lo que hemos hecho?, como nos reconvertimos, creamos, ideamos, inventamos, esperamos en acción?! Y ni hablar de tener más tiempo para charlar con seres queridos, amistades, hermanas y hermanos de la iglesia, estar en familia, quienes conviven con ellas!…Bueno, la lista es larga y, claro, faltan los abrazos, besos, mateadas, visitas, salidas….

Todas, todos las esperamos con ansias, pero sabemos que la fe que nos mueve a seguir, la esperanza de construir un nuevo y mejor mañana, la seguridad de tener a Dios al lado nuestro, prometiéndonos un nuevo mundo y nuevas formas de convivencia, nos da la fuerza para seguir esperando en acción y orando para que ese mañana que tanto esperamos, llegue pronto y nos volvamos a juntar… y nos volvamos a abrazar!!

VBM

Salmo 100

1Con mi voz clamo al Señor;
con mi voz le pido su misericordia.
En su presencia expongo mi queja;
en su presencia expreso mi angustia.
Cuando estoy por rendirme,
tú, Señor, sabes por dónde debo ir.
En mi camino me han tendido trampas.

Miro a un lado y me doy cuenta
de que a nadie le intereso;
refugio no tengo, y a nadie le importo.
Señor, yo clamo a ti,
porque tú eres mi única esperanza;
¡eres todo lo que tengo en esta vida!
¡Atiende mi queja, porque estoy desesperado!
¡Líbrame de los que me persiguen,
pues en fuerzas me superan!

¡Líbrame de la angustia que me oprime,
y así podré alabar tu nombre!
Así me rodearán los hombres honrados
al ver que me has tratado con bondad.


Alabad al Señor

Canta, canta, alma mía, a tu rey y tu Señor;
al que amante te dio vida, te cuidó y perdonó.
Canta, canta, alma mía, canta al poderoso Dios.

Canta su misericordia, que a tus padres protegió;
cántale pues de su gloria te bendice con favor.
Canta, canta, alma mía, canta su fidelidad.

Como padre él te conoce, sabe tu debilidad,
con su brazo te conduce, te protege de maldad.
Canta, canta, alma mía, prueba de cantar su amor.

Ángeles y querubines, ayudadme a cantar,
y vosotros, sol y luna, que los cielos domináis.
Todos juntos, alabemos, y cantemos su loor.

Henry Francis Lyte  – (1793-1847, Reino Unido) Canto y Fe 200

Lectura del día

Abdías 15-21

15 Ya está cerca mi día contra todas las naciones, y lo mismo que hiciste se hará contigo; ¡sobre ti recaerá lo que mereces recibir! 16 Así como en mi santo monte ustedes bebieron de la copa de mi ira, también beberán de ella siempre todas las naciones; la beberán hasta la última gota, y será como si nunca hubieran existido. 17 Pero en el monte de Sion habrá un remanente que se salve; será un remanente santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones. 18 La casa de Jacob será fuego, la casa de José será llama, y la casa de Esaú será estopa, y arderán y se consumirán; ni un solo resto quedará de la casa de Esaú, porque el Señor lo ha dicho. 19 Los del Néguev poseerán el monte de Esaú, y los de la Sefela a los filisteos; poseerán también los campos de Efraín y los campos de Samaria, y Benjamín tomará posesión de Galaad. 20 Los cautivos de este ejército de los hijos de Israel se adueñarán del territorio de los cananeos, hasta Sarepta, y los cautivos de Jerusalén que están en Sefarad poseerán las ciudades del Néguev. 21 Entonces vendrán al monte de Sión unos libertadores, y juzgarán al monte de Esaú, y el reino será del Señor.

 

Me interesó mucho, esta propuesta del Leccionario de leer al profeta Abadías; pues, su lectura es muy breve donde descubrimos a una persona sin ninguna filiación patronímica o de “abolengo”; pues, su nombre en hebreo es común en las Escrituras: Obadyah«siervo de Yahvé». Este es un pequeño escrito —lleno de oscuridades y de alusiones misteriosas, difíciles de identificar. Por eso San Jerónimo dice: «Cuanto más corto es, más difícil es. Estas pequeñas líneas del Profeta, son cortas pero no de significado»

 

En realidad, no es fácil su interpretación por su brevedad y estilo. Incluso se ha supuesto que su nombre sería un seudónimo para ocultar su verdadera personalidad. Algunos académicos, lo ubican durante el tiempo del cautiverio en Babilonia, cerca de trescientos años después del Rey Joram. Estos autores sostienen que los términos en que se expresa Abdías (vv. 11-14) pueden muy bien ser entendidos como referentes a la captura de Jerusalén por parte de Nabucodonosor; este evento correspondería a lo que se dice de que “El día que un ejército extranjero llevaba cautivo a su ejército, y gente extraña entraba por las puertas de Jerusalén y sobre ella echaba suertes, tú estabas allí, en primera fila; ¡tú eras también uno de ellos!” También estos autores admiten que Abdías (vers. 20) hace una referencia implícita como uno de los cautivos en Babilonia.

El profeta anuncia solemnemente la repatriación de los exilados, que volverán como salvadores al monte de Sión (ver.21); pues a Yahvé le pertenece el poder de gobernar. Es la hora de Yahvé, que inaugura su reinado universal, donde el pueblo judío será compensado de todas sus aflicciones pasadas.

A ver… Trataremos de no falsear la Escritura… Lo que entendemos, con sus pocas palabras, el Profeta nos habla de una Esperanza futura (vers.17) donde las hijas e hijos de Dios nos juntaremos alrededor de una mesa universal, celebrando el triunfo definitivo de Dios. Y… Sí, todas y todos los sabemos que eso sucederá en el futuro ¿y ahora…? (Juan 11: 23-24)

Sí, el COVID 19 nos ha capturado, nos tiene exiliados en nuestra propia casa. Sin embargo, hora debemos confiar y “esperar” en la esperanza… No se Usted, estimada lectora, lector… Pero yo con este tema de la pandemia y la cuarentena, como persona mayor, no estoy bien… Sin embargo tengo esperanza y mucha fe que esta situación va a finalizar en algún momento; mientras tanto, pienso en todas las cosas que voy a realizar cuando esto termine.

Pues la esperanza es lo que me ayuda a esperar ese momento con entusiasmo, alegría y proyectos. La esperanza es la que siempre nos pone en movimiento, es la que nos asegura que el buen Dios Padre y Madre está con nosotras y nosotros, también está “con ese remanente” de personas que hemos creído en promesa del Dios de la Vida; de manera que, confiemos no estamos solas-solos. Bendiciones y a seguir cuidándonos, Amén.

ROG

Oremos en paz y en comunión…

Oh Dios de todos los pueblos, que has escogido y llamado a todos para que cada uno se encontrara contigo por su propio camino, el camino ancestral por el que tú le has acompañado siempre con cariño paterno y cercanía materna. Danos el optimismo de la fe que sabe descubrir la presencia del Reino y de la «fe» también en los hombres y mujeres de otros Pueblos que hasta ahora nos han parecido equivocadamente «alejados». Ayúdanos a hacer nuestros la esperanza y el optimismo que Jesús nos manifiesta en el Evangelio. Nosotros te lo pedimos apoyados en el ejemplo de Jesús, hijo tuyo, hermano nuestro. Amén.


Oramos por…

  • Para que Dios de consuelo a aquellas familias que han perdido un ser querido.
  • Para que pronto tengamos una vacuna que detenga este virus.
  • Por aquellas personas que están enfermas, que tienen diferentes dolencias y pruebas de salud.
  • Por nuestra iglesia que sigue trabajando, en movimiento, asistiendo a aquellos desprotegidos, solas, con diferentes necesidades.
  • Por nuestros pastores, pastoras, líderes.
  • Para que nuestros mayores puedan gozar de la atención y cariño de sus familias y hermanos, hermanas de la iglesia.
  • Por la niñez en nuestro país.
  • Para que haya una verdadera justicia que condene a quienes ejercen la violencia de género, familiar, de niños y tantas otras que dañan a nuestro prójimo.
  • Por las reuniones de juntas, asambleas, proyectos nacionales que se están realizando.
  • Por nuestra Iglesia Evangélica Metodista Argentina.
  • Por todas las otras iglesias metodistas en Latinoamérica que están asistiendo a miles de personas que necesitan de ayuda en este tiempo de pandemia.

Seguimos agregando motivos…


Recuerda:

Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda.
Y la paciencia todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene, nada le falta.



Suscribite al envío semanal

Compartir

X