Sufragistas, abolicionistas y templanza. el metodismo en los orígenes de las luchas de la mujer

17 Mar 2021
en Artículos CMEW, Mujeres
Sufragistas, abolicionistas y templanza. el metodismo en los orígenes de las luchas de la mujer

Las sufragistas en la galería del congreso esa mañana sabían que solo 47 de los 96 legisladores presentes estaban comprometidos con su causa. Tenían pocas esperanzas de que el representante del este de Tennessee Harry T. Burn, el legislador más joven del estado a los 24 años, se uniera a sus filas.

Para peor, pudieron ver que la solapa de Burn lucía una rosa roja, símbolo de la oposición al voto de las mujeres. Lo que no vieron fue la carta en su bolsillo, que su madre metodista le había mandado. Era Phoebe Burn quien le escribió desde Tennessee, donde asistía a la Iglesia Metodista de Niota:

«Querido hijo: ¡Vaya y vote por el sufragio!» «No los deje en duda».

El repentino «sí» de su hijo empató la votación y envalentonó al legislador Banks Turner a dar el voto decisivo. Por lo tanto, el metodismo de Tennessee de alguna manera ayudó a asegurar a las mujeres una voz en la democracia de su nación.

A las mujeres no se les otorgó el derecho al voto, sino que lo ganaron con lucha junto a muchos hombres aliados en el camino.

La 19ª Enmienda que dio permitió el voto femenino siguió a más de 70 años de perseverancia a través de reveses y sacrificios. El pueblo llamado Metodista fue parte activa de la lucha desde casi el principio.

John Wesley aceptó predicadoras laicas y líderes de clase desde los primeros días de su movimiento.

Por eso, tal vez no sea una sorpresa que la primera Convención de los Derechos de la Mujer en Seneca Falls, Nueva York, se desarrolló en la Capilla Wesleyana de esa ciudad. Los historiadores suelen identificar la reunión de 1848 como el comienzo del movimiento de sufragio femenino organizado en los EEUU.

En aquel entonces, los defensores de los derechos de la mujer y la abolición de la esclavitud trabajaron en estrecha colaboración. Sojourner Truth, una ex esclava que comenzó su ministerio público como predicadora metodista itinerante, fue una activista por ambas causas.

Pero después de la Guerra Civil de Estados Unidos, los opositores al cambio abrieron una brecha entre los activistas. La 15ª Enmienda aseguraba que solo los hombres afroamericanos tenían derecho a votar, e incluso ese derecho se debilitaba rápido.

Al mismo tiempo, muchas sufragistas blancas dieron la espalda a la lucha por la igualdad racial para centrarse en luchar por su propio acceso a las urnas.

En medio de esta disputa llegó la Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza. Bajo el liderazgo de la metodista Frances Willard, el grupo buscó hacer mucho más que alentar la abstención del alcohol. El sindicato luchó para mejorar las condiciones laborales en las fábricas, instituir una jornada laboral de ocho horas, elevar la edad de consentimiento para las niñas y asegurar el derecho al voto de las mujeres.

“Muchas mujeres metodistas, como Frances Willard, vieron la lucha por el voto como una forma de promover todos sus objetivos” “No fue solo un derecho. Era una herramienta necesaria «. dijo Harriett Jane Olson, la máxima ejecutiva de Mujeres Metodistas Unidas.

Ida B. Wells-Barnett, fue una pionera periodista metodista negra, activista contra los linchamientos y sufragista. Sin embargo, sus compañeras sufragistas le pidieron que no caminara junto a ellas durante el histórico desfile del sufragio nacional de 1913 en Washington. La asociación de sufragio femenino temía perder el apoyo blanco. Pero, cuando una turba les bloqueó la ruta del desfile y comenzó a golpear a las mujeres que marchaban, Wells-Barnett se reunió con sus compañeras sufragistas a la pelea callejera.

Esa no es la única violencia que sufrirán las sufragistas en el camino hacia la victoria. Continuaron enfrentándose a ataques de turbas y cuando fueron arrestadas por desobediencia civil, sufrían brutalidad en prisión, incluida la alimentación forzada cuando se declararon en huelga de hambre. Aún así el lema de Wells-Barnett era: «Es mejor morir luchando contra la injusticia que morir como un perro o una rata en una trampa».

Daniel Bruno, fuente: UM News, “Methodists crucial in fight for women’s vote”.


Compartir

X