Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 18 de noviembre

17 Nov 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 18 de noviembre

Para comenzar el día

Señor, haz que recibamos en paz el día que ahora comenzamos. Ayúdanos, en todas las cosas, a confiar en tu santa voluntad. En todas y cada una de las horas del día, revélanos lo que quieres de nosotros. Bendice nuestra relación con todos los que nos rodean. Enséñanos a tratar todo lo que a lo largo del día puede sucedernos, con paz en el alma, y con la firme convicción de que es tu voluntad la que todo lo gobierna. En todo lo que hagamos o digamos, orienta nuestros pensamientos y sentimientos. Y, cuando se produzcan sucesos imprevistos, haz que no olvidemos que eres Tú el que todo nos envía. Enséñanos a actuar firme y prudentemente, sin amargar ni hacer sentir incómodos a los demás. Danos la fuerza que necesitamos para enfrentarnos con la fatiga del día que ahora comienza con todo lo que él pueda traernos. Orienta nuestra voluntad, enséñanos a orar y ora Tú mismo en nosotros. Amén

Metropolitano Filarete de Moscú, siglo XIX)
Tomado del Libro de Culto de «Faith and Order Plenary Comission Agosto 2004»


Con La Biblia en la mano

En el Nuevo Testamento , en el inicio de 1 Timoteo 2, (1 – 8 ) Pablo le pide a Timoteo que ore por toda la humanidad, por los gobernantes y en el verso 8 pide que oremos en cualquier parte, pero no de cualquier manera: Por tanto, quiero que los hombres, mujeres, oren en todas partes, y levanten manos santas, sin ira ni contienda”.

Leemos el texto en voz alta, escuchándonos??  Es un buen ejercicio y leemos otra vez en silencio. Así nos disponemos a escuchar esa voz que habla a lo profundo de nuestro ser, para darnos claridad en el camino a recorrer.

Ahora que leímos el texto, nos damos en cuenta que muchas veces es difícil orar por todos/ todas; es difícil abrir el corazón a Dios, dando gracias o pidiendo por la humanidad cuando no tenemos en el corazón aquello que nos recuerda Jesús en Mateo 5: 44: “Yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan el bien a los que odian y oren por quienes los persiguen.” y el texto nos lleva a repasar la noche de Jesús en el Getsemaní, en manos de Pilato, en la cruz misma. Donde esta palabra se hace realidad.

Y volvemos a leer a Pablo diciéndonos: Por tanto, quiero que los hombres, mujeres, oren en todas partes, y levanten manos santas, sin ira ni contienda”.

Tomarnos el Tiempo de Oración con  tiempo de Ayuno, haría completa tu entrega al Señor. Un tiempo de ayuno en el que te sientas bien, en el que no haya nada que interrumpa tu intimidad con el buen Dios. El tiempo de ayuno debe traer alegría al darnos cuenta de la entrega total a tu Señor, a este Dios que también hace de su existir una entrega total a sus hijas e hijos.


Comparto unas pautas de oración para que este tiempo, sea rico y sustancioso.

  1. Busque un lugar tranquilo en su hogar que le sirva como espacio personal sagrado, incluya símbolos que le ayuden a “lograr un estado propicio para la oración”.
  2. Relaje el cuerpo y la mente. Diga a su cuerpo y cerebro que usted está entrando en la presencia de Dios y que es tiempo de escuchar y entregarse.
  3. No se apresure a presentar sus pedidos al Señor. Ya habrá tiempo para eso.
  4. Recuerde que la esencia de la oración es tener una buena relación con Dios. Sea honesto con Dios sobre cualquier barrera que le impide seguir su dirección.
  5. No se preocupe por la aparición de otros pensamientos que lo distraigan, sino entréguelos a Dios y pídale que le ayude a quitarlos de su mente.
  6. Cultive el hábito de la oración y dedique un momento diario para ella cada día.
Del libro «Cómo orar» de Stanley Jones

Oración:

Misericordioso Cristo, enséñame a orar. Si fracaso en la oración, fracaso en todo – la anemia se apodera de mi ser. Concédeme la mente, el amor y la voluntad necesarios para orar. Que la oración sea aquello que impregna cada uno de mis actos, la atmósfera en la que surgen cada uno de mis pensamientos, el aire que respiro. En tu nombre Amén

E- Stanley Jones

Podemos escuchar una versión de KUMBAIÁ: mientras nos disponemos a orar

Kumbayá o Cumbayá  :” Ven Señor a nosotros” es una canción compuesta por una población  afroamericana, que habita en las Islas del Mar , cerca de la costa de Carolina del Sur y Georgia en USA.


Alguien llora, Kumbayá, Señor Kumbayá
Alguien llora Señor, redime los tiempos.

Alguien ora, Kumbayá, Señor Kumbayá
Estamos orando Señor, redime los tiempos.

Alguien canta, Kumbayá, Señor Kumbayá
Estamos cantando Señor, redime los tiempos

 Alguien ama,  Kumbayá  Señor Kumbayá
Cumbayá Señor, cumbayá, Señor cumbayá



Esta semana oramos

  • Por aquellas personas que toman decisiones para los pueblos. Señor, que busquen tu sabiduría.
  • Para no albergar broncas en nuestro corazón y poder levantar nuestras manos hacia ti.
  • Por las personas que están solas, porque sabemos que al caer el día se agudiza la soledad, ponemos en tus manos a estas personas, Pastor amoroso.
  • Bendice a todas las personas que están enfermas, Señor, que están luchando por salir adelante y no podrán dormir esta noche y bendice también a quienes se ocupan de aliviar su dolor.
  • Toma en tus manos Señor a todas aquellas personas que en este tiempo se sienten vulnerables porque sus trabajos peligran.
  • Por aquellas personas que no pueden encaminar sus vidas por falta de trabajo, no encuentran el camino que las saque de donde están.
  • Damos gracias por las personas que se recuperaron de distintas enfermedades a la vez que le pedimos al Señor por aquellas personas que aún las van enfrentando.
  • Damos gracias porque nos encontraste y caminaste con nosotras y nosotrosen este día también.

Y decimos: AMÉN!!!!


DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinotto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA

Suscribite al envío semanal

Compartir

X