Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 11 de marzo

11 Mar 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 11 de marzo

Encuentro con Dios


51:1-17 – DHH

Por tu amor, oh Dios, ten compasión de mí;
por tu gran ternura, borra mis culpas.
¡Lávame de mi maldad!
¡Límpiame de mi pecado!
Reconozco que he sido rebelde;
mi pecado no se borra de mi mente.
Contra ti he pecado, y sólo contra ti,
haciendo lo malo, lo que tú condenas.
Por eso tu sentencia es justa;
irreprochable tu juicio.
En verdad, soy malo desde que nací;
soy pecador desde el seno de mi madre.

En verdad, tú amas al corazón sincero,
y en lo íntimo me has dado sabiduría.
Purifícame con hisopo, y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
Lléname de gozo y alegría;
alégrame de nuevo, aunque me has quebrantado.
Aleja de tu vista mis pecados
y borra todas mis maldades.
Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!,
¡dame un espíritu nuevo y fiel!

No me apartes de tu presencia
ni me quites tu santo espíritu.
Hazme sentir de nuevo el gozo de tu salvación;
sostenme con tu espíritu generoso,
para que yo enseñe a los rebeldes tus caminos
y los pecadores se vuelvan a ti.
Líbrame de cometer homicidios,
oh Dios, Dios de mi salvación,
y anunciaré con cantos que tú eres justo.
Señor, abre mis labios,
y con mis labios te cantaré alabanzas.
Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos;
yo te los daría, pero no es lo que te agrada.
Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido;
¡tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos.


Alabad al Señor

A ti, Señor, te pedimos perdón en este momento
por los pecados de acciones, palabras y pensamientos.

De tiempos inmemoriales que nos hemos separado
de tu comunión bendita: perdona nuestro pecado.

De tiempos inmemoriales que nos hemos separado
de todos los demás hombres: perdona nuestro pecado.

De tiempos inmemoriales, en el alma del humano
hay luchas que lo destruyen: perdona nuestro pecado.

Canto y Fe 115

Lectura del día

Mateo 6:1-6 RVC

« No hagan sus buenas obras delante de la gente sólo para que los demás los vean. Si lo hacen así, su Padre que está en el cielo no les dará ningún premio. » « Por eso, cuando ayudes a los necesitados, no lo publiques a los cuatro vientos, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente hable bien de ellos. Les aseguro que con eso ya tienen su premio. Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo; hazlo en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.»« Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que con eso ya tienen su premio. Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio. »

 

A ver… Para los judíos, había tres grandes pilares sobre los que se asentaba una vida buena: La limosna, la oración y el ayuno. Jesús no lo habría discutido ni por un momento; lo que le “molestaba” era que a menudo en la vida cotidiana las cosas más auténticas se hacen por motivos falsos. Lo que parece extraño es que estas tres grandes buenas obras, se presten tan fácilmente a los motivos erróneos. Jesús advertía que, cuando estas cosas se hacen con la única intención de dar gloria a quien las hace, pierden la parte más importante de su valor. Puede que una persona dé limosna, no realmente para ayudar a la persona a que se la da, sino simplemente para demostrar su propia generosidad, y esperar el agradecimiento de alguno y de la alabanza de muchas y muchos…

Puede ser… Que una persona haga oración de tal manera que su oración no vaya dirigida realmente a Dios, sino a sus semejantes. El hacer oración era simplemente un intento de demostrar su piedad excepcional de manera que nadie dejara de darse cuenta. Puede que una persona ayune, no realmente para el bien de su alma, ni para humillarse delante de Dios, sino simplemente para mostrarle al mundo lo espléndidamente disciplinada y sacrificada que se es.

Puede que una persona haga buenas obras simplemente para ganarse las alabanzas de la gente, para aumentar su propio prestigio y para mostrarle al mundo lo buena que es. Según lo veía Jesús, no hay duda de que esa clase de cosas reciben una cierta clase de recompensa.

Tres veces usa Jesús la frase: « De cierto os digo que ya tienen su recompensa»« Cuando tú des limosna, no toques trompeta delante de ti » (6:2), « Cuando ores, no seas como los hipócritas, (6: 5), Cuando ustedes ayunen, no se muestren afligidos, como los hipócritas, (6: 16).

Sería mejor traducirla: «Ya han recibido su paga completa.» La palabra que se usa en el original es el verbo apejein, que era el término técnico comercial y contable para recibir un pago en, tanto da a otro: «He recibido (apejó) de vos el pago por el alquiler de la almazara o sea por el alquiler del molino que te molió el trigo o las aceitunas…

Estamos transitando el Tiempo de Cuaresma… Un tiempo en el que podemos realizar grandes cambios, honrosamente, positivos. Lo que el Evangelio recomienda ―a nuestro modesto entender es; no siempre podemos ofrendar dinero, pero sí podemos ofrendar una mirada comprensiva, un gesto cálido, unas palabras de consuelo, una sonrisa, un abrazo… Si ayunamos, porque nuestra buena salud lo permite, hagámoslo con un espíritu solidario hacia nuestras hermanas y hermanos que no tienen un plato de comida, no tienen empleo o viven en situación de calle… Y cuando oremos, no solo pidamos con fe; sino también con nuestros ojos bien abiertos y dispuestos a ver los milagros que hoy la Gracia Divina produce a causa de nuestro humilde pedido…Porque: « Las promesas de Dios son ciertas sí sólo las creemos.» Amén,

ROG

Oramos por…

  • La preparación, tanto en las actividades de la iglesia como en nuestras vidas, para la Semana Santa.
  • Por quienes trabajan en la misión de la iglesia, cumpliendo con amor las enseñanzas de Jesús.
  • Para nuestras hermanas y hermanos que están pasando problemas de salud.
  • Para quienes están buscando trabajo.
  • Para el nuevo ciclo lectivo en el nivel medio, sus alumnos/as y profesores/as.
  • Por nuestros líderes.
  • Por cada una de nuestras congregaciones.
  • Por la iglesia Nacional en cada hogar.
  • Para que nunca falte el pan
  • Por nuestras niñas y niños de los hogares Lowe.

Recomendación y Bendición Apostólica

La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es ésta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y no mancharse con la maldad del mundo.

SANTIAGO 1: 27

Que la bendición de Dios Padre y Madre
Del Hijo y del Espíritu Santo sea con
Nosotras y nosotros siempre.
Amén



propuestas anteriores

Compartir

X